El enfant terrible del cine francés vuelve con una provocadora y vibrante “película francesa que se enorgullece de ser francesa”. Gaspar Noé una vez más se propone desafiar nuestra capacidad sensorial con una cinta que recoge su particular interpretación de unos perturbadores hechos reales que sucedieron a mediados de los años 90 en las afueras de Francia. Cuando un grupo de jóvenes bailarines se reunieron en un edificio semi abandonado para preparar los ensayos de una gira norteamericana que les iba a catapultar al estrellato de la danza moderna. Unos sucesos inexplicables que provocaron muerte y desolación a su paso, en medio de una espiral de música, desmadre y catarsis colectiva presa del pánico y sustancias alucinógenas.

Con esta premisa ya para empezar os podéis imaginar que el director de la muy celebrada Irreversible (2002) y su controvertida visión del amor Love (2015), ha firmado una película que es un festín para nuestros sentidos. En apenas 95 minutos Noé construye una de las experiencias cinematográficas más físicas y provocativas que veréis, y todo esto sin dejar de ser una hija directa de la cultura pop y un film con una relevancia cultural y social apabullantes. Clímax llega a unos pocos y selectos cines de nuestro país y de forma simultánea a la plataforma de contenido bajo de demanda de Filmin tras ganar en el pasado Festival de Cine de Cannes el premio Art Cinema Award de la Quincena de Realizadores. Lo cual no es de extrañar porque desde su debut en el mundo del largometraje en 1991, Gaspar Noé ha asentado las bases de un estilo único que se desmarca de su generación por su atrevimiento y proezas visuales y su uso magistral e irreverente del tempo narrativo, algo que en esta película vuelve a mostrar su mejor cara.

Coreografías imposibles que ya quisiera ¡Fama a bailar!, una banda sonora sugestiva y ecléctica a manos de uno de los integrantes del grupo techno Daft Punk y una cantera de jóvenes actores entre los que destaca una hipnótica Sofia Boutella, sirven de cocktail molotov para crear una compleja y vibrante pesadilla contemporánea que no olvidarás nunca. Clímax funciona como catalizador para poner en atención algunos de los lastres de la sociedad moderna como son las drogas, el exceso y la irresponsabilidad. Temas que su director no juzga, pero sí presenta como las causas de un sobrecogedor hecho real que tuvo como consecuencia varias muertes, incluida la de un niño que aquí juega el papel del mártir arrastrado por una sociedad inconsciente cegada por la lujuria y el deseo. Como si se tratase de una pequeña muestra del relato bíblico de Sodoma y Gomorra registrado en el Génesis, en el que el Señor le informó a Abraham de que el clamor contra Sodoma y Gomorra aumentaba más y más, y el pecado de ellos se había agravado en extremo, brindando como consecuencia la muerte de un inocente.

En su obra más referencial hasta la fecha, Noé ya desde su postmoderno epílogo presenta a algunos de sus máximos exponentes cinematográficos como Dario Argento y su Suspiria (1977) o Andrzej Zulawski y su icónica La posesión (1981). Títulos que (entre otros) destaca como copias originales (de su colección privada) de VHS que advierten ya desde sus primeras escenas una espiral de violencia y esoterismo diabólico que ejercen el papel de de dignas progenitoras de una película que no duda en calcar plano a plano alguna de sus secuencias más míticas de Zulawski siendo (gracias a ello) cien por cien original y exquisitas. Aunque en su última película Noé también encuentra el momento para el guiño autorreferencial rindiendo homenaje al montaje y construcción de algunas de las escenas más estimulantes de Irreversible, la que para muchos (entre los que me incluyo) seguirá siempre siendo su mejor obra.

Clímax es una experiencia inmersiva que te descolocará la cabeza y pondrá a prueba tu capacidad para dejarte arrastrar a los confines del placer más extremo y los demonios de la danza siempre y cuando te atrevas a entrar en esa fiesta.

Título original: Climax Director: Gaspar Noé Guion:  Gaspar Noé Música: Varios Fotografía: Benoît Debie Reparto:  Sofia Boutella, Romain Guillermic, Souheila Yacoub, Kiddy Smile,Claude Gajan Maull, Giselle Palmer, Taylor Kastle, Thea Carla Schott,Sharleen Temple, Lea Vlamos, Alaia Alsafir, Kendall Mugler, Lakdhar Dridi,Adrien Sissoko, Mamadou Bathily Distribuidora: Avalon