Ríos y ríos de tinta han corrido a raíz de la muy efectiva campaña promocional de HBO con ese primer cartel de Patria en el que se contemplaba por un lado (casualmente el derecho) a las víctimas de ETA y en el izquierdo a uno de los terroristas sufriendo aparentemente torturas. Tanta expectación, pero sobre todo enfado suscitó el póster que el propio Fernando Aramburu (autor del best seller en el que se basa la serie) tuvo que manifestarse al respecto. Pero esto no es el tema que nos ocupa, polémicas y fabulosas campañas de marketing a parte, hemos podido ver los dos primeros episodios de Patria y os puedo asegurar con total convencimiento que es la serie más necesaria, valiente e impactante que se haya hecho aquí en mucho tiempo.

La Historia como tal son hechos, hechos que se pueden retratar con menor o mayor veracidad, pero al final son los hechos que todos conocemos y de los que por desgracia somos parte. La ficción creada por Aitor Gabilondo a partir de la novela homónima de Fernando Aramburú es fiel a su relato, pero también a los hechos que recrea. Con una capacidad brutal para helarte la sangre Patria consigue atrapar la atención del espectador desde el minuto 1 para no abandonarle en ningún momento de sus poderosos dos primeros episodios, de los ocho de los que se compone.

La serie abarca 30 años del conflicto vasco y recrea el impacto del mismo sobre los habitantes del País Vasco, desde el punto de vista de la viuda de un empresario asesinado a tiros por la banda terrorista, que decide regresar al lugar del crimen años después en busca de respuestas en contrapunto con los paisanos del barrio y los familiares de los etarras encarcelados. Pocas veces una premisa tan impactante y delicada ha sabido apuntar tan bien en la dirección correcta. Patria es tan real que hasta puedes sentir el frío y la humedad de los parajes vascos. Un relato que a pesar de ser una serie de ficción narra unos hechos que respiran y palpitan realidad. Todo lo que acontece a esos minimalistas y preciosos títulos de crédito es probablemente lo mejor que vas a ver este año hecho aquí.

La dirección de actores es exquisita como pocas veces se ha visto, todos y cada uno de los personajes de la trama tienen su arco de desarrollo y muestran matices de esas interpretaciones que sabes que pasarán tiempo en irse de tu cabeza. Destaca en especial el trabajo de Elena Irureta, una actriz en el que es sin duda el papel de toda una vida. Es imposible no empatizar y sufrir con su Bittori, es una de esas interpretaciones que se te quedan adentro. Un personaje que se desarrolla también con una enorme verosimilitud gracias a un trabajo de maquillaje y caracterización que debería estar en los próximos premios Emmys.

Enfrentarse a una serie como Patria es cuanto menos necesario, al menos por curiosidad, pero con total seguridad te quedarás en ella por su extraordinaria calidad. Es un producto ganador marca de la casa HBO y que es desde ya, en mi opinión, la mejor ficción hecha en España en décadas.

(Tendréis la oportunidad de disfrutar próximamente del primer episodio en exclusiva y de forma gratuita en Telecinco el próxima martes 29 de septiembre y de los dos primeros el 27 de septiembre en HBO España).