Muchos podrían achacar la ausencia de superheroínas en el cine a los fracasos críticos y artísticos de películas como Catwoman y Elektra a comienzo de la década pasada. Pero en cierta forma resulta ilógico ver cómo, especialmente desde el boom del género tras el estreno de Iron Man en 2008, ninguna superheroína haya sido protagonista de su propia película y simplemente hayan quedado relegadas a personajes secundarios como los de Viuda Negra o Bruja Escarlata en las películas corales de Marvel. Personajes que debido a su estupenda construcción, especialmente en el caso de la Viuda Negra a la que da vida Scarlett Johansson, podrían haber sido perfectamente protagonistas de su propia película. Sí, ha tardado mucho en llegar la primera película protagonizada por una superheroína, pero en cierto modo resulta gratificante que la primera haya sido la primera que apareció en los cómics, y también que haya sido Wonder Woman la que haya venido a salvar el debacle que empezaba a olerse en el Universo Cinematográfico de DC tras sus tres primeras películas.

No cabe duda de que la gran piedra angular de este proyecto ha sido la de Geoff Johns el escritor de La noche más oscura, fue el encargado para tomar las riendas de DC y tratar de reencauzarla. Johns entendió que, por un lado, no era necesaria una marvelización de DC, realmente Snyder sí había encontrado un tono distinto al de la versión cinematográfica de La casa de las ideas y este tono sí que podía ser el corazón de su propio universo, pero lo creado por Snyder necesitaba un lavado de cara. El mal entendimiento por parte de Snyder de la saga de Nolan le llevó a crear un universo poblado de personajes traumados: su Superman es realmente aburrido, y de la nula construcción de su Batman solamente conocemos un puñado de malos tragos a lo largo de su existencia. Y sí, tengo que reconocer que me lo pasé genial viendo Batman v Superman, pero básicamente porque era una película de Batman y Superman dándose de hostias, y eso siempre resulta divertido, pero claramente insuficiente. John ha expresado que a la hora de construir los nuevos personajes que poblaran las películas deceras en el cine simplemente ha necesitado cinco palabras: corazón, humor, esperanza, heroísmo y optimismo. Precisamente son estas las cinco ausencias claves que existían en las películas de Snyder y las que marcan el camino hasta el triunfo de esta estupenda Wonder Woman.

La película toma el origen del personaje que Brian Azzarello reescribió para su etapa de Wonder Woman durante New 52 (reeditada ahora por ECC en una excelente edición en cartoné) una decisión sabia que sirve para darle aún un mayor empaque al personaje. Dividida en tres actos claramente diferenciados, la película se muestra sólida en cada uno de ellos y con las ideas  de qué es lo que pretende conseguir en cada uno de ellos. El primero, ambientado en la isla de Temiscira, no sirve únicamente para narrar el origen del personaje y definir excepcionalmente su personalidad, sino que desde el principio deja claro que sabe que una película de superhéroes tiene que contar con una acción excitante desde el comienzo. La batalla de las Amazonas contra los Alemanes es una de las más divertidas y mejor coreografiadas  que hemos visto en una película de superhéroes, casi parece la cinemática de un videojuego e incluso por primera vez en mucho tiempo uno siente que el uso de la cámara lenta en una batalla está perfectamente estudiado.

Es quizá en su segunda parte donde la película muestra aún más garra y se posiciona como esa necesaria obra feminista que toda película debería ser. Es aquí donde la película muestra la llegada de Diana Price a un mundo de hombres y el personaje a traviesa un viaje entre la incomprensión por la crueldad humana, hasta el obvio desprendimiento de los roles de género. Básicamente ahí es donde reside el principal alegato feminista de Wonder Woman, ella ha crecido en una isla en la que únicamente habitaban mujeres, no tiene inculcada la ideología de género. Es ella la que decide sus movimientos pese a la incomprensión que muestran los demás hacía que una mujer actúe con completa libertad. Pero el éxtasis total de Wonder Woman llega en su clímax final. Estamos posiblemente ante la más épica y vibrante batalla que hemos visto en una película de superhéroes de manera individual. Por encima incluso de aquel esperado enfrentamiento entre Iron Man y Capitán América. La parte final simplemente hará que quieras levantarte de tu butaca y aplaudir fuertemente, es la clase de final que rellena el último número de un gran arco argumental y te hace querer volver a leer todos los números desde el principio.

Sí, Wonder Woman es uno de los mejores blockbusters que hemos visto durante este año. Es la piedra de la esperanza de un universo que vagaba como pollo sin cabeza y que ha tardado cuatro películas en modelarse. Esto es básicamente la película que Zack Snyder hubiera soñado hacer, pero por suerte vino Patty Jenkins a poner orden y a mejorar lo que él no supo encontrar. Y sí, por supuesto que es una película que se siente fuertemente feminista, pero esto no debe sorprendernos, esto es absolutamente lógico y no tiene nada de excepcional, la única diferencia que puede existir con cualquier otra película de superhéroes masculinos es que la protagonista es una mujer, pero está escrita como cualquier hombre hubiera descrito a un hombre superheroico y no a su complemento. Lo que es necesario no es que existan más blockbusters feministas, sino que existan más blockbusters protagonizados por mujeres, porque personajes como Rey, Katniss o Wonder Woman han llegado para demostrar que las niñas no quieren jugar con Barbies que esperan a su Kent, sino que quieren coger su espada, su arco o su sable láser y cambiar el mundo y hacerle entender a Kent que él no es el que debe dictar la forma en la que debe actuar. Pero no, no deben ser únicamente excepciones.

Título original: Wonder Woman Director: Patty Jenkins Guión: Allan Heinberg Música: Rupert Gregson-Williams Fotografía: Matthew Jensen Reparto:  Gal Gadot, Chris Pine, Robin Wright, Connie Nielsen, David Thewlis, Elena Anaya, Lucy Davis, Danny Huston, Ewen Bremner, Samantha Jo Distribuidora: Warner Bros. Pictures Fecha de estreno:  23/06/2017