Romeo y Julieta se conocen en una fiesta, sus nombres les atraen, pero también les condenan a la tragedia, en el mismo momento de conocerse se enamoran, un amor fuerte, irremediable, inseparable, se amarán, se enfadarán y disfrutarán de la vida hasta la llegada del primer hijo, la semilla de ese amor, Adán, el primer hombre, el hijo de Romeo y Julieta. Romeo y Julieta son unos padres jóvenes, preocupados, no saben qué hacer con Adán cuando éste no deja de llorar, cuando de repente vomita, la hipocondría se apodera de ellos, no es para menos, Adán tiene un tumor, vuelve la condena, la tragedia a la que están ligados, horas de hospitales, el ruido de las resonancias y los escáneres empiezan a ser parte de la banda sonora de su día a día, un tic tac continuo que les va apartando de la realidad, arruinándoles, destrozándoles, aislándoles, están solos en ese hospital lleno de gente, solo están ellos y Adán, ellos y su tragedia, estaban condenados, lo sabían, es una prueba dura, pero deben sobrevivir, son Romeo y Julieta, tienen que ser capaces de sobrevivir a esa dura prueba de amor.

Valérie Donzelli deja rápido todas las cartas encima de la mesa, la película arranca y la vemos a ella con un pre-adolescente en una prueba hospitalaria que se ve rutinaria, el sonido del escáner pronto se sincroniza con la música de los recuerdos que dan pie a un enorme flashback de hora y media. El espectador rápidamente se olvida de que está ante un flashback para sumergirse de lleno en la historia, pero ya tenemos la información suficiente, toda la que la directora quería darnos, el niño sobrevive, no quiere que el espectador se preocupe por esto, no quiere que el espectador ande pendiente del progreso del niño y elucubrando acerca de la supervivencia de éste. Declaración de guerra no es la historia de la lucha de un niño contra el cáncer, no, hay una lucha, una guerra como indica el título, pero la enfermedad se la declara al amor, es esta prueba de fuego por la que Romeo y Julieta deben pasar lo que realmente importa.

La película está basada en una historia real, la misma que vivieron sus dos protagonistas, también guionistas y ella directora de la película, esto les permite acercarse a la película mucho más de lo habitual, hacerlo con una sonrisa, escapando por completo de un tono melodramático, sabiendo ser divertida, pero también angustiosa cuando es necesario, de pararse por completo cuando necesita pegar un grito de agobio y de explosionar de felicidad con una estética post-punk en la que la música se convierte en parte indispensable de la película, en definitiva, logrando un perfecto equilibrio, sabiendo darle el tono perfecto a una historia de amor que como Romeo y Julieta es universal, pero que sobre todo es parte del siglo XXI, porque estos Romeo y Julieta podrían ser en realidad cualquier pareja actual, con la diferencia de que ellos estaban abocados a la tragedia, pero que lo estén ellos no lleva a la película por el mismo camino, por que curiosamente Donzelli que la película acabe siendo toda una declaración de vida, un grito de ansía por vivir, de felicidad, de necesidad de estar y sentirse vivo.

Declaración de Guerra no puede renunciar a su nacionalidad, hay en ella mucha influencia del cine francés mainstream contemporáneo, de Jean Pierre Jeunet a Yann Samuell. Pero también hay una tendencia clara a la Nouvelle Vague, con esas voces en off godardianas, distintas y que como el espectador son testigos de la historia o una tendencia al Jacques Demy más musical. Está claro que Declaración de Guerra es una película que sabe a cine francés, pero más allá de eso Declaración de Guerra es una película también sobre algo muy francés, el amor, pero en su vertiente más universal, un amor condenado a sufrir, a desesperarse y gritar intentando superar la más dura de las pruebas a la que puede ser sometido.

Título Original: La guerre est déclarée Director: Valérie Donzelli Guión: Jérémie Elkaïm y Valérie Donzelli Música: Pascal Mayer Fotografía: Sébastien Buchmann Montaje: Pauline Gaillard Interpretes: Valérie Donzelli, Jérémie Elkaïm, César Desseix, Gabriel Elkaïm, Brigitte Sy, Elina Löwesohn Distribuidora: Golem Fecha de Estreno: 10/02/2012