Que Neil Jordan es uno de mis directores predilectos no es ningún secreto, normalmente con cada nueva película aporta algo al cine contemporáneo que no sabíamos que necesitábamos hasta que él lo ha hecho suyo. Su sello de la casa ha sido siempre el thriller con elementos de terror En compañía de lobos (1984) o Entrevista con el vampiro (1994) son perfectos ejemplos de su legado en lo fantástico, pero también ha destacado notablemente en el thriller político con Juego de lágrimas (1992) y en el melodrama con la exquisita El fin del romance (1999). Era extraño que él que fuese uno de los directores más icónicos de la década de los 90 no tuviera en su filmografía ningún título que rindiera homenaje al género favorito de aquella década: el terror doméstico, algo que con La viuda por fin lo ha hecho y con creces.

Durante los años 90 el terror cobró diferentes formas, pero si hubo uno que caló en el imaginario colectivo, ese fue el del terror doméstico. Dentro de ese subgénero que pertenece al thriller, la amenaza no estaba en seres paranormales o en asesinos psicópatas, estaba en personas del día a día que entraban en tu vida para ponerla patas arriba y acosarte. Porque si hay algo que define a este tipo de películas es que siempre alguien se obsesiona con el/la protagonista. Títulos como Mujer blanca soltera busca (Barbet Schroeder, 1992), La mano que mece la cuna (Curtis Hanson, 1992), De repente un extraño (John Schlesinger, 1990) o Nunca hables con extraños (Peter Hall, 1995), por citar solo algunos ejemplos, pues literalmente cada año durante la década de los 90 se estrenaba un thriller (que en la mayoría de los casos estaba protagonizado por Rebecca de Mornay) que conformaba un aura de terror hacia los desconocidos y que nos alertaban sobre porqué existe ese refrán popular de “no hables con los desconocidos”.

Partiendo de la base de todas esas películas que redefinieron a una generación que creció con miedo a ser acosados y violados en el ascensor por cualquiera, Neil Jordan construye una película cimentada en una premisa tan absolutamente noventera que parece mentira que se estrene en el 2019 (y lo digo como algo totalmente positivo). En La viuda (Greta) Chloë Grace Moretz interpreta a Frances, una ingenua jovencita de campo que se muda a la gran ciudad para compartir piso con su amiga rica (interpretada por Maika Monroe), para superar el fallecimiento de su madre, a la que como no, estaba tremendamente unida. El escenario perfecto para que una desquiciada viuda a la que da vida Isabelle Huppert, se obsesione con la joven y la quiera como sustituta de su desaparecida hija.

La viuda usa esta sensacional premisa digna de cualquier película de sobremesa, para rendir tributo a un género desaparecido con el que el ganador de un Oscar Neil Jordan regresa por la puerta grande con un thriller deliciosamente perverso y endiabladamente entretenido. Que lejos de ser otra película más, es un homenaje que efectivo principalmente porque no tiene miedo a no tomarse en serio en ningún momento y a ser todo lo mamarracha que la historia requiere.

Un correcto ejercicio de film noir contemporáneo que podría ser el resultado de si una de esas películas que Antena 3 programa en maratón durante la sobremesa fuese dirigida por un autor de la calidad del bueno de Neil Jordan. La viuda funciona con una precisión digna del mejor reloj suizo y además nos regala una inteligentísima autoparodia de los papeles más icónicos que ha interpretado Isabelle Huppert en las últimas décadas. Porque Jordan ve a Isabelle Huppert con los mismos ojos que nosotros y sabe que la consideramos una zorra despiadada por la que pagaríamos cantidades ingentes de dinero a cambio de que nos abofeteara una sola vez.

Esta película se disfruta más. cuánto más desprejuiciado te expones a ella. Su única pega, por así decirlo, puede ser la de que el guión co-escrito por Ray Wright y Neil Jordan, a partir de una idea original del propio Jordan, no termine de ahondar en los oscuros secretos del pasado que vincula a la viuda con su familia y el origen de sus muchos traumas. Pero claramente la cinta no se esconde al evidenciar que eso no es lo que hemos venido a ver. La viuda usa eso únicamente como pretexto para desarrollar la acción y centrarse en lo que verdaderamente ha venido a mostrarnos: el conflicto entre las dos protagonistas y las muchas chispas que saltan entre ellas.

Título original: Greta Director: Neil Jordan Guión: Ray Wright, Neil Jordan Música: Dominik Scherrer Fotografía: Seamus McGarvey Reparto:  Isabelle Huppert, Chloë Grace Moretz, Maika Monroe, Stephen Rea, Colm Feore, Zawe Ashton Distribuidora: Diamond Films