Jonathan Glazer es uno de esos realizadores en el que siempre he tenido el ojo puesto desde su mayúscula y obsesiva obra maestra Reencarnación (2004), con la que ya entonces, se descubrió ante el panorama cinematográfico transfiriendo las normas de lo conocido como “habitual” hasta el momento. Por eso, entre otras razones, me sorprendió porqué hemos tenido que esperar nada más y nada menos que 7 años para que su siguiente e hipnótica proeza cinematográfica haya llegado a estrenarse en nuestros cines. La respuesta aunque obvia, no es fácil de acertar. Descubrir con los ojos del 2020 Under The Skin, la hace aún más necesaria y estilizada incluso que en su año de estreno. La adaptación que Glazer filma y escribe junto a Walter Campbell de la novela homónima de Michel Faber es de una belleza y una carga social sobrecogedora.

Todo lo que hayas podido leer o escuchar sobre esta película, probablemente se quedará corto. Hasta el momento era territorio de directores como Steven Spielberg lograr emocionarnos en un cine con pintorescos y entrañables seres extraterrestres que establecían una emotiva amistad con seres humanos, que de algún modo, lo hacían como si de su mascota canina se tratase. La historia de ese fiel amigo y su humano, se ha rodado cientos de veces y todavía hoy es imposible no emocionarse al ver el desenlace de E.T (Spielberg, 1982). Jonathan Glazer, director de naturaleza provocadora, nos presenta a un ser extraterrestre dotado con un cuerpo y una careta de piel humana, que tiene la apariencia de Scarlett Johansson y que como buena aprendiz de “la escuela de la vida” usa ese cuerpo para conseguir lo que quiere de los hombres, arrastrarles hasta una bellísima y terrorífica planta de procesado de carne humana.

Under The Skin juega a transferir las reglas del cine de la ciencia ficción, pero en realidad lo único que está siendo en todo momento es mostrar a un ser extraterrestre de nula expresividad y ningún atisbo de clemencia que se encarga de ejecutar su trabajo a la perfección y que nos recuerda en exceso a una realidad muy cercana. Un trabajo al que está obligada y en el que llegado el momento, es abordada por una inesperada conciencia ¿humana? de lo que está haciendo y libera por primera vez  una de sus presas. Un hombre con la cara deformada y dotado de una todavía intacta inocencia propia de un niño. El primer humano que despierta en ella un sentimiento hasta ahora desconocido ¿es posible que este ser pueda sentir? Jonathan Glazer nos descubre cómo al igual que lo hacía Spielberg con E.T, que los seres extraterrestres también pueden llegar a empatizar con nuestra humanidad, lo que para desgracia de nuestra protagonista, no todos los hombres poseen la virtud de la inocencia. A medida que ella abandona su trabajo y se decide a adentrarse de lleno en la naturaleza humana, descubrirá lo peor de lo que es capaz la raza humana.

El uso y la representación que Glazer realiza del hombre a través de los ojos de esta mujer en Under The Skin, puede resultar nihilista, pero el paso de los años nos ha demostrado que la realidad a la que está expuesta la mujer en nuestra sociedad es incluso más descorazonadora de lo que aquí se expone. No pienso que Under The Skin sea una película feminista al uso, ni que tan siquiera sea la intención de su director. Es una película de ciencia ficción que juega a presentar unos hechos que lejos de ser producto de la fantasía, son sucesos a los que cualquier mujer con una máscara y el privilegiado cuerpo de Scarlett Johansson podría estar expuesta.

Probablemente esta película presenta algunas de las más bellas y evocadoras imágenes del cine contemporáneo. Es una pena que el paso de los años le haya pasado una involuntaria factura y veamos cómo muchas maravillosas ideas visuales que aquí se plantearon, luego fueron homenajeadas e incluso copiadas por productos mucho más mainstream que querían jugar a contar “lo mismo” pero en versión para niños, como hizo la popular serie de Netflix Stranger Things. Lo cual no le resta valor a la película, al contrario, la enaltece todavía más.

Nota aparte merece el trabajo de dos mujeres al frente de esta compleja producción. La de la compositora nominada a un Oscar Mika Levi, que con sus partituras eleva la experiencia de esta película con notas hasta el momento impensables, y la interpretación de la siempre talentosa y maravillosa Scarlett Johansson. Una mujer que siempre ha sido una de las mejores actrices de su generación y que curiosamente ha tenido que esperar hasta el 2020 (igual que la película) para que el mundo se diera cuenta de ello. Su trabajo aquí es verdaderamente mayúsculo.

Haceos el favor y aprovechad que gracias al buen hacer de la distribuidora española Avalon, podréis disfrutar en cines de una de las obras maestras que más y mejor definen la naturaleza del cine de este siglo.

Título original: Under the Skin Director: Jonathan Glazer Guión: Walter Campbell, Jonathan Glazer Música: Mica Levi Fotografía: Dan Landin Reparto:  Scarlett Johansson, Paul Brannigan, Robert J. Goodwin, Krystof Hádek, Scott Dymond, Michael Moreland, Jessica Mance, Jeremy McWilliams, Adam Pearson Distribuidora: Avalon Fecha de estreno:  10/07/2020