Es maravillosamente reconfortante comprobar cómo a pesar de que la última película de Bong Joon-ho nos ha llegado bastante tiempo después de ganar la Palma de oro más incontestable de los últimos años (probablemente de la década), el film ha conseguido sorprender y estar a la altura de las altas expectativas a partes iguales. Una empresa nada desdeñable teniendo en cuenta que es hasta el momento, “la película del año”.

Bong Joon-ho director del culto surcoreano y autor que ha sabido mantenerse en su sitio sin dejarse tentar por el encanto envenenado del sueño americano y su resplandeciente industria hollywoodiense, firma con Parásitos su película más irreverente, sobrecogedora y malsanamente divertida, y lo que es más sorprendente, consigue todo eso con su película más internacional. Pues la desigualdad entre clases, la precariedad laboral y un sistema político y social que solo protege a los más ricos, rara vez ha estado plasmado de una forma tan original en un lenguaje cinematográfico que conmocionará y emocionará desde Corea del Sur a cualquier otro lugar del mundo por recóndito que sea. Parásitos es una fábula maliciosa sobre la capacidad del dinero para corromper la moral, que no entiende de idiomas ni de culturas, porque su mensaje es tan devastador que trasciende todas esas barreras.

Gi Woo es un joven con aspiraciones universitarias que vive en la miseria junto a su familia. Como su familia está sin trabajo, el chico aprovecha la inocente propuesta de un amigo acomodado de hacerse pasar por un reputado profesor particular para dar clases a la hija de un millonario matrimonio. Momento en el que se abre ante él un nuevo mundo de posibilidades para revertir su situación de pobreza, que implicará que toda su familia consiga hacerse con un puesto de trabajo a costa de la adinerada residencia en donde imparte clases. Todo plan tiene sus costuras, pero Gi Woo y su avispada hermana logrará ir sorteando obstáculo tras obstáculo hasta lograr que su ingeniosa estrategia surta efecto. Armas que su director y guionista usa para adentrarse en un amplio espectro de géneros que van desde la comedia negra, al drama o al terror psicológico con una maestría e ingenio propias de uno de los mejores directores del cine actual.

Parásitos es un cocktail sabroso e intenso que juega perversamente con el espectador dislocándole con cada nuevo giro y vuelta de tuerca de un guión brillante que en otras manos hubiese sido con total seguridad una debacle. La brillantez Bong Joon-ho para representar la división de clases y el amenudo encanto de la burguesía vista desde los ojos de la clase media es digno de aplauso. Todos son seres humanos pero no son los seres humanos que pretendían ser sino una versión tóxica de ellos mismos corrompida por el dinero y el establishment impuesto por la Corea rica capitalista frente a la pobre y oprimida que hace lo que puede por sobrevivir.

El mayor encanto del film (de los muchos que tiene) reside en la forma en la que sus protagonistas se descubren imaginativos ante las nuevas adversidades y trabas que el sistema les va imponiendo. Es ahí donde Joon-ho despunta de forma apabullante con el que es para mí el mejor guión (con diferencia) de este año.

Hay algo mágico y único en la forma en la que los protagonistas de esta cinta llegados el momento se descubren como seres idénticos con sus fetiches, bizarrismos o incluso con sus vergüenzas cuando momentáneamente son despojados de las máscaras de la clase social a la que pertenecen. Como si incluso la alta burguesía también necesitase de unas breves vacaciones de esa pose estricta, que llevan con orgullo igual que un caniche con pedigree mueve la colita de forma vibrante, pero sin dejar que esa vibración condicione su elegante forma de caminar.

Parásitos es un sugestivo y divertidísimo juego que desde el minuto uno te atrapa, lo que no te esperas en ningún momento es que ese juego te convierta en una ficha más al servicio de una de las mejores historias que seréis capaces de ver en una sala de cine. Parásitos es una obra maestra al servicio de cualquier tipo de público objetivo que pueda verla, pero es también una inteligente crítica política que pocas veces ha sabido plasmar de forma tan clara la realidad de un país dividido por el poder y la corrupción.

Título original: Parasite Director: Bong Joon-ho Guión: Kim Dae-hwan, Bong Joon-ho, Jin Won Han Música: Jaeil Jung Fotografía: Kyung-Pyo Hong Reparto:  Song Kang-ho, Lee Seon-gyun, Jang Hye-jin, Cho Yeo-jeong, Choi Woo-sik, Park So-dam Distribuidora: La Aventura Audiovisual Fecha de estreno:  25/10/2019