No me extraña en absoluto que Lo mejor de Eva sea una producción de Telecinco, es más no puedo dejar de ver en ella segundas intenciones para tratar de que el público que vea esta película pueda creerse con facilidad la realidad de los casos que se exponen en el programa De Buena Ley, es más… ¿No harían que Leonor Watling se preparase para el papel rodeada de los jueces del programa? ¡Ja! Ahora entiendo muchas de las cosas que ocurren en la película, ¡Ay Vasile! ¡Qué zorro eres! Primero creaste un gran anuncio sobre la belleza de la telebasura en Amigos, y ahora nos vienes con estas… Seguro que lo tenía todo preparado desde que os obligaron a las televisiones a invertir en cine español.

Dejando de lado la increíble estrategia de marketing de Telecinco, la película tiene sus cosillas (mejor dicho, intenta tenerlas), empezando por el nombre de la protagonista, Eva fue la primera mujer, la madre de la humanidad, creada a partir de la costilla de Adán, pecó y la echaron del paraíso. Al salir del paraíso llegó al panorama cinematográfico español, o algo así parece porque últimamente la obsesión de nuestro gremio de cineastas empieza a ser preocupante, La Pecera de Eva, Eva, ahora Lo mejor de Eva, que no, no es un greatest hits de lo anterior, es simplemente de nuevo la aburrida y absurda obsesión de volver de nuevo a esa primera mujer, a aquella pecadora que echaron del paraíso, si pecas te vas a tomar por culo, eso es así, seas la primera Eva o una jueza aburrida del siglo XXI.

Lo mejor de Eva es un thriller putrefacto, la película gira alrededor de la investigación del asesinato de una prostituta a manos de un hombre poderoso, pronto este caso con claras connotaciones críticas, queda de lado tras la presencia del gigoló Rocco que entrará como un vendaval en la vida de esta solitaria jueza que como ella misma llora tuvo que dejar de lado cualquier tipo de vida social, pero será incapaz de resistir a los encantos de este tipo, que además también resulta ser un testigo clave para el caso. No sé que es más horrible en ella, si la propia construcción de la película, con momentos en los que lejos de aceptarse, busca incluso la grandilocuencia, el horror que suponen personajes tan innecesarios como la hermana que interpreta Adriana Ugarte, lo absurdos que resultan todos sus personajes, o el disparatado libreto que contiene además alguna de las conversaciones más ridículas a las que hemos asistido recientemente, es más me resulta imposible no parar de darle vueltas a ese primer encuentro entre Leonor Watling y Miguel Ángel Silvestre, un momento de lo más casposamente divertido.

Me pregunto quién fue el gracioso que animo a Miguel Ángel Silvestre a que se dedicara a la actuación, es imposible no reírse cada vez que el tipo se pone a hablar, más aún cuando con su voz profunda y grave trata de ser trascendental, todo resulta como un chiste la mar de divertido, aunque tiene la suerte de encontrar a un personaje que se adapta muy bien a sus cualidades interpretativas. De todas formas este Rocco, cuyo nombre proviene de la película de Visconti, aunque todos sabemos que hubiera sido mucho más divertido que cuando le preguntan el origen de éste la respuesta hubiese sido otra, acaba resultando tan divertidamente patético que el espectador acaba cogiéndole incluso algo de cariño y hasta compadeciéndose de él tras protagonizar una fatal escena.

Barroso se olvida por completo de la historia que está contando, y por mucho que intente crear una atmosfera de suspense no lo puede conseguir, principalmente porque es incapaz de hacer que el espectador se interese en ningún momento por el caso en cuestión, que sienta ningún tipo de antipatía por el antagonista, ni que se sorprenda cuando la película trata de dar algún giro inesperado, no es de extrañar entonces que al final el director se acuerde de que tenía una historia detrás y tenga que resolverla deprisa y corriendo, dejándola sin final adornándola con un mensajito detrás para echarle la culpa de todos los males a papa. No hay nada que se pueda salvar en esta desastrosa película, ni siquiera un gratuito desnudo de Leonor Watling, más famélica que nunca y que es incapaz de resultar mínimamente erótico, ni siquiera eso es lo mejor de Eva, Lo mejor de Eva llega cuando llegas a casa y un poder como sobrenatural te incita a poner Telecinco y ver De Buena Ley, entonces cuando estás ante aquello eres capaz de decir: ¡Viva la juez Eva! ¡Viva Vasile!.

Título Original: Lo Mejor de Eva Director: Mariano Barroso Guión: Mariano Barroso y Alejandro Hernández Música: Arnau Bataller Fotografía: David Omedes Montaje: Pablo Más Interpretes: Leonor Watling, Miguel Ángel Silvestre, Nathalie Poza, Adriana Ugarte, Helio Pedregal, Joxean Bengoetxea Distribuidora: TriPictures Fecha de Estreno: 10/02/2012