En la vida hay varios misterios sin resolver. Está el del Santo Grial, el de la Santísima Trinidad, el de la verdadera edad de Cher y luego está el de qué ha hecho Ang Lee con todo su talento. El prolifero director asiático que atesora 3 Oscars en su haber, dos de ellos a mejor director por Brokeback Mountain (2005) y La vida de Pi (2012) y otro a mejor película extranjera por Tigre y dragón (2000). Desde entonces parece que su carrera le diese tan igual que es capaz de dejarse seducir por algo tan evidente como el dineral de varias productoras chinas que le han “sobornado” para perpetrar Géminis, una cinta en la que Will Smith actúa por duplicado, como si ver que su carrera se ha ido al carajo no ya fuese suficiente sufrimiento.

Sin absolutamente ningún atisbo de interés Ang Lee firma una película rodada en un imposible 3D en la que un asesino a sueldo (Will Smith) cuando está  a punto de retirarse, descubre en su última misión que han creado a un clon suyo para matarle y sustituirlo en su empleo. Tamaña bizarrada en la que sorprendentemente el único “bien” parado resulta ser el propio Will Smith. Esa clase de estrella de un ego de tales dimensiones capaz de aceptar un guión tan sumamente vacuo bajo el único aliciente de protagonizar la película por dos, vamos un sueño hecho realidad para él ya no tan joven príncipe de Bel-Air.

Géminis tropieza constantemente en su intento de ser un thriller de acción adulto. Su total ausencia de ritmo narrativo y sus estilosas secuencias de pelea son dignas del peor cine de acción de los 90 y su ejecución resulta tan excesiva como innecesaria. Por momento pareciera incluso ser una de esas producciones de bajo coste que estrenan los domingos por la tarde la cadena de televisión Syfy. El mayor o único mérito recae en lo sorprendentemente bien que están ejecutados los efectos visuales capaces de clonar a Will Smith. Estamos viendo una imagen totalmente generado por ordenador y literalmente te crees que es el propio Smith interpretándose a sí mismo. Ese avance resulta cuanto menos encomiable, lástima que la ciencia de efectos especiales se propusiera clonar a Will Smith y no a otro actor con más devoción y menos ego, claro que entonces el resultado igual no sería tan sonrojante como resulta ser aquí y entonces y solo entonces no estaríamos ante una comedia involuntaria de efectos especiales.

Ojalá algún día Ang Lee consiga reencontrarse a sí mismo y vuelva a regalarnos tan buenas películas como hizo durante finales de los 90 y principios de la década de los 2000. Mientras tanto Géminis resulta un pobre entretenimiento que (creo) únicamente podrá ser disfrutable por un público poco exigente y por los fans del propio Smith.

Título original: Gemini Man Director: Ang Lee Guión: David Benioff, Darren Lemke, Stephen J. Rivele, Christopher Wilkinson, Andrew Niccol, Billy Ray Música: Lorne Balfe Fotografía: Dion Beebe Reparto:  Will Smith, Clive Owen, Mary Elizabeth Winstead, Benedict Wong, Linda Emond, Kenny Sheard, Ralph Brown, Theodora Miranne, David Shae, Björn Freiberg Distribuidora: Paramount Pictures Fecha de estreno:  11/10/2019