¡Bienvenidos al cuadragésimo octavo festival internacional de Sitges!.

Otro octubre más, fiel a su cita anual, tiene lugar uno de los festivales más importantes y reconocidos de género del mundo. Terror, fantasía, acción, thrillers y dramas con tintes fantásticos; todos y cada uno tienen cabida en Sitges. Ángel Sala, director del festival, dice que el horror mandará en esta edición y nosotros estamos tan contentos de poder disfrutarlo.

Ésta primera jornada ha estado repleta de grandes títulos, muchos aplausos y algún que otro abucheo, cosa de festivales, pero no nos engañemos, todo eso forma parte de su encanto. 169 películas nos esperan, ¡allá vamos!.

La Novia – Poesía hecha cine

La novia

Precedida por una gran acogida en San Sebastián, La Novia se presentaba como un título obligado en la nueva edición del festival de Sitges. A priori es lógico preguntarnos cómo se ha colado ésta adaptación de Bodas de Sangre de Federico García Lorca en un festival destinado al cine fantástico y de terror. Acabado su visionado todos en la sala hemos visto resuelta nuestra duda. Si, La Novia es una trágica historia de amor y dolor, pero en ella la fantasía y el terror más humano adquieren un papel protagonista. Miedo a la pérdida de nuestros seres queridos, a no poder alcanzar la tan ansiada felicidad y a la soledad más oscura.

Trasladar a la gran pantalla esta personal obra del poeta no era tarea fácil, pero la directora Paula Ortiz ha conseguido llevar a buen puerto tan arriesgada propuesta. Con una belleza incalculable y una tremenda sensibilidad, la película atrapa al espectador, que si se deja llevar por sus cinco sentidos (y por el corazón), vivirá una experiencia única.

Inma Cuesta y Luisa Gavasa dan vida a unos personajes sin nombre, incluso abstractos, como es el caso de la novia y la madre (respectivamente) y parte del triunfo del film se lo tenemos que otorgar a su magistral trabajo. Inma y su maravillosa mirada desprenden sensibilidad y dulzura por los cuatro costados. Luisa personifica el dolor más desgarrador e inunda la pantalla con su tremenda fuerza, en una de las mejores actuaciones vistas en nuestro cine. Señores académicos, el próximo Goya a la mejor actriz secundaria ya tiene nombre y apellidos.

Con el corazón en un puño y un amargo sabor en la boca a sangre, lágrimas y arena del desierto de Turquía, servidor no duda que La Novia será una de las películas más grandes de esta edición.

Mr. Right – No tan “right” como parecía…

Mr. Right

Cierto es que no simpatizo mucho con la filmografía de Paco Cabezas, pero su nueva película Mr. Right que prometía mucha acción, humor negro, violencia e incluso amor, tenía todos los ingredientes para que un servidor pasase 90 minutos de puro entretenimiento. El comienzo resulta prometedor, con unos divertidos Sam Rockwell y Anna Kendrick pasados de rosca en la que parecía una agradable comedia de acción, pero que acaba resultando una película carne de cañón para una tarde de domingo, previsible y lo que es peor, algo aburrida.

No quiero ser muy duro con ella, se deja ver y se han podido escuchar muchas carcajadas durante la proyección (y algún que otro aplauso).

Juzgar vosotros mismos. Yo he intentado conectar con ella, de verdad, pero no ha habido manera. Lo siento Cabezas, quizás con tu próxima película…

Martyrs  – Yo por mi amiga del alma ma-to

Martyrs

Todos los amantes del género nos llevamos las manos a la cabeza cuando nos enteramos que se estaba preparando un remake americano de la maravillosa obra de culto de Pascal Laugier. Siendo realistas, superar e incluso igualar la Martyrs original era imposible, pero servidor sentía una extraña curiosidad por saber hasta donde habían estado dispuestos a llegar los hermanos Goetz con su versión del ya clásico del cine de terror extremo francés.

Autoconscientes de su gran responsabilidad, los directores nos piden que afrontemos la película (injustamente odiada hasta por gente que ni siquiera la había visto aún) con mente abierta. Y me alegro haberles hecho caso, porque el resultado ha sido más que satisfactorio.

La violencia tan explícita y transgresora de la original se ha perdido (ojo, tiene un par de escenas realmente crudas) pasando a ser una versión light y más asequible para el público menos familiarizado con el cine de la Nouvelle Horreur Vague. Sin embargo es la gran amistad de las dos protagonistas lo que adquiere mayor importancia en el film, aportando en este aspecto, unos efectivos cambios que dotan cierta frescura respecto del guión original. La esencia de Martyrs, su terror psicológico y el trasfondo pseudoreligioso están intactos, y esto hay que aplaudirlo y agradecerlo.

En definitiva, el remake de Martyrs peca de innecesario, pero es una muy digna revisión.