Steve Jobs

Al contrario de lo que ocurrió el año pasado, en el que las categorías de reparto quedaron completamente definidas desde el principio de la carrera, este año hemos llegado al final de la carrera con una situación similar a la de la mayoría de las categorías: todo sigue demasiado abierto. Además, la categoría ha venido empañada con polémica por las nominaciones de Alicia Vikander y Rooney Mara por papeles que deberían haber sido nominados como actuaciones principales, situaciones que analizaremos durante el texto porque además ambas parten como principales para hacerse con la estatuilla.

Kate Winslet por Steve Jobs

Steve Jobs

Nominar a Kate Winslet ya parecía que tenía que ser un deber, y es que la séptima estatuilla de la actriz ha tardado en llegar siete años, los mismos que hace que recogió su primer Oscar por El lector. Aunque Universal ha intentado seguir la estrategia de alguna de las últimas ganadoras como Argo o Doce años de esclavitud, estrenando en Octubre para posicionarse durante toda la carrera como la rival a batir, la estrategia no le ha salido demasiado bien y es que las aspiraciones de Steve Jobs se han hundido junto a su taquilla y una recepción crítica algo tibia. Un barco naufragado del que tan sólo sus protagonistas han sido capaces de sobrevivir. Lo de Winslet no es tan meritorio como lo de Fassbender y posiblemente si hubiera sido cualquier otra actriz la que hubiera interpretado este papel no habría sido nominada, lo que no quite como para que Winslet tenga el tiempo suficiente para demostrarnos lo estupenda actriz que es aguantando la larga verborrea del guión de Sorkin. No tiene ninguna opción de alzarse con el premio, pero poderla ver por la alfombra roja como nominada el año del triunfo de Leonardo DiCaprio es todo un regalo para los espectadores.

Jennifer Jason Leigh por Los odiosos ocho

th8-ac-00031_lg

Junto al de Stallone, el de Jason Leigh es el gran resurgir de este año, y además viene apadrinado por Tarantino. Durante más de dos décadas Jennifer Jason Leigh ha tenido la oportunidad de demostrar su talento, pero jamás ha brillado tanto como lo ha hecho durante este 2015, ya no solo por Los odiosos ocho, sino también por su espectacular papel en la cinta de animación Anomalisa, y por la que perfectamente podría haber estado nominada también.

La situación de Jason Leigh ha variado mucho desde el inicio de la carrera, cuando rápidamente se posicionó como favorita. Los odiosos ochos ha sido la primera película de Tarantino que no ha conseguido la nominación desde que se amplió el plazo, y la película desapareció completamente de la carrera incluso perdiendo la nominación a Mejor guión original. Con una actuación salvaje y sucia, empujada hasta el límite, no cabe duda de que si la película hubiera corrido mejor suerte este hubiera sido el año de la protagonista de La señora Parker y el círculo vicioso, pero salvo que un milagro la empuje a repetir lo que consiguió Christoph Waltz, tendrá que esperar.

Alicia Vikander por La chica danesa

alicia.vikander

Es la chica de moda. Hace un año nadie había escuchado hablar de ella, ahora ha brindado dos de las actuaciones más espectaculares del año y se ha pasado la temporada recogiendo Oscar. Nadie deja de hablar de Alicia Vikander, se ha convertido en el rostro más buscado y también copa las revistas de cotilleos acompañada de su novio Michael Fassbender. No cabe duda de que 2015 ha sido un año inolvidable para la actriz sueca, ¿acabará coronándolo con el Oscar? Todo parece apuntar en que así será. El problema es que Vikander no debería estar en esta categoría, o al menos no por esta película. Al igual que ocurriese el año pasado con Felicity Jones, Vikander debería haber concurrido como actriz principal, su presencia como actriz de reparto carece de ningún sentido cuando la película siempre opta por tomar su punto de visión para narrar la historia. Aún así, su nominación es justa y merecida, es lo mejor de La chica danesa con diferencia, su interpretación aunque emocional y al límite de lo visceral, siempre llega a mantenerse en los márgenes de la contención que Redmayne sobrepasa con frecuencia. Llega como la gran favorita, Vikander recibirá muchos votos no sólo por la interpretación por la que está nominada, sino también por Ex-Machina. Y además, al final de la noche la foto más buscada será la de Vikander con el Oscar, ¿tenemos nueva estrella a la vista?

Rooney Mara por Carol

carol-movie-rooney-mara-cate-blanchett-trailer-images-screenshots-8

El caso de Mara es tan flagrante como el de Vikanter. Mara ha conseguido su segunda nominación por Carol la película de Todd Haynes que inexplicablemente se quedó fuera de la categoría principal, el problema es que es la protagonista absoluta de la película, saliendo incluso más tiempo que Cate Blanchett (nominada como actriz principal) en pantalla. ¿Cuál es el problema que nos encontramos? La dificultad de colar a dos actores en una misma categoría y más aún que no se dividan las opciones de victoria. La última vez que dos intérpretes fueron nominados por la misma película en la categoría de protagonistas fueron Susan Sarandon y Geena Davis por Thelma y Louise.

Rooney Mara debería ganar, pero no este Oscar, sino el de Mejor actriz principal. Suya es la mejor interpretación femenina de este año, y lo dice alguien que hasta este momento no había visto nada extraordinario en esta actriz que ya muchos alababan. Su Therese transmite la inocencia de su personaje, la fascinación hacia Carol. Su mirada es capaz de decirnos que está enamorada, que tiene miedo, que no está segura de lo que tiene que hacer. Hay algo en su fragilidad y en la tristeza de su mirada que evoca irremediablemente a Audrey Hepburn. Sí, Mara debería ganar, y si alguien tiene alguna opción de quitarle el premio a Vikander es ella, pero no es la categoría en la que debería estar nominada.

Rachel McAdams por Spotlight

rachel-mcadams-spotlight-lg

No cabe duda de que Rachel McAdams ha intentado redirigir su carrera en el momento indicado. La chica de El diario de Noa que se prodigo por películas románticas durante la década pasada ha tomado decisiones arriesgadas, se ha puesto a las órdenes de directores como Terrence Malick y Brian De Palma, y ha saltado a la televisión de la mano de HBO en la segunda temporada de True Detective. McAdams no hace nada realmente destacable en Spotlight, está tan bien como el resto de sus compañeros de reparto, pero al igual que todos ellos (quizá con la excepción de Mark Ruffalo) tampoco tiene grandes momentos para lucirse. McAdams ha tenido la suerte de estar en la película correcta en el momento indicado. Su nominación no va a molestar a nadie, y nadie puede ponerle ningún pero a su actuación. Además, también se siente como una pequeña recompensa al esfuerzo que está haciendo McAdams estos últimos años para ser tomada en serio y no acabar caída en desgracia. Sus únicas opciones para ganar el Oscar pasarían porque esa fuera la noche de la película de Todd McCarthy. Y aunque ese fuera el caso, sigue pareciendo realmente complicado.

Los olvidados:

Jane Fonda por La juventud

Jane Fonda

Volver a ver a una doble ganadora del Oscar nominada de nuevo casi treinta años después parecía toda una oportunidad de oro que los Oscar deberían haber aprovechado. Sin embargo, y pese a su respetado elenco, la película de Sorrentino se ha quedado fuera de todas las categorías interpretativas. Ya antes de su nominación se levantaron quejas porque su intervención en la película era realmente breve, pero tiene el tiempo suficiente para brillar, y ¿al fin y al cabo no es ese el espíritu de esta categoría? Su nominación hubiera dotado de prestigio a la gala de manera similar a la que lo hace la presencia de Charlotte Rampling y además hubiera servido para zanjar polémicas sobre qué es una interpretación de reparto… o quizá las habría avivado más.

Alicia Vikander por Ex-Machina

ex-machina-lead-xlarge

Es cierto que un actor no puede estar nominado dos veces en la misma categoría por la misma película (una norma algo absurda, puesto que en otras categorías si pueden, e incluso Steven Soderbergh ganó el Oscar por Traffic, compitiendo contra sí mismo por su trabajo en Erin Brokovich), pero como habíamos dicho, tanto Vikander como Mara deberían haber estado nominadas a protagonistas por sus papeles en La chica danesa y Carol. Y Vikander debería haber conseguido una nueva presencia en esta categoría con la cinta de ciencia-ficción de Alex Garland. Su interpretación es diferente a todas las de esta categoría y radicalmente opuesta a lo que hace en La chica danesa. La doble nominación habría sido justa y la confirmación definitiva del año de Vikander.

Helen Mirren por Trumbo

23582748

Resulta sorprendente que Helen Mirren solo haya sido nominada cuatro veces al Oscar, aunque una de ellas se saldó con victoria (por La Reina), y este año debería haber caído su quinta nominación. Al igual que ha ocurrido con otras muchas películas este año, Trumbo se ha desinflado por completo durante toda la carrera, y tan solo Bryan Cranston, cuyo solo nombre ahora mismo es capaz de arramplar todo, ha conseguido llegar vivo hasta el final. Pero lo cierto es que su Hedda Hopper es genial y Mirren está divertida. En una categoría en la que debería haber habido más huecos si solo se hubieran nominado interpretaciones de reparto debería haber entrado.

Ganará: Alicia Vikander

Debería ganar: Rooney Mara

El quinteto debería ser:

Jennifer Jason Leigh por Los odiosos ocho

Kate Winslet por Steve Jobs

Alicia Vikander por Ex-Machina

Helen Mirren por Trumbo

Jane Fonda por La juventud