JACK RYAN: SHADOW RECRUIT

Más de diez años han pasado desde la última vez que Jack Ryan estuvo en la gran pantalla. Ahora vuelve por quinta vez, en un nuevo reinicio, tras el frustrado intento de reiniciar la franquicia con Ben Affleck en Pánico nuclear. Lo hace, por primera vez, separándose de las novelas de Tom Clancy. No quiere decir esto que este Jack Ryan no pertenezca al universo de Tom Clancy, que lamentablemente falleció el año pasado. Ya que Jack Ryan: Operación sombra, está anclada por completo en su universo. Con un Kenneth Brannagh tras las cámaras, que parece haberle encontrado la correcta medida a esto de dirigir superproducciones, después de su acertada labor en Thor. Una vez más Jack Ryan se traslada a los problemas que acechan a la sociedad actual, pasó al final de los 80 con la caída del muro de Berlín, en los 90 con el IRA y los carteles de la droga. Pasó iniciado el nuevo siglo, con la amenaza del terrorismo tras el 11S. Y ahora, en los años 10, Jack Ryan se convierte en una pieza clave en una trama que apunta directamente a la crisis económica actual.

Chris Pine, que ya había demostrado que es capaz de interpretar a un personaje icónico, como lo ha hecho con solvencia dando vida al Capitán Kirk de las dos primeras entregas de Star Trek de J.J. Abrams, vuelve a demostrar, no sólo que no se amedranta para dar pie a cualquier personaje, sino que además resulta un Jack Ryan muy convincente, y es que el actor demuestra tener carisma suficiente para echarse sobre los hombros a cualquier personaje, más allá de cuál sea su relevancia. Su Jack Ryan, por edad, se asemeja al de Alec Baldwin, pero por espíritu está más cercano al de Harrison Ford. Pero es un personaje muy acorde con la situación que pasa en estos momentos el cine actual. Sí, éste Jack Ryan se parece más al Jack Bauer de Kiefer Sutherland que a Alec Baldwin. Pero esta decisión es completamente lógica, el espectador ya no sabe convivir con esos héroes de smoking, y si Ryan quería renacer, lo tenía que hacer acorde a este tiempo. La presentación del personaje es excelente, pronto conocemos las motivaciones del personaje (una vez más, la sombra del 11S es de vital importancia en la construcción de un héroe). Ahora, trabajando como analista para la CIA, Ryan tendrá que pasar al trabajo de campo y viajar a Rusia, dónde un peligroso terrorista planea un ataque que ponga en jaque el sistema monetario estadounidense dejando en la completa quiebra al país.

JACK RYAN

Como decíamos, esta vez Ryan es un personaje mucho más heroico, su increíble capacidad de deducción, va en concordancia también con sus acciones. Es difícil imaginarse a cualquiera de los Ryan anteriores en una misión como la del robo de la tarjeta y posterior infiltración en el hotel para sacar los datos del ordenador, como si fuera el mismo Jason Bourne. Es una maniobra digna de su inteligencia, su pericia, en el terreno de batalla, también la conocemos, no es de extrañar, que por primera vez en la gran pantalla veamos a Ryan como marine. Jack Ryan es un soldado caído y levantado. Un héroe de guerra de gran perseverancia e inteligencia. Es un héroe de hoy. Pero su mundo no ha cambiado, la trama es una vez laberíntica, y algo compleja, con las suficientes vueltas en el camino para sorprender al espectador, su ritmo endiablado ayuda a disfrutar de un puzle que sólo la inteligencia de Ryan es capaz de resolver. Ryan se vale por sí solo, pero Kevin Costner, que parece empezar a disfrutar de una segunda juventud, resulta realmente convincente. Pero es sobre todo su director, Kenneth Brannagh, que se guarda para él el papel del villano de la función, quien consigue los mejores momentos de la pantalla. Este villano ruso, tiene la magia de la interpretación de Brannagh, hace de él un villano poético, con ciertos tintes Shakesperiano, e incluso le otorga un final romántico, de cine negro, como si estuviera dentro de la Muerte entre las flores de Los hermanos Coen. Su Viktor Cheverin es un motivo más que suficiente para ver la película. Junto al Joaquim de Almeida de Peligro inminente, el mejor de los enemigos a los que se ha tenido que enfrentar Jack Ryan en la gran pantalla.

Pero el salirse de las novelas escritas por Tom Clancy no supone alejarse de su espíritu. Especialmente del más cinematográfico. Mientras que Pánico nuclear era una película que se acercaba más al nuevo cine que acabaría de emerger años más tarde con el cine de Christopher Nolan. Jack Ryan: Operación sombra, es una película con un herencia puramente noventera. Un thriller brillante, bien escrito y llevado con solvencia, dónde, y una vez más nos remitimos a Pánico nuclear. El peor punto de la película, más que allí incluso, lo encontramos en la relación de Ryan y Cathy. La mejor forma de Ryan de funcionar es como hombre de familia, es lógico que si queremos acercarnos a un personaje joven, se trate primero el nacimiento de esa familia. Pero su relación esta llevada de manera torpe, incluso algo estúpida. Lo insulsa que es además Keira Knightley, no ayuda demasiado al personaje. Un pequeño bache que se supera rápidamente cuando la acción imprime la pantalla.

JACK RYAN: SHADOW RECRUIT

Jack Ryan: Operación Sombra, es sin duda una película que nace con el sello de “remember” tan presente a veces en el cine actual, de producciones que intenta alejarse de su tiempo para encontrarse con el espectador que guarda cariño al cine de décadas pasadas. Pero lo hace con inteligencia, dando una película que resultará cercana a los que disfrutaron del personaje en su mayor momento de esplendor con tres películas fantásticas como las dirigidas por John McTiernan y Phillip Noyce. Pero también sin rechazar al espectador actual, haciendo de su héroe alguien cercano a quien les sea fácil reconocer. Como el de Ford, o más aún, Ryan es ante todo un héroe, un héroe real, del siglo XXI, un nuevo Jack Bauer encerrado en una excitante película de acción.

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Jack Ryan: Shadow Recruit Director: Kenneth Branagh Guión: Adam Cozad, David Koepp Música: Patrick Doyle Fotografía: Haris Zambarloukos Reparto: Chris Pine, Kevin Costner, Kenneth Branagh, Keira Knightley, Colm Feore, Gemma Chan, David Paymer, Nonso Anozie, Karen David, Lee Asquith-Coe Distribuidora: Paramount Fecha de estreno: 31/01/2014