Olviden todo lo que vayan a leer sobre Los Vengadores, cualquier crítica, cualquier comentario, en serio, si quieren incluso dejen de leer ahora mismo, no merece la pena seguir haciéndolo, cualquier palabra que lean o escuchen sobre la película será insuficiente para definir lo que supone la primera reunión de superhéroes en el cine. Los Vengadores es puro espectáculo, olvídense de todo, disfruten, ¿estamos ante la mejor película de superhéroes de la historia del cine? Sí, sin ningún género de duda, todo lo visto antes no era nada comparado con lo que ha llegado. Los Vengadores es la definición absoluta de espectáculo, es la conciliación definitiva del séptimo y el noveno arte, la demostración de que ambos pueden convivir y complementarse, por que Los Vengadores concibe el cine como un espectáculo radical y contundente que jamás podría igualarse en las páginas de un papel, pero lo hace respetando el espíritu y la estructura de los comics, de sus series abiertas y sus magnos eventos, reuniendo por fin a todos superhéroes que estos últimos años se nos han ido presentando poco a poco en sus pequeñas series limitadas, productos a priori menores, aunque todas fueron películas de lo más interesantes, alguna especialmente buena, y muy entretenidas. Pero el camino de todas estaba trazado y desembocaba aquí, en el primer gran evento comiquero del que el cine ha sido testigo, esta creación del grupo de Los Vengadores no es simplemente todo lo que cualquier fan del comic podría esperar, no, va mucho más allá y es lo más espectacular y divertido que hemos visto en mucho tiempo, un producto dirigido para toda la familia del que difícilmente encontraremos a alguien que no lo vaya a disfrutar.

 

Si ha habido algún artífice capaz de hacer que todo esto funcionase ha sido su director, Joss Whedon, el cual también ha escrito el guión y ha tenido total libertad creativa, es posible que la elección de Whedon pudiera sorprender al ser un nombre con poco bagaje, pero esto sólo ha hecho que demostrar el cuidado con el que Marvel trata a su producto a la hora de saltar a la gran pantalla. Whedon, nombre muy popular en el fandom por las magníficas series Buffy y Firefly también ha tenido su coqueteo con el cómic, primero continuando la historia de Buffy con su octava temporada y el fantástico spin-off Fray. También estuvo en Marvel con una línea propia de Astonishing X-Men que casi rozaba el término de obra maestra. Los créditos de Whedon estaban más que claros, pero aparte de todo esto Whedon siempre ha tenido otra gran virtud y es conocer en que medio estaba trabajando y saber adaptarse a él. Así no era lo mismo ver que leer Buffy, no era igual Firefly que Serenity, incluso coqueteo con el cine como género televisivo cuando realizó ese Epitaph One de Dollhouse. Whedon sabía la importancia del material con el que estaba trabajando, lo importante y meticuloso que debía ser su papel tanto en el papel como en la realización, hacer que un proyecto como Los Vengadores se fuera al garete podría haber sido demasiado fácil, mucho más que hacer que funcionará, pero siempre supo tomar las decisiones correctas.

Consciente de que ya hay cinco películas que ya han hecho todo el trabajo de las presentaciones antes, Whedon va directo al grano y tras el espectacular prólogo inicial no tarda nada en introducir a todo su equipo, dejando las presentaciones para introducir a un Loki que poco tiene que ver con el de la primera entrega de Thor y mucho más con el de los comic. Si algo echábamos de menos hasta ahora en Marvel era la presencia de un villano con verdadero carisma, alguien fácil de creer, es cierto que hasta ahora han tirado de banquillo, la presencia de Loki y Craneo Rojo eran casi introductoras y no daba pie a construir un personaje tan retorcido como el que se merecía el dios del engaño. Aquí sí, Whedon construye a un completo perturbado mental, odioso, cruel, pero sobre todo terrorífico. Hiddlestone consigue dar auténtico pavor y se encuentra a la altura de combatir por si sólo contra todo el equipo de Los Vengadores sin necesidad de ningún otro villano de mayor importancia, lo que además de no sobrecargar la película permite interiorizar mucho más en el personaje de Loki. Pero más allá de su villano, el lidiar con un grupo tan grande, variopinto y carismático tampoco es tarea fácil, cada uno tiene que tener un rol importante en todo momento, ajustarse a las líneas de su personaje, y sobre todo tener suficiente protagonismo sin que nadie se sienta desplazado en ningún momento, Whedon mueve su batuta para que nunca estemos seguro quien es el verdadero protagonista ¿Iron Man? ¿Thor? ¿Capitán América? ¿Hulk? Sería difícil decir cuál de ellos tiene más presencia en pantalla, pero lo más importante de esto es que esto no desvirtúa en absoluto a ninguno de los secundarios, ahí están Natasha Romanoff, Ojo de Halcón, Maria Hill, Nick Fury o el Agente Coulson para demostrar que en tal coral reparto todos tienen oportunidad de tener su gran momento de gloria, porque si algo es Los Vengadores por encima de todo es una película de personajes, el cubo cósmico se convierte en un inmenso macguffin totalmente insignificante a través del cual construir una excitante historia acerca de la convivencia de estos héroes.

Whedon no sólo demuestra ser un excelente guionista, formando una historia de peso con personajes de lo más interesantes y sobre todo ese agudo sentido del humor que sus seguidores ya conocíamos y del que aquí hace gala continuamente. Sí, dejamos de lado que haya cualquier otro tipo trasfondo filósofico por que Los Vengadores no buscan eso, saben que no es su papel, y realmente en este momento no era en absoluto necesario, lo será, si se quiere que el proyecto funcione, pero se debería enfocar en los proyectos personales, aquí estamos hablando de la gran colisión, los fuegos artificiales, la quintaesencia del entretenimiento. Pero es que además Whedon nos asombra a todos demostrando ser un realizador de recursos muy interesantes, conocíamos su capacidad de lidiar con la épica como habíamos visto en la última temporada de Buffy, pero hasta ahora no le habíamos visto desenvolverse con un gran presupuesto como ocurre aquí, y nos sorprende, sobre todo durante su acto final, con una batalla brutal de más de media hora, un seguimiento minucioso de cada personaje y hasta un alucinante plano secuencia por la ciudad de Nueva York que es sencillamente para quitarse el sombrero.

El líder de Los Vengadores es Joss Whedon, pero el hecho de que el proyecto haya funcionado tan bien no es solo mérito suyo, si no del buen ojo que ha tenido Kevin Feige a la hora de lidiar con todo el macro proyecto Marvel, la elección de Whedon podía ser arriesgada, sí, pero desde luego el hombre que le puso ahí sabía lo que se hacía. Las miras hacia el futuro nos hacen preguntarnos hasta dónde puede llegar este proyecto y si realmente puede llegar a ser tan masivo y a largo plazo como ha sido en el mundo del cómic, como ya aquí ha demostrado Ruffalo (el mejor Bruce Banner hasta la fecha), estos personajes están por encima de los actores que los interpretan, por mucho que todos resulten perfectos en sus roles, especialmente un Robert Downey Jr. hipercarismático, tirando de unos chascarrillos casi más propios del hombre araña. Pero por ahora Marvel ha cumplido, ha conquistado de lleno el trono del cine con el que peleaba por una DC que tan sólo subsistía gracias a Batman, ha realizado no sólo la que es la mejor película de superhéroes realizada hasta la fecha, si no ha creado un espectáculo inmenso a la altura de los creados por gente como George Lucas o Steven Spielberg, sin ningún género de dudas podemos afirmar que Los Vengadores es una obra maestra del cine de entretenimiento, aunque con una inmensa pega: ¿Dónde ha quedado el grito de ¡Vengadores Reuníos!? Toda la película esperándolo… En serio Whedon eso no se hace, pero por todo lo demás: Gracias.

Título Original: The Avengers Director: Joss Whedon Guión: Joss Whedon Música: Alan Silvestri Fotografía: Seamus McGarvey Interpretes: Robert Downey Jr., Chris Evans, Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Tom Hiddleston, Samuel L. Jackson, Cobie Smulders, Clark Gregg, Gwyneth Paltrow, Stellan Skarsgård Distribuidora: Disney Fecha de Estreno: 27/04/2012