En las últimas semanas ha habido bastantes cumpleaños en el mundo del cine. No he podido subir entradas para cada uno por falta de tiempo. Un resumen breve y me centraré en dos de ellos:

El pasado 20 de Marzo Carl Reiner cumplió 89 años.
El 21 de Marzo Gary Oldman cumplió 53 años.
El día 25 de Marzo Sarah Jessica Parker cumplió 46 años y David Lean hubiese cumplido 103.
El 26 de Marzo Alan Arkin cumplió 77 años y Keira Knightley 26.
El día 27 el director Quentin Tarantino cumplió 48 años.
El 30 de Marzo Warren Beatty cumplió 74 años.
Para cerrar el mes, Ewan McGregor cumplió 40 años el 31 de Marzo.

El 3 de Abril Eddie Murphy cumplió 50 años y Marlon Brando hubiese cumplido 87.
El día 4 Robert Downey Jr. cumplió 46 y Heath Ledger hubiese cumplido 32.
Y ayer Jackie Chan cumplió 57 años.

Dedicaré una entrada a Ewan McGregor y otra a Robert Downey Jr. ya que ambos son de mis actores preferidos y aunque adoro a Gary Oldman y a Quentin Tarantino no puedo escribir de todos. Comienzo por Ewan que es el primero.

Conocí a Ewan McGregor por un programa de TV que hizo en el que daba la vuelta al mundo en moto con un gran amigo suyo. Ni siquiera supe si lo consiguió (me imagino que sí) pero pronto dejaron de pasarlo por Cuatroº. Desde entonces su carisma me llamó la atención, sabía que adoraba las motos, que era gracioso y un actor muy conocido (no paraba de hacerse fotos con los turistas). 

Long Way Down

Pasó el tiempo y su filmografía no dejaba de sorprenderme. Los datos no fallan. Comenzó en 1994 con Tumba abierta y Danny Boyle, con grandes resultados. Siguió por el cine británico con The Pillow Book, un drama que se llevó el premio en Sitges a la mejor película y fotografía. La pareja Boyle-McGregor siempre ha sido sinónimo de calidad, por ello Trainspotting nos dejó boquiabiertos. Para muchos la mejor película de Ewan. Volvería con Boyle en Una historia diferente (1997).

Velvet Goldmine fue su primera gran película americana. Le abrió las puertas para participar en la mejor saga de ciencia ficción de la historia del cine. En 1999 se estrenó La guerra de las galaxias. Episodio I: La amenaza fantasma, con Ewan como uno de los principales íconos del filme de Lucas. Ewan es un tipo de actor capaz de acoplarse a cualquier género, lo demostró en Moulin Rouge (2001), Black Hawk derribado (2001) o Big Fish (2003). Películas que le permitieron trabajar con grandes como Ridley Scott o Tim Burton. A todo esto en 2002 vio la luz La guerra de las galaxias. Episodio II: El ataque de los clones. Siempre con su calidad.

Cuando se revisan sus películas uno se da cuenta de la suerte que ha tenido este escocés. Trabajó con Michael Bay (La isla), con George Lucas (La guerra de las galaxias), Woody Allen (El sueño de Casandra), Ron Howard (Ángeles y demonios) e incluso con el grandísimo Roman Polanski (El escritor). Además de compartir reparto con muchísimos actores y actrices brillantes como Jim Carrey (Phillip Morris, ¡te quiero!), Hilary Swank (Amelia), George Clooney, Kevin Spacey o Jeff Bridges (Los hombres que miraban fijamente a las cabras), Hugh Jackman (La lista) o Mickey Rourke (Alex Rider: Operación Stormbreaker).

critica-de-el-escritor-1

Si hablase de este hombre nunca terminaría. Por ello cuando vea algunas películas más de él podré venir con el especial que se merece.