Después de cosas tan deleznables como la tercera entrega de los X-Men, Brett Ratner vuelve a la comedía de acción, el género que le hizo famoso con la saga Hora Punta. Un golpe de altura no trata de ser más que una nueva parodia del tan frecuente género de atracos, tan sólo puede presumir de apuntarse el tanto a contratar a un elenco que podríamos considerar todo un All-Star de la comedia encabezado por un Eddie Murphy en horas bajas que busca también volver al sitio que en los ochenta le convirtió en una superestrella y un Ben Stiller al que después de Tropic Thunder le preferimos detrás de las cámaras, Ratner se ha juntado también de rostros populares de mayor o menor relevancia como Casey Affleck, Matthew Broderick, Alan Alda, Michael Peña o Gabourey Sidibe conocida por su soberbia interpretación en Precious que le valió una nominación al Oscar.

Casi sin pretenderlo, Ratner nos presenta una película de rabiosa actualidad. La acción nos sitúa en The Tower, un lujoso edificio de Nueva York, en él vive Arthur Shaw (Alan Alda) un millonario que ha estafado a todo el mundo que le prestó dinero para invertir, entre ellos se encuentran el personal del edificio, encabezados por Josh Kovacs (Ben Stiller) a los que el estafador les robo todo su plan de pensiones. Éstos por supuesto no se quedaran con los brazos cruzados y recurrirán a los servicios de Slide (Eddie Murphy) un gánster de poca monta, para asaltar el piso de Shaw y hacerse con un botín de veinte millones de dólares.

La preparación de un atraco no es siempre llevada a cabo por grandes mentes pensantes, películas como Oro en Barras o Atraco a las tres nos han mostrado lo divertido que puede resultar un golpe por gente que aunque tenga muy clara las ideas, no son más que torpes novatos intentando moverse como peces fuera de su pecera. Es por eso mismo que la película de Ratner no puede resultar especial en ningún momento, nos conocemos bien lo que va a pasar, y lo que es peor, tenemos la sensación de haberlo visto centenas de veces.

Ratner sabe imprimir a sus películas de un ritmo vertiginoso haciendo que éstas no puedan caer en el tedio en ningún momento y es exactamente lo que ocurre aquí, pero igualmente, en parte por culpa de tener que introducir a un extenso reparto, la presentación de los personajes se antoja demasiado larga y por momentos el interés parece decaer, no es hasta pasada de largo la primera media hora cuando la cinta no llega a su leitmotiv y entramos de lleno a la preparación del atraco que supondrá el colofón final. Cuando por fin empezamos con toda la elaboración del plan es cuando la película comienza a ganar enteros a base de situaciones bastante divertidas, pero es sobre todo su tramo final con la culminación de ese golpe cuando consigue volverse totalmente disparatada.

Por supuesto no podemos esperar nada brillante en el libreto que firman Ted Griffin (Ocean’s Eleven) y Jeff Nathanson (Atrápame si puedes), pese a los oportunos y a veces necesarios chistes verdes para poder vender una comedía de este tipo dándole el necesario toque gamberro, la verdad es que la gran mayoría de ellos son tan previsibles que son incapaz de levantar una sonrisa, eso no quita, para que a base de continuos intento la película llegue a hacer gracia en más de una ocasión (lástima que como viene siendo habitual en este tipo de productos la mayoría se queden en el tráiler). Ratner también muestra su destreza habitual detrás de las cámaras a la hora de rodar las escenas de acción que nos encontramos al final de la cinta.

Un golpe de altura no es más que una sucesión de situaciones manidas y excesivos clichés incapaz de sorprender a nadie. Aunque también es una película consciente de la clase de cine que es y como tal es capaz de entregarnos un entretenimiento asegurado durante los 100 minutos que dura. Pero sobre todo si por algo destaca Un Golpe de Altura, es por suponer la resurrección en la comedia de un Eddie Murphy que llevaba bastante tiempo perdido en productos de dudosa calidad como Atrapado en un pirado, Norbit o Pluto Nash. Además el actor este año presentará la gala de los Oscar dónde se volverá a reunir con Brett Ratner que será el encargado de la realización. 

2_estrellas