Machete_Film_Still_jpg_800x1000_q100
 
Robert Rodríguez tiene algo que le falta al 80% de los nuevos directores que hay en Hollywood hoy en día. Un hombre capaz de hacer que a Tarantino se le derritan los huevos en una película, que recrea Sin City de la manera más magistral posible y que, sin necesidad de 3D, hace que la sangre de sus filmes te salpique en la cara tiene que ser bueno. Bien es cierto que su filmografía no está llena de joyas, Machete no es lo mejor de su carrera pero conserva su esencia y eso ya es algo positivo. Tiene lo que todo filme veraniego debe tener: armas, sangre, chicas guapas, violencia despiadada y a Danny Trejo, alguien en quien Rodríguez siempre ha confiado.

Machete tiene momentos de acción sanguinaria sublimes por los que ya tiene sentido pagar la entrada del cine. No es una obra maestra pero dentro del estilo del director y de lo que nos tiene acostumbrados es maravillosa, tiene la violencia suficiente para hacer exclamar un gritito a los más sensibles y para no empalagar a los de estómago fuerte, con una estética sencilla pero embaucadora y un guión simple pero atractivo. El fallo de este filme es la publicidad, el tráiler dice demasiado y aunque luego la película te gusta tienes la sensación de haberla visto dos veces y quizá también es un poco tonta, pero dentro de lo tontaco de verdad es pasable.

A pesar de todo “Machete no manda SMS, Machete mata”. Brillante Rodríguez que una vez más nos entretiene con un largometraje en el que el reparto brilla por sí solo, con Steven Seagal, Jessica Alba, Robert De Niro o Michelle Rodríguez