Michelle_Williams_and_Ryan_Gosling_in_Derek_Cianfrance's_BLUE_VALENTINE_-_Photo_Credit_Davi_Russo

Con dos años de retraso llegó a las pantallas españolas Blue Valentine, el primer largometraje de ficción de Derek Cianfrance. Un relato romántico y desgarrador sobre la aparición del amor y la descomposición de la pareja que se ganó la etiqueta de “secreta” película de culto entre la mayoría de los que tuvieron el privilegio de verla con antelación.

Narrada en dos tiempos, Blue Valentine se sustenta sobre la emoción que desprenden sus imágenes realistas y la química que derrochan sus dos protagonistas: Ryan Gosling y Michelle Williams. Esta última obtuvo una nominación a Mejor actriz en los Oscar de 2011. La pareja interpretativa está soberbia tanto en su encarnación de la sensualidad en la etapa del “flechazo” como en la de la desolación emocional cuando la nube se diluye.

Parece evidente que la pareja y sus vaivenes es el tema más recurrente de la historia del cine. Sobre ella, en todo tipo de registros, se pueden encontrar muestras más que elocuentes en todas las épocas. En las últimas décadas destacan, al menos, un estupendo puñado de películas consagradas a desmenuzar los paraísos transitorios y los infiernos inevitables de esta institución irremplazable (Revolutionary Road, la recién acabada trilogía del amor de Richard Linklater, Eyes Wide Shut, (500) días juntos, etc.)

La originalidad de Blue Valentine no está por tanto en el tema, sino en la manera de tratarlo y sobre todo en su estructura fragmentada de idas y venidas en el tiempo. Mostrando los prometedores inicios y el tortuoso desenlace.Donde el espectadorse puede llegar sentir identificado en varios momentos.

Blue Valentine es una pequeña joya del romanticismo contemporáneo, deliciosamente triste, con una banda sonora perfectamente cuidada con canciones originales cortesía del grupo de música de Brooklyn Grizzly Bear. Se puede masticar la verosimilitud acumulada fruto de los más de diez años que tardó Derek Cianfrance en poner en pie el proyecto y de la convivencia unos meses previos al rodaje de Ryan Gosling y Michelle Williams para aclimatarse a estos personajes acorralados en su propio espejismo sentimental.Merece la pena el poder ver la transformación física de ambos personajes con el paso de tiempo destacando al actor canadiense metido en la piel de un padre de familia con alopecia y barriga cervecera.

La película tiene escenas que se le quedarán grabadas en la retina al espectador como la escena en el motel que tienen los dos protagonistas en una habitación cutre de estilo futurista, Ryan Gosling cantando a Michelle Williams en compañía de un ukelele, la bronca en el hospital, y sobre todo, el plano final que hará que se nos escape alguna lagrimilla.

Cianfrance consigue con su primera película un sinónimo de realidad que te atrapa, te conmueve y te destroza. Escenas aparentemente simples como el rechazo de un beso, se convierten en pequeños puñales que hacen pensar que algo no funciona. Con mucha naturalidad el cineasta nos hace creer que estamos detrás de un cristal viendo el transcurrir de la vida de los dos protagonistas.

blue-valentine-ryan-gosling

Con nada más que un millón de dólares este filme ha conseguido que más de uno recuerde esta fusión de alegría y melancolía.

El único punto negativo que se le puede poner es que el desenlace puede llegar a ser bastante previsible. Pero a decir verdad hoy en día es casi imposible que una película de género romántico sea totalmente innovadora. Podríamos decir que es un filme atípico en cuanto a ese tipo de cine y eso se agradece de cierta forma. Nos deja con el sabor de boca de una veracidad angustiosa donde el personaje de Gosling da sentido a la descarga de emociones, mientras que el personaje femenino tiene una profundidad de un pozo que va quedando a la deriva, vacío, viendo como sus aspiraciones se han desvanecido totalmente.

Además, resulta imprescindible verla en versión original para valorar aún más el trabajo interpretativo de la pareja protagonista y escuchar todo el torrente emocional que desprenden.

A veces el amor puede ser una gran mentira.

Ficha Técnica:

Título original: Blue Valentine Director: Derek Cianfrance Guión: Derek Cianfrance, Cami Delavigne, Joey Curtis Música: Grizzly Bear Fotografía: Andrij Parekh Interpretes: Ryan Gosling, Michelle Williams, Mike Vogel, John Doman, Ben Shenkman, Liam Ferguson, Maryann Plunkett, Faith Wladyka, Samii Ryan, Tamara Torres, Carey Westbrook, Eileen Rosen