El único problema al que como espectador te puedes enfrentar a una nueva cinta dirigida por Clint Eastwood, es que salvo en ocasiones, sabes siempre que él puede dar más de sí. Asumiendo eso de antemano Mula es una película con su sello y a pesar de ser un hecho real basado en un artículo periodístico, está escrita por Nick Schenk (guionista de Gran Torino) y eso ayuda a preservar un estilo de cascarrabias adorable con el que el viejito Eastwood se ha hecho un hueco para siempre en nuestros corazones.

Clint Eastwood dirige, produce y protagoniza la historia real de Earl Stone en Mula, un octogenario y ex veterano de guerra que vive solo dedicando todo su tiempo a criar especies únicas de flores y que ha perdido a casi toda su familia a cuenta de ir siempre por libre. Ahora en el ocaso de vida y tras perder sus únicas posesiones acepta una oferta de trabajo aparentemente legal, en la que solo tiene que conducir y transportar mercancías de un punto a otro del estado. Hasta que descubre que lo que está haciendo es transportar droga para un cartel y que es una mula. Una encrucijada que sirve para reflexionar sobre los límites de la moralidad en el ocaso de una vida marcada por una actual premisa: nunca es tarde para arreglar las cosas y asumir los errores cometidos, porque paradójicamente con cada uno de los diferentes portes de droga que realiza el personaje de Earl, su conciencia le hace reflexionar sobre cómo su vida tiene que dar un giro y dedicarse a esas personas a las que nunca se dedicó.

Mula es una de las películas más accesibles de Eastwood, la simpleza del relato a tratar y las simpáticas situaciones en las que su personaje se ve inmerso en medio de esa vorágine de narcos, prostitutas y excesos hacen que acompañes al protagonista con una sonrisa en la cara hasta el desenlace de los hechos. Una vieja camioneta y unos cuantos cassettes de clásicas canciones country y cientos de kilómetros por delante son la única compañía de este peculiar cascarrabias que hará imposible que no quedes prendado de él.

La vieja América frente a la nueva y las consecuencias de la era moderna, que en lugar de estar enfrentadas, juegan a preservar el ritmo de un guión que se basa principalmente en demostrar cómo pueden coexistir y funcionar como elementos narrativos de una curiosa road movie que lejos de ser una comedia de situaciones, es un profundo análisis sobre la soledad del hombre blanco. Un registro que tal y como cabía esperar Clint Eastwood borda como solo él saber hacerlo.

En la cinta le acompañan un buen plantel de secundarios entre los que destaca su púpilo y alumno más aventajado Bradley Cooper, la joven Taissa Farmiga que interpreta a su adorable nieta y la veterana y formidable Dianne Wiest (su ex esposa en la cinta) y que regala los mejores momentos de la película en todas y cada una de las escenas que comparten.

Mula puede ser considerada como un título digamos menor en la amplia filmografía de Eastwood, pero lejos de estar entre las peores como la inefable 15:17 Tren a París (2018), esta película se posiciona como una de las más entrañables y atinada recreación de la madurez de un personaje, preservando en casi todo momento el sello de calidad al que tan bien nos tiene acostumbrados el inolvidable Harry el sucio.

Título original: Mule Director: Clint Eastwood Guión: Nick Schenk  Música: Arturo Sandoval Fotografía: Yves Bélanger Reparto:  Clint Eastwood, Bradley Cooper, Michael Peña, Taissa Farmiga,Laurence Fishburne, Ignacio Serricchio, Alison Eastwood, Dianne Wiest,Diego Cataño, Robert LaSardo, Lobo Sebastian, Andy García, Clifton Collins Jr. Distribuidora: Warner Bros. Pictures