A veces solo hace falta saber dónde poner el foco para que una historia de realmente miedo. En un momento en el que el mundo tiene la mirada puesta en aprender sobre la necesidad de la igualdad de género tras el escándalo del #MeToo, nos llega una película de terror con una protagonista víctima de violencia de género que se empodera y se enfrenta a su mayor miedo cara a cara: su marido. La nueva revisitación a cargo del astuto Leigh Whannell del mito creado por H.G. Wells es brillante y lo que es más importante, sabe dar miedo.

El muy interesante director de Upgrade (2018) escribe y dirige esta singular aproximación al hombre invisible creado por Wells en 1897, con un nuevo enfoque pero exactos resultados en cuanto al género se refiere. En El hombre invisible de Leigh Whannell nos encontramos con una película deliciosamente perversa y entretenida en la que su protagonista Cecilia (Elizabeth Moss) ingenia un meticuloso plan de huida para escapar de su maltratador marido, un multimillonario empresario tecnológico estrella en el campo de la óptica. Justo después de lo que parecía una huida perfecta, su marido aparece muerto tras quitarse la vida, pero ella sospecha que él no está muerto y que de alguna manera ha conseguido convertirse en invisible para perturbarla de por vida. Ya solo esta premisa tiene mi atención desde el minuto 1, pero es que eso es solo el comienzo, lo que sucede después es realmente una maravilla.

Que una película consiga que nada más empezar, el espectador ya esté destrísimo de la trama es algo prácticamente imposible, pero Leigh Whannell y una inmensa Elisabeth Moss lo logran gracias a una recreación ejemplar de la violencia de género envuelta en una atmósfera tóxica en la que la tecnología juega un inquietante papel. Un logro que funciona por dos cosas, por un lado un finísimo ojo a la hora de plantear la situación y por el otro una elección de casting ejemplar en donde Elisabeth Moss hace aquello que se le da muy pero que muy bien: sufrir a manos de un hombre. El hombre invisible es un perfecto ejemplo del mejor terror doméstico que en sus brillantes primeros 20 m, recuerda muchísimo a la cinta de Joseph Ruben de 1991 Durmiendo con su enemigo (piedra angular del concepto de terror doméstico prácticamente desconocido hasta entonces) para a continuación jugar giro a giro construyendo el thriller perfecto con un ritmo y unas acertadísimas decisiones que convierten a la cinta en la deudora honorífica del mejor thriller made in los 90 en el que también hay lugar para algún guiño que otro a la perversa El hombre sin sombra (2000) anterior revisitación del personaje a manos del ejemplar Paul Verhoven.

La muy inteligente idea del estudio Universal de reconducir el Dark Universe de la mano del hijo pródigo Jason Blum y de no anunciarlo a bombo y platillo, sino dejar que la película funcione por sí sola de boca a boca es lo mejor que podían haber hecho, porque ahora sí que el público va a estar totalmente receptivo a lo que vendrá después de esta maravilla de película. Porque prácticamente nadie esperaba nada de este hombre invisible, las pocas esperanzas estaban puestas en una elección de casting a la vista está que muy buena y en escoger para la dirección a un director con la personalidad de Leigh Whannell, que además firmaba el guión, algo totalmente nuevo en estas producciones en donde normalmente son siete los guionistas y el director hace las labores de “encargo” en la dirección, pero aquí afortunadamente no ha pasado eso. Ojala esto marque un excelente precedente a la hora de realizar grandes producciones de terror, porque de ser así tienen todo mi dinero.

El hombre invisible es una muy buena película de terror, pero además es también una interesante nueva forma de hacer ciencia ficción, una endiabladamente entretenida película que te hará perder la cabeza con cada nuevo giro, pero sobre todo y por encima de todo es una acertada película activista de terror social. Todo bien aquí Universal, todo muy bien.

Título original: The Invisible Man Director: Leigh Whannell Guión: Leigh Whannell Música: Benjamin Wallfisch Fotografía: Stefan Duscio Reparto:  Elisabeth Moss, Storm Reid, Harriet Dyer, Aldis Hodge, Oliver Jackson-Cohen, Zara Michales Distribuidora: Universal Pictures Fecha de estreno:  28/02/2019