Es raro dan con alguien que a estas alturas aún no haya disfrutado de LA SAGA (así con mayúsculas), ante el reestreno del Episodio I solamente podemos estar agradecidos por esta ventaja que da George Lucas a las nuevas generaciones para que la puedan seguir disfrutando. El Episodio I ha sido el más defenestrado de todos, muy injustamente, es cierto que estamos ante la peor entrega de la saga, pero eso lo único que hace es dejar en evidencia el hecho de que estamos ante la saga más grande jamás realizada en el cine.

El hecho de que no guste especialmente este Episodio I viene dado especialmente por dos circunstancias de la película que quizá la alejan más de la saga original. La primera es una que no comparto que es la falta de acción, es cierto que estamos junto al Episodio II ante la que posiblemente sea la película más calmada de la saga, pero es algo necesario, aún no hemos llegado a la guerra, el lado oscuro se supone desaparecido, no es hasta su definitivo resurgimiento en el Episodio III cuando puedan sacar todas sus cartas a la luz, mientras que la saga clásica viene marcada por la batalla de Yavin, por lo que el hecho de entrar en guerra también marca un periodo de una acción mayor. En este Episodio I Lucas se centra en los tejemanejes políticos a través de un interesante acto de bloqueo llevado a cabo por la federación de comercio excusa usada por Palpatine para poder escalar posiciones, mientras que el lado oscuro comienza a resurgir. La ciencia-ficción siempre ha ido de la mano de la política, no solo en Star Wars, dónde siempre ha estado muy presente, si no en sagas ya míticas como Star Trek, Bastlestar Galactica o Babylon 5, la política era no solo un argumento más, si no el principal. Aquí Lucas acierta de lleno haciendo creíbles todos los actos a los que somos testigos. Además usa esto como pretexto para añadir mayor carga filosófica que nunca,  Lucas tampoco se corta a la hora de acercar más que nunca lo Jedi a su condición de religión, trayendo a Anakin al mundo mediante una inmaculada concepción por parte de los midiclorianos, profecías, mitos y supersticiones también entran a formar parte de un seductor juego. Ninguna pega le puede poner un servidor a esto, es cierto que puede llevar a que se eche de menos alguna mayor dosis de acción, pero realmente la película no lo requería y Lucas sabía por qué camino nos quería llevar.

El segundo punto más criticado de la película lo encontramos en la incursión de Jar Jar Binks, un experimento que si fue bastante fallido. La incursión del Gungan no era algo nuevo, la saga siempre ha incluido personajes secundarios con una clara función infantil, desde R2D2 y C3P0, a los Ewoks de El Retorno del Jedi, ya en aquellos estuvo titubeando con lo cargante, pero lo adorables que resultaban estos pequeños peluches hizo que nos acabásemos rindiendo a ellos. Pero con Jar Jar no hay posibilidad, es un ser que resulta tan cargante e insoportable que se hace imposible no cogerle manía. Al menos el realizador aprendió de sus errores y fue restándole protagonismo en las siguientes entregas.

Puede que el Episodio I sea la peor entrega de la saga, pero sigue siendo una gran película, y este reestreno, en un 3D bastante inapreciable, pese a que no nos quepa duda de que Lucas haya hecho todo lo que ha tenido en su mano para una exitosa conversión, como podemos ver en lo cuidada que esta su remasterización, no es más que una pequeña excusa para volver a disfrutar en pantalla grande de una gran película. Para volver a ver en la gran pantalla esa carrera de vainas, una de las secuencias más espectaculares de la historia del cine y donde la homenajeadora supera al homenajeado. Tampoco para volver a ver ese increíble duelo final entre Obi-Wan y Qui-Gon Jin con Darth Maul, uno de los más emocionantes de la saga al ritmo del espectacular Duel of Fates. Cualquier excusa es buena para volver a disfrutar en pantalla grande de tan fantástica película.

Título Original: Star Wars: Episode I – The Phantom Menace Director: George Lucas Guión: George Lucas Música: John Williams Fotografía: David Tattersall  Montaje: Ben Burtt y Paul Martin Smith Interpretes: Liam Neeson, Ewan McGregor, Natalie Portman, Jake Lloyd, Ian McDiarmid, Pernilla August Distribuidora: FOX Fecha de Estreno: 10/02/2012