En ocasiones los maestros también pinchan, hace unos cuantos años, Woody Allen parece no firmar ninguna de esas obras referenciales a las que tan bien nos tenía acostumbrados. Aunque eso sí, siempre fiel a su estilo, pareciera que de un tiempo a esta parte todas sus películas fuesen básicamente la misma. Desde la insidiosa Blue Jasmine (2013) el viejo maestro no realiza una película digamos “mayor” y siempre desde un acostumbrado piloto automático. Día de lluvia en Nueva York está rodada con ese mismo automatismo, pero a diferencia de las últimas, ésta al menos es agradable de ver y es por momentos incluso disfrutable.

Basándose en los mismos temas de siempre y bajo las mismas punciones autorales de toda su vida, Allen pareciera querer acercarse a las nuevas generaciones convirtiendo en absolutos protagonistas de su romántico relato a tres hermosos adolescentes que se comportan como sus habituales desquiciados personajes de siempre pero ahora en la veintena. Día de lluvia en Nueva York rememora alguna de sus mejores comedias, pero más por la forma que por el fondo. Aquí Woody Allen utiliza a los jóvenes  Timothée Chalamet, Elle Fanning y Selena Gómez como triángulo amoroso para firmar una audaz crítica al mundillo del cine y al show business Hollywoodiense que sabemos que él tanto detesta. Y lo hace utilizando como telón de fondo a su preciosa ciudad de Nueva York que gracias a una atinadísima fotografía de Vittorio Storaro hace que te enamores perdidamente de ella.

El joven y burgués Gatsby Welles (Timothée Chalamet) y su novia Ashleigh (Elle Fanning) deciden viajar un fin de semana a NY con el pretexto de que la muchacha entreviste a uno de sus directores favoritos, interpretado por Liev Schreiber un director artie que se encuentra atravesando una crisis existencial. Personaje que incluso dentro de la propia película cuestiona la preparación que la propia Ashleigh tenga a nivel de cinefilia como para entrevistar a un autor tan “irreverente” como el interpretado por Schreiber. Motivo por el que ya desde su comienzo el argumento resulta quizá algo inverosímil. Timothée y Elle Fanning recrean todos y cada uno de los tics y traumas a los que nos tiene acostumbrado el cine de Allen, pero todo eso cambia cuando entra en escena el personaje de Selena Gómez, una pequeña corriente de aire fresco que hace que te quedes en la cinta y que es con diferencia lo mejor del film.

Las costumbres de la burguesía, su nivel de vida y sus a menudo insanos hábitos, son lugares comunes en la filmografía de Allen y aquí es uno de los focos en los que centra la narrativa de una curiosa comedia romántica, susceptible de ser tan pedante como adorable. La corriente del modernismo y eso que se conoce como “hipster” son el origen de la última película de Woody Allen, un autor que en muy rara vez escoge como roles principales de tus trabajos a adolescentes y que aquí pese a todo, lo hace con una encomiable soltura e incluso frescura.

Día de lluvia en Nueva York no es ni de lejos de las mejores películas de Allen, pero tampoco lo es de las malas, algo que si tenemos en cuenta sus últimas producciones, resulta como poco un gancho a considerar para ver esta. En conclusión no sé si es que Allen ha perdido su toque o es que directamente no quiere ser quién era, pero la realidad es que de una extraña manera su yo interior sigue firmemente presente en todas y cada una de sus películas, solo que no lo hace su mejor parte, sino la más vaga y previsible. Eso sí, la película merece la pena al menos para comprobar como sorprendentemente Selena Gómez se roba toda la película ella solita.

Título original: A Rainy Day in New York Director: Woody Allen Guión: Woody Allen Fotografía: Vittorio Storaro Reparto:  Timothée Chalamet, Elle Fanning, Selena Gomez, Jude Law, Annaleigh Ashford, Rebecca Hall, Diego Luna, Liev Schreiber, Cherry Jones, Will Rogers, Taylor Black Distribuidora: A Contracorriente Films Fecha de estreno:  11/10/2019