DIOSES 11

Bogowie, Dioses en castellano, es una película polaca del 2014 ganadora de varios premios de la academia polaca, incluyendo el de mejor película, que se estrena esta semana en España. El filme narra la historia, que se desarrolla en 1985, de la primera clínica dedicada a la cardiología en Polonia y la lucha por el alcance de su principal objetivo, realizar el primer transplante de corazón en la historia del país.

Dioses nos presenta como protagonista a un médico ambicioso, obstinado, ignorante de los sentimientos de las personas que tiene más cerca, como su mujer y sus amigos, ofuscado por salvar la mayor cantidad de vidas posibles y conseguir que la cardiología avanzara en Polonia a la misma velocidad que avanzaba en otros países del mundo. Debido a este sueño, Religa comienza a verse distanciado de la gente que le rodea, solo entablando una relación con ellos que no va más allá de la cuestión profesional. Al mismo tiempo, decide tomar controvertidas decisiones que agravan la ya de por sí polémica intención de transplantar un corazón, como aceptar dinero de fuentes no muy limpias, pasar por encima de la ley cuando era necesario o enfrentarse a todos sus compañeros de trabajo debido a los cuestionamientos éticos que la operación comporta.

DIOSES 6

La película, al acabar, da la sensación de haber sido extremadamente correcta en sus formas, no atreviéndose a aprovechar los elementos cinematográficos mucho más allá de la propia historia y unas buenas actuaciones. Sin embargo, esto resulta conveniente, puesto que el director prefiere contar la historia de manera que sintamos la épica en la que se ve envuelto el protagonista al luchar contra todos y contra todo al mismo tiempo que nos remarca los problemas a los que, probablemente hoy también, se debe enfrentar el mundo de la medicina respecto a la ética, las creencias de las personas y las complicaciones técnicas que pueden derivar de realizar operaciones sumamente complejas. Por lo tanto, al director se le debe agradecer no hacer demasiados malabares fílmicos que acabarían por marear al espectador de manera inútil y sin producir ningún tipo de emoción. Se debe reconocer que la película consigue desestabilizar y mover al espectador en cuanto las imágenes que aparecen y los temas que se tratan, sobre todo lo respectivo a la ambición del protagonista, la frustración de cada uno de los personajes y la tensión que conlleva ver como un proyecto tan grande e importante se ve truncado continuamente, y justamente por ello también se debe reconocer que, como ya he dicho antes, el director no decida empañar tales logros con piruetas que estarían fuera de lugar.

La banda sonora es un tema peculiar en Dioses, ya que mezcla canciones propias de la película que sirven para ambientar los momentos de tensión con canciones clásicas norteamericanas de los setenta y ochentas que, aunque resultan bien utilizadas, a veces desentonan un poco. Las actuaciones son de alto nivel, más que nada por el gran papel que interpreta Tomasz Kot, quien consigue imprimir en el personaje la potencia de su ambición desmesurada con la tristeza y desazón causada por la frustración constante de su sueño.

DIOSES 2

El principal problema de la película, y quizá corro el riesgo de repetirme e incluso de contradecirme, reside justamente en lo dicho antes, que aunque Dioses se ciñe a la historia y lo hace de manera muy efectiva y satisfactoria, se queda corta en narrar los problemas éticos, tanto sociales como individuales, que produce el planteamiento de un transplante de corazón, sobre todo entendiendo que este órgano muchas veces es visto como portador de lo que constituye a la persona, aunque esto no sea más que una creencia. Tal tema es tratado de manera más profunda, reflexiva y emotiva en El Intruso, de Claire Denis, donde se narran los sentimientos de un hombre que se somete a un transplante de corazón y comienza a sentir posteriormente que su personalidad se va borrando poco a poco. El filme de Denis establece un curioso enlace entre el pasado real del actor que interpreta al protagonista, el pasado ficticio del propio protagonista y su incierto futuro en el que parece que su manera de ser se ve difuminada y borrosa, todo esto potenciado por un ritmo que se adecua a las emociones que intenta transmitir la película y por una banda sonora impactante y minimalista. Sin descartar Dioses, podríamos atrevernos, si a uno parece interesarle el tema, a establecer un díptico entre ambas películas para comprender mejor todo lo que conlleva algo tan complejo (técnica y éticamente) como lo es el avance de la medicina y el transplante de corazón.

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Bogowie Director: Lukasz Palkowski Guión: Krzysztof Rak Música: Bartosz Chajdecki Fotografía: Piotr Sobocinski Jr. Reparto: Tomasz Kot, Piotr Glowacki, Szymon Piotr Warszawski, Magdalena Czerwinska, Rafal Zawierucha, Marta Scislowicz, Karolina Piechota, Wojciech Solarz, Arkadiusz Janiczek, Cezary Kosinski, Konrad Bugaj, Magdalena Kaczmarek, Magdalena Wróbel … Nurse Michalina, Milena Suszynska, Jan Englert, Wladyslaw Kowalski, Zbigniew Zamachowski, Marian Opania, Malgorzata Lata, Kinga Preis Distribuidora: Surtsey Films Fecha de estreno: 19/02/16