Empieza a ser habitual que en su plena longevidad el Señor Eastwood estrene casi una película por año. Esto implica que a su edad, un ritmo tan acelerado de trabajo se traduzca en que no siempre sus cintas tengan el mismo nivel de excelencia al que nos tenía tan bien acostumbrados. Pero ojo cuidado, que esta última es de las buenas, diría incluso que de las muy buenas. Clint Eastwood a sus 89 años demuestra estar en plena forma para dirigir un film basado en hechos reales – a diferencia de lo ocurrido con la deleznable 15:17 Tren a París (2017) – en el que la veracidad de los hechos y un ritmo excelente, juegan en favor de la producción y se anteponen a cualquier ideología política, regalándonos la que es con mucha diferencia su mejor película en una década.

Richard Jewell cuenta la historia real de un guardia de seguridad con exceso de responsabilidad en el trabajo, que detectó una bomba en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y evitó un atentado. Un hecho heroico que a falta de encontrar un culpable real al que adjudicar el atentado, sirvió para que Richard Jewell fuese acusado formalmente por el FBI y la prensa sensacionalista como el único culpable posible. Un escalofriante suceso que en apenas más de 24 horas convirtió a un héroe en villano a ojos de la sociedad norteamericana más desconfiada.

Un material de partida tan prometedor es aprovechado con maestría por Eastwood para rodar un firme drama social y judicial en el que pone en el centro del relato a un ciudadano ejemplar enfrentado a su propio engaño del sueño americano. Un excelente film de una narrativa formidable, con un brillante reparto encabezado por un notable Paul Walter Hauser, el siempre eficaz Sam Rockwell, la cada vez reconvertida a mejor actriz Olivia Wilde y la maravillosa Kathy Bates, quien interpreta a la madre del protagonista y vehículo emocional directo a conectar con el espectador, en un rol donde desata toda su fuerza dramática en el que es sin duda uno de los mejores monólogos interpretativos del año.

Da gusto ver al bueno de Eastwood dominar el tempo y la narrativa de una cinta en la que carga las escopetas en contra del sistema norteamericano y de una de sus instituciones más idolatradas y veneradas como es el FBI. Richard Jewell funciona como un muy digno homenaje a la figura de una víctima real que falleció en 2007 y que sin duda hubiese amado la película, pero es tan bien y por encima de todo un espejo en el que Eastwood refleja su descontento y rechazo a una sociedad que ante cualquier situación reacciona de forma primitiva con un ataque. Aspectos morales que también estaban muy bien representados en Sully (2016) en donde Tom Hanks también fue el centro de todas las dianas por realizar un hecho heroico que fue juzgado antes que agradecido. Pareciera como si a su más avanzada edad Eastwood pretendiera representar sus más sinceras reflexiones en torno al precio de la moralidad de un país que siempre ha defendido y que en estos últimos años le está sirviendo para denunciar una amoralidad alarmante.

Richard Jewell es una de sus más atinados retratos del “antihéroe” americano, pero también una de esas películas que perdurarán en un lugar privilegiado de su filmografía por méritos propios. Es un drama sencillo y cautivador que en algunos momentos llega a encogerte el corazón y que tiene un comienzo muy prometedor, que a su vez funciona como una de las mejores presentaciones de personajes vistas en los últimos años.

Una lástima que su película más emotiva desde la imprescindible El intercambio (2008) esté pasando tan desapercibida en su país de origen. Seguro con el paso del tiempo acabará adquiriendo el criterio que se merece, pero mientras, merece mucho la pena acercarse a una sala de cine a disfrutar de un gran recital interpretativo y de una de esas historias con las que quieras o no conectas al momento.

Título original: Richard Jewell  Director: Clint Eastwood Guión: Billy Ray Música: Arturo Sandoval Fotografía: Yves Bélanger Reparto: Paul Walter Hauser, Jon Hamm, Olivia Wilde, Sam Rockwell, Kathy Bates, Wayne Duvall, Dexter Tillis, Desmond Phillips, Nina Arianda, Ian Gomez Distribuidora: Warner Bros. Pictures Fecha de estreno:  25/12/2019