Las grandes historias de amor son las que en ocasiones, surgen en bastos y exóticos paisajes en las que la pasión se desata. Tratar de trasladar esa esencia a nuestra tierra del Sur, es más que loable y por qué no, bastante bonito. El problema surge cuando tamaña empresa se aborda no como un melodrama clásico, sino como un evidente intento de trasladar aquello que funciona bien en televisión y plataformas de streaming calzándose un vestido de gran cine. No está mal, pero desde luego no es eso, es algo muy distinto.

El verano que vivimos nos descubre una bonita historia de amor que se esconde detrás de un misterioso anónimo que lleva más de 30 años escribiendo una esquela en un periodico de Galicia para recordar la memoria de su amor. Lucía, una mujer que le cambió la vida. Este misterio que encadenará simultáneamente el presente con el pasado, será desentrañado por una joven estudiante en prácticas de periodismo que se propone descubrir qué hay detrás de esas esquela y quién es Lucía. Esta premisa, y su correcto primer acto despiertan mi interés, el problema se presenta cuando una vez estamos en el pasado, no encontramos necesidad para estar volviendo una y otra vez al presente. Ésta decisión más formulaica que narrativa, lastra por completo una narración que se acerca más al formato de miniserie que al de gran largometraje de cine romántico.

La historia detrás del misterio de las esquelas nos traslada al encanto del Sur en donde el trío protagonista Blanca Suárez, Javier Rey y Pablo Molinero ponen rostro a un triángulo amoroso que inspirado por la sensualidad de las tierras y viñedos del Sur y la inspiración de una devoción por la arquitectura, que es probablemente el mayor o único encanto dentro del estereotipado triángulo. Entre ellos hay química, sobre todo entre Blanca Suárez y Javier Rey, pero el tercer lado del triángulo (Pablo Molinero) resulta tan forzado que literalmente no entiendes que haya conflicto alguno y pasas a preguntarte ¿A qué está esperando Lucía para deshacerse de un hombre junto al que no pinta nada? Los intentos del film por rememorar las grandes historias de amor del melodrama clásico son evidentes y encomiables, pero resultan demasiado forzadas como para conseguir que el espectador se deje llevar por la trama.

Una preciosa y muy depurada fotografía de Jacobo Martínez, junto a una atinada partitura de Federico Jusid son algunos de los vehículos mejor parados de esta película y además logran que nos traslademos a la magia de esas tierras. Blanca Suárez defiende maravillosamente bien su papel protagonista y es probablemente la única razón por la que el espectador sigue con leve interés la trama. A grandes rasgos todo está correcto ¿pero funciona? no todo el tiempo y la responsabilidad de ello recae directamente en que ninguno de sus cinco guionistas: Ramón Campos, Gema R. Neira, Salvador S. Molina, Javier Chacártegui y David Orea hayan conseguido dar autenticidad al texto. La película quiere parecer en todo momento mucho más grande de lo que es y es ahí donde falla, en sus pretensiones. Algo un poco más íntimo probablemente hubiera transmitido más alma.

El verano que vivimos no es una mala película, de hecho es entretenida, y podría decirse que funciona. Pero es irremediable no pensar al verla que es una oportunidad perdida de haber hecho algo verdaderamente emocionante. Quizá tampoco ayuda que su director Carlos Sedes, sea un recién llegado al cine y que su trayectoria haya sido muy curtida en televisión. La cinta parece una película de Netflix con el sello de Bambú, lo cual no es necesariamente malo (tiene su público) pero claro, yo esperaba otra cosa, algo más clásico y refinado.

No obstante, El verano que vivimos se deja ver sin mayor problema y es su tercer acto y su desenlace, cuando parece que la película brilla más y mejor. La canción original escrita e interpretada por Alejandro Sanz (que se llevará a casa el Goya a la mejor canción) funciona bien como cierre de la película.

Solo espero que haga taquilla, la película tiene muy buenas intenciones y se nota que se han dejado dinero en hacerla bien, ojalá el público la respalde.

Título original: El verano que vivimos   Director:  Carlos Sedes Guión:  Ramón Campos , Gema R. Neira, Salvador S. Molina, Javier Chacártegui, David Orea Música: Federico Jusid Fotografía: Jacobo Martínez Reparto:  Blanca Suárez, Javier Rey, Pablo Molinero, Carlos Cuevas, Guiomar Puerta, María Pedraza, Moreno Borja, Adelfa Calvo, Manuel Morón, Joaquín Núñez, Pedro Rudolphi, Paloma Reynaud Distribuidora: Warner Bros. Pictures Fecha de estreno:  04/12/2020