Más de cinco años han hecho falta para que uno de los directores más estimulantes y prolíficos del panorama actual vuelva al cine que es donde siempre preferimos verle. El merecido ganador de un Oscar de la Academia Steven Soderbergh se ha ganado un gran éxito y además ha ido labrando una de las carreras más inclasificables y memorables de toda su generación y justo ahora en la cúspide de su carrera cuando aún falta por concretar si dejará o no el cine temporalmente, vuelve a una temática por la que se dio a conocer al gran público como es subgénero de atracos (La saga Ocean’s) para darle un inesperado giro macarra y muy divertido que demuestra que que el que es grande, lo es y lo será siempre.

La suerte de los Logan es una especie de divertidísima versión paleta y canalla de la saga de atracadores que Soderbergh convirtió en su sello. Aquí realiza un ejercicio de cine aparentemente mucho más sencillo a la par que disfrutable que se erige como una contundente masterclass del buen entretenimiento y el mejor cine norteamericano que veréis en mucho tiempo. La familia Logan compuesta por los tres carismáticos hermanos Jimmy (Channing Tatum), Mellie (Riley Keough) y Clyde Logan (Adam Driver) intentan acabar con una especie de maldición familiar que les persigue desde hace tiempo y para ello se proponen realizar el más grande atraco llevado a cabo jamás por unos personajes de tal calaña, durante una famosa carrera de coches. Una irreverente y alocada trama que proporciona una variedad de escenas y gaps totalmente absurdos y divertidos que funcionan a la perfección con un reparto que literalmente te crees que son familia.

Con una precisión casi inigualable Soderbergh se mueve como pez en el agua llevando a la dirección un guión escrito por Rebecca Blunt, sí señores, un guión puramente “masculino” (como dirían muchos) y que está perfectamente escrito por una debutante mujer que juega muy bien a recrear escenas repletas de testosterona y guantazos que rara vez han tenido tanta gracia y carisma. Un mérito que en gran parte es debido a la sensacional interpretación de uno de los actores fetiche de Soderbergh como es el singular Channing Tatum que sorprende positivamente formando tándem con el nuevo actor de moda Adam Driver. El resto del reparto es como poco un añadido más para acudir a ver la cinta, por ella desfilan de forma muy divertida la desaparecida Katie Holmes, Seth MacFarlane, Katherine WaterstonSebastian Stan, Hilary Swank y el muy notable Daniel Craig, que sin duda está en el que es posiblemente el mejor papel de toda su carrera que bien podría valerle alguna que otra nominación como mejor actor secundario durante la próxima carrera de premios.

Una de las grandes cosas de admirar de este título es que pese a que a priori puede parecer un trabajo menor en su filmografía, demuestra su habilidad para fusionar múltiples géneros en uno solo y hacer que todos coexistan de forma conjunta e individual y que el experimento funcione notablemente. Una producción muy en la línea de films al más puro estilo Quentin Tarantino o Guy Ritchie (cuando aún sabía hacer cine) que Steven Soderbergh abraza como suyo en un elegante ejercicio de estilo capaz de agradar a muy dispares sectores del gran público que creerá en su mayoría que es sólo otra película más de acción a tener en cuenta, cuando la verdad es que encierra muchísimo más.

Título original: Logan Lucky Director: Steven Soderbergh Guión:  Rebecca Blunt Música: David Holmes Fotografía: Steven Soderbergh Reparto:  Channing Tatum, Adam Driver, Daniel Craig, Riley Keough, Katherine Waterstone, Hillary Swank, Seth MacFarlane, Sebastian Stan,  Farrah Mackenzie Distribuidora: DeAplaneta Fecha de estreno:  12/10/2017