Si hace unos días Disney levantaba polémica decidiendo estrenar Mulán en su plataforma Disney+ a un precio de 30$, ahora la compañía ha decidido no lanzar ediciones físicas en Ultra-HD de sus live-action según confirma Digital Bits.

Al parecer, comentan que han recibido ciertos rumores de Disney confirmando la suspensión de los futuros lanzamientos de Disney en Ultra-HD (4K), incluyendo los productos de 20th Century Fox.

Los productos más afectados serían las películas de animación de Disney y Pixar, la saga Star Wars, el Universo Cinematográfico de Marvel y los nuevos lanzamientos de Disney para ser lanzados exclusivamente en Disney+.

En el mercado internacional llegan las ediciones Ultra-HD de Solo en casa y El retorno de las brujas, que serían las últimas ediciones de la compañía en venta hasta que lleguen las películas de James Cameron, que podrían ser editadas en 4K como Avatar, Aliens, The Abyss y Mentiras arriesgadas (que en el mercado español hay una edición no licenciada a la venta sin los permisos del director).

Esto no es nada nuevo en la compañía de Mickey Mouse, ya que en España no existe ninguna edición en Ultra-HD si no es tirando de importación, incluyendo idiomas y subtítulos en castellano. La intención de Disney es pasar todo su contenido a la plataforma digital para ahorrarse costes de edición y distribución, para así conseguir beneficios directos sin ayuda de terceros gracias a la suscripción de los usuarios.

Como le pasó a la industria musical, vamos camino de la destrucción del formato físico en la industria del cine.