_mg_8538_02

María trabaja en una librería y tiene el sueño de convertirse, algún día, en escritora. No le falta mucho para acabar la novela que está escribiendo, y el futuro se presenta prometedor. Vive con su padre enfermo, al que cuida con dedicación y cariño, y aunque no tiene novio ni pretende mudarse para vivir de forma más independiente, está contenta con la vida que lleva. Sin embargo, en una comida familiar, su padre les presenta a la enfermera que le ha tratado en el hospital, anunciando que se ha enamorado de ella y que próximamente se van a casar. Esta repentina y sorprendente noticia hará que el mundo de María se tambalee, enfrentándose a su propia familia y a un futuro incierto.

Cuando afrontas una ópera prima siempre vas con precaución, siendo consciente de que son los primeros pasos de un nuevo director (o directora, en este caso) y que lo más probable es que te des de cara con una película con signos amateurs propios de la inexperiencia. No quiero decir que esto siempre ocurra, pues son muchos los debuts con un nivel altísimo (incluso a un nivel que los propios realizadores no han podido alcanzar en su trabajo posterior), pero a menudo es así. María (y los demás) se presentó en el festival de San Sebastián, en la sección de Nuevos Directores, y pronto se empezó a hablar de ella como una de las sorpresas del certamen. Y es que quizá el mayor alago que se le puede hacer a este filme es que no se siente, en su mayoría, como una ópera prima, sino como una obra bastante madura que juega sus cartas con mucha inteligencia. La dirección de Nely Reguera está concorde con la historia que cuenta, íntima y centrada en los personajes; no es una realización espectacular, y es cierto que tiene sus detalles llamémoslos primerizos, pero no deja de funcionar.

img_8381_02

Aunque si por algo María (y los demás) es una película sorprendente es por su guion. No tanto por contar una historia original o llevada por caminos inesperados, pues no deja de ser la maduración de una persona, su enfrentamiento contra la gente que le rodea y las consecuencias de sus acciones, sino por desarrollar con mucho cariño a los personajes y darles la suficiente presencia y carisma para que se sientan vivos. María es la protagonista absoluta, pero todos los miembros de su familia, sin distinción de minutos en pantalla, están perfectamente perfilados y con las relaciones muy marcadas. Además, si en algo brilla el guion es en los diálogos, de una tremenda naturalidad y especialmente trabajados en las escenas familiares, que funcionan como un reloj, medidas al detalle.

Es una película muy natural, con un guion muy sólido empañado, quizá, por un final demasiado apresurado, pero que en absoluto echa para abajo un trabajo estupendo que se apoya, también, en la brillante interpretación de Bárbara Lennie. Decir que es una de las mejores actrices de nuestro país no es descubrir el fuego, y en María (y los demás) lo vuelve a demostrar en la que seguramente sea uno de sus más brillantes trabajos. En definitiva, Nely Reguera ha debutado de una manera muy notable, dejándonos una de las sorpresas de estos últimos meses y una de las películas que contribuyen a la buena ornada, aparte de monstruos que van a ver a niños, que ha tenido el cine español en este año que se acaba.

3.5_estrellas

Título original: María (y los demás) Director: Nely Reguera Guión: Nely Reguera Fotografía: Aitor Echevarría Música: Nico Casal Reparto: Bárbara Lennie, José Ángel Egido, Pablo Derqui, Vito Sanz, Julián Villagrán, María Vázquez, Rocío León Distribuidora: Avalon Fecha de estreno:  07/12/2016