TNG-RB-TRL-3808r

Poco podía imaginar Shane Black cuando con veinticinco años creó a los detectives Riggs y Murtaugh que estos marcarían por completo su carrera. Su perfecta redefinición de las buddie movies le llevó a firmar algunos de los guiones más brillantes del cine de acción de principios de los años noventa como El último boy scout o El último gran héroe. En 2005 el guionista decidió dar el salto a la dirección con Kiss Kiss Bang Bang, una película de detectives que no dejaba de ser una variación de esas buddie movies de replica rápida y diálogos ácidos que apoyaba todo su peso en la química entre los protagonistas. Más allá del hiato realizado con Iron Man 3 que no dejaba de ser una adaptación del propio estilo de Black al mundo superheroico de Marvel. Con Dos buenos tipos Black vuelve a aquello que experimentó con su ópera prima, un neo-noir que parodia los universos de Raymond Chandler y Thomas Pynchon. La película que se traslada a los años setenta de Vicio propio, arranca con la misteriosa muerte de una actriz del cine porno en una de las mejores secuencias de la película. Pronto un matón y un detective se verán envueltos en una enrevesada trama de asesinatos del cine porno que evoca a la más noir de las historias del Detective Harry Callahan en La lista negra.

No sé muy bien si el mérito de que sus parejas siempre funcionen tan bien es solo culpa de los ingeniosos diálogos escritos por Black o si también tienen algo que ver los actores (suponemos que es así). Lo cierto es que aquí nos redescubre a un Ryan Gosling inesperadamente divertido, Gosling al que le toca el papel del goofy detective. Gosling sorprende por su facilidad para el slapstick, cabe destacar una brillante escena en la que su personaje está sentando en el retrete tratando de lidiar con un cigarrillo, una puerta que no para de cerrar y una pistola. Algo parecido pasa con un Russell Crowe al que los años le han ayudado a encontrar una divertida acidez que se compenetra a la perfección con sus rasgos de bruto y se encuentra como pez en el agua siendo la necesaria parte seria de la ecuación para que funcione la comedia: la parte en la que recaen los chistes. Pero aunque ambos funcionen perfectamente juntos ya aquí empezamos a ver uno de los principales problemas de la película, ¿cómo acaban estos dos tipos trabajando juntos?, la forma de la que la película muestra el fortuito comienzo de esta relación parece demasiado forzado y parece bastante improbable sentir que estos hombres hubiesen acabado formando equipo, es aquí donde empezamos a ver con facilidad las débiles costuras de la película.

TNG-09698

Porque dentro de sus fantásticas conversaciones acerca de nada (algo que recuerda mucho a Tarantino) y de su fantástica ambientación en el mundo del sexo de los setenta, la película se encuentra absolutamente perdida dentro de una trama bastante mal construida, absolutamente incoherente y que abusa de las improbabilidades, en la que los personajes siempre parecen estar buscando como continuar con ella. La película se alarga y se enreda innecesariamente en busca de la forzada sorpresa del espectador, lo peor de todo esto es la sensación de que todo parece un conjunto de situaciones débilmente hiladas. La propia película parece dejar claro no saber muy bien a lo que juega cuando cierra la trama principal con un innecesario macguffin que solo sirve para alargar todo una vez más.

No se puede negar que Dos buenos tipos es una película realmente divertida. Me gusta su estilo rápido, su juego de réplicas y contrarréplicas, la acidez con la que están escritos sus brillantes diálogos y su ritmo frenético. Y también me resulta fascinante todo ese universo setentero que brilla desde sus créditos iniciales y se instala como un perfecto revival. Pero sin embargo todo eso más que insuficiente para que la película termine de funcionar, y al final da la sensación de que todo no es más que una pequeña idea brillante que no se sabe como desarrollar y que tiene dejar todo a la suerte de dos actores que, afortunadamente, se encuentran inspiradísimos dando vida a unos Healey y March que poco tienen que envidiar a los Riggs y Murtaugh con los que Black empezó su carrera. Bueno, algo sí que tienen que envidiarles: encontrarse con una buena historia.

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: The Nice Guys Director: Shane Black Guión: Shane Black, Anthony Bagarozzi Música: David Buckley, John Ottman Fotografía: Philippe Rousselot Reparto:  Ryan Gosling, Russell Crowe, Matt Bomer, Kim Basinger, Yvonne Zima, Keith David, Margaret Qualley, Beau Knapp Distribuidora: TriPictures Fecha de estreno: 10/06/16