wayward-pines-series

Lo primero que deberíamos decir de Wayward Pines es que, sin duda, es uno de los grandes estrenos de esta temporada, aunque no el único, ya que Daredevil también ha sido una grata sorpresa. Os confieso que de un inicio, después de leer su sinopsis, no apostaba demasiado por ella ya que me daba la sensación de que nos encontrábamos ante una de esas series que tienen un poco de aquí y un poco de allí, sin aportar mucho al maravilloso panorama actual del mundo de la televisión, y que intentaba aprovecharse del efecto mediático de algunos de sus intrpretes para ganarse el favor del público. Si además le añadimos el hecho de que M. Night Shyamalan es el productor de la serie también puede llevar a desconfiar, viendo la evolución que la carrera del director ha sufrido de un tiempo para acá.

Una vez decidí darle una oportunidad me di cuenta de mi error, ya que si algo podemos destacar de Wayward Pines es su argumento, por encima de todo. La serie nos plantea un misterio de inicio como si se tratase de una de las mejores novelas de Stephen King, con todos los ingredientes para engancharnos a nuestra butaca deseando la llegada de la siguiente pista para poder entender que diablos sucede en el pueblecito en cuestión que da nombre a la serie.

Pero vayamos por partes, es justo decir que el mérito de la historia lo encontramos previamente en las novelas que dan origen a la serie, una trilogía de novelas escritas por Blake Crouch, que no son nada del otro mundo pero que con su adaptación a la pequeña pantalla parecen lucir de manera espectacular.

135.281x308

La historia comienza cuando un agente del FBI, Ethan Burke (Matt Dillon), llega a un pueblecito aparentemente de lo más normal. Ethan se encuentra en una misión buscando a su antigua compañera Kate Hewson (Carla Gugino), la cual ha desparecido hace tiempo también en una misión de búsqueda de otro agente. Pero Wayward Pines esconde muchos secretos detrás de su aparente perfección, y como si descubriésemos un nuevo Twin Peaks la serie se dispone a contárnoslos poco a poco.

Por si todo esto fuese poco, la serie, como si de una película de M. Night Shyamalan se tratase, nos tiene preparado un giro argumental hacía la mitad de su primera temporada redefiniendo completamente el show que estamos viendo. No desvelaré en qué consiste este giro porque, de verdad, no podéis dejar escapar la oportunidad de descubrirlo, es de esas serie que cuanto menos sepas de ellas, más puedes llegar a disfrutar.
A modo de aperitivo os dejare caer que Wayward Pines es una perfecta mezcla entre intriga, misterio y ciencia ficción.

A nivel interpretativo merece la pena destacar que no solo Matt Dillon y Carla Gugino están más que correctos, sino que la presencia de otros solventes actores como Terrence Howard (Iron Man), Toby Jones (Los juegos del hambre, Capitan America), Juliette Lewis (Asesinos Natos, Abierto hasta el amanecer) o Shannyn Sossamon (Destino de caballero), ayuda a hacer mucho más interesante cada episodio.

wayward-pines-ft

A nivel visual la serie es atrevida, ya desde su primer plano vemos que no tiene ningún tipo de complejo, por ejemplo se atreve a empezar con un plano detalle de un ojo, algo que nos recuerda a Lost inmediatamente, quizás incluso como un guiño al espectador de que lo que tiene que venir va a ser tan grande como la misma Perdidos. Pero no es la única vez que se atreve a hacer algo así, ya que posteriormente se nos muestra un plano de la entrada del pueblo con el cartel de Bienvenidos a Wayward Pines y la carretera que nos trasporta por un segundo a Twin Peaks. Pero más allá de estos guiños nada disimulados lo más destacable es la capacidad de la serie de crear una atmósfera mal sana, rancia, como si al principio viésemos un maravilloso pastel americano que cuando empezamos a comer, al darle la vuelta, descubrimos que por el otro lado está lleno de moho. Cada episodio está repleto de detalles, que hacen que el espectador se sienta incómodo ante la auténtica realidad de este perfecto pueblecito americano.

Para terminar, y sin desvelar nada, os diré que por si fuera poco el giro que la serie sufre hacia la mitad de la temporada, para rematar la faena Wayward Pines aún se permite el lujo de dar un último y tremendo giro al acabarse la temporada.

No dudéis ni un segundo, Wayward Pines es la NUEVA gran serie de este año. Si la dejáis escapar, si esperáis mucho y dejáis que alguien os estropee la sorpresa acabaréis como esa gente que vio Perdidos cuando los demás ya llevábamos tiempo prisioneros de la isla.