Con el cuarto día la muestra llegaba a su fin, da mucha pena cuando algo tan festivo pone su punto y final, porque pese al cansancio que recorre tu cuerpo después de tanto cine seguido, te quedas con ganas más. Que todo sea como una gran fiesta, sin duda, ayuda y la muestra, que sin duda en sus diez años de existencia se ha convertido en una de las citas cinéfilas imprescindibles en Madrid.

El último día empezaba a lo grande, tal y como lo hacía el año pasado, Phenomena, que sigue con la promesa de poder instalarse en Madrid, algo que esperamos con muchas ganas, al igual que su próxima sesión con Máximo Riesgo y Mentiras Arriesgadas, hacía su aparición especial en la muestra con una inolvidable sesión. Fue menos Phenomena de lo habitual, y es que por mucho que disfrutemos viendo los tráilers de películas como Abyss y Howard, un nuevo héroe, echamos también de menos esos tráilers bizarros que no sabemos muy bien de donde salen de películas de negros karatekas.

Hablaremos poco de las películas en cuestión, por que a estas alturas dudo mucho que quede gente sin haberlas visto. Disfrutar de Alien y Desafío Total en pantalla grande es una experiencia enorme. Aunque Phenomena suele guardarse el plato fuerte para el final, aquí, sabiendo la tendencia festiva que tiene una experiencia de estas características, fue Alien la primera que se proyectó. La tensión se apoderó de la sala con la obra maestra de Ridley Scott, incluso entre un público tan curtido en el cine de género como es el que puebla la muestra, se llegó a escuchar algún grito de terror. Cosas que demuestran que Alien, a sus más de 30 años de vida, sigue tan fresca y aterradora como el primer día. Tras el pánico inicial, la fiesta llegó con Desafío Total, la obra de Paul Verhoeven, de la que recientemente se estrenó, un remake, que pese a lo innecesario del mismo, tampoco era realmente malo, divirtió y apasionó a ratos iguales. Schwarzenegger con su acento cutre y su toalla en la cabeza cautivó al público, y de nuevo, como suele ocurrir con las sesiones de Phenomena, fue un auténtico placer poder disfrutar de uno de los grandes clásicos de la ciencia ficción de los últimos 25 años en pantalla grande.

Llegaba el momento de lo nuevo, con Cockneys vs Zombies siguió el ambiente festivo. Tal y como ocurría con Grabbers, estamos ante obra heredera directa del cine de Edgar Wright, un cine que ha creado estilo en las islas, y que pronto habrá que empezar a catalogar como un nuevo movimiento dentro del cine de género. Humor gamberro, con mucha mala baba, y radicalmente divertido es el que hace presencia en la película dirigida por Matthias Hoene, dónde una banda sonora, repleta de temas de rock, con algún momento realmente épico, como el de las hordas de zombis de equipos rivales atacándose al ritmo de los Kaiser Chiefs, nos remitía también a la excelente serie de televisión Misfits.

Los “cockneys” son los habitantes de los bajos fondos de Londres, en un símil castizo, podríamos decir que los cockneys de Madrid serían los habitantes de Vallecas. No son nuevos para nosotros, y es que es difícil pensar en los “cockneys” sin acordarse de Michael Caine en Alfie. Tras un atraco un grupo de chavales se encontrará con que al salir del banco un ataque zombie ha arrasado con la ciudad, tendrán que hacer lo posible para llegar a la residencia dónde vive su abuelo, y poder rescatarle de ese holocausto. Como ocurre en todo este tipo de cine, la ocurrencia y la genialidad llega a partir del gag. Los personajes son estereotipados, muy exagerados, como si de caricaturas se tratasen. El ritmo frenético, y toda la brutalidad de la que película hace gala sin tapujos, ayuda a aumentar todo el divertimento. Fue sin duda una de las películas que más disfrutamos en toda la muestra.

Llegaba a su fin, y como siempre lo suele hacer la muestra, con una película esperada para los próximos meses. Llegaba El último exorcismo 2, cuya primera parte ya se pudo ver hace unos años en la muestra. Lo cierto es que aquel tramposo falso documental sorprendió para bien, una buena película de género, que si bien no aportaba nada realmente novedoso, resultaba altamente disfrutable. Por desgracia, esta segunda parte poco tiene que ver con su predecesora. Siguiendo la historia de la protagonista, tratando de olvidar su pasado poseída, intentando creer que todo fue falso, y esta vez alejada del falso documental. La película abusa de los sustos gratuitos, lo hace desde un inexplicable prólogo que realmente no tiene mucho que ver con lo que llega a continuación. Música alta y sorpresas predecibles, que más que alterar al público sacó varias carcajadas.

El continuo desvarío de la película la hace insufrible, su duración, que apenas llega a la hora y media, no es suficiente para que en más de un momento la película resulte aburrida. Situaciones ilógicas por doquier y un giro final como reminiscencias a Carrie, que cerró una buena muestra con un sabor un tanto agridulce.

Balance:

Sesión Phenomena: 10 (Como siempre, los chicos de Phenomena triunfan)

Cockneys vs Zombies: 7

El último Exorcismo 2: 3

 

Lo mejor de la muestra:

1 – The Cabin in the woods

2 – John Dies at the End

3 – Antiviral

4 – Cockneys vs Zombies

5 – Grabbers