LA TÊTE HAUTE de Emmanielle BercotLES FILMS DU KIOSQUE

Habría que hacer un profundo estudio sociológico para entender por qué el cine francés tiene tanta predilección por el cine social de menores problemáticos, inadaptados o delincuentes. Podría encontrarse un punto de partida a esta tendencia hace ya unos cuantos años con el estreno de El Odio, una de las mejores películas sobre la delincuencia juvenil que se han hecho en el país galo.

La cabeza alta pretende continuar con esta “tradición” cinéfila planteando una historia bastante conocida (y manida): la de un menor problemático y su supuesta redención en su travesía a través de su tortuosa adolescencia. Debido a que este subgénero está tan trillado, encontrar algo diferente o que aporte novedad es casi una odisea y, lamentablemente, La cabeza alta no parece estar por la labor de regenerar o aportar algo nuevo al tema.

LA TÊTE HAUTE de Emmanielle BercotLES FILMS DU KIOSQUE

Su directora, Emmanuelle Bercot, presentó la película en la sección inaugural del pasado festival de Cannes con la respuesta tibia de la crítica; respuesta totalmente entendible pues La cabeza alta es cine social tan despojado de parcialidad como prefabricado; cine que llama la atención más por su planteamiento y por sus golpes de efecto que por la propia historia en sí o por las reflexiones que ésta pueda suscitar en el espectador.

Es una película cíclica y alargada, en la que se suceden grupos de escenas que podrían funcionar independientemente y que guardan gran parecido entre ellas: el adolescente protagonista crea un problema, le aleccionan y castigan, se redime y vuelve a crear otro problema. En muchos momentos parece que la película no llega a ningún sitio intentando narrar la desesperanza de la madre del chico y la propia del adolescente y, al terminar la película, la sensación es de gran indiferencia.

Indiferencia porque la película no sigue una historia clara, no tiene un final impactante o un fondo que justifique las acciones del chaval. Simplemente él hace lo que hace porque es delincuente y la película acaba así igual que podía haber acabado de cualquier otra forma, pues durante ésta no se acierta a distinguir una columna vertebral que dirija y sostenga la trama.

LA TÊTE HAUTE de Emmanielle BercotLES FILMS DU KIOSQUE

Los personajes tampoco destacan especialmente aunque aquí se ha realizado un buen trabajo en la construcción tanto de la juez, interpretada por la eterna Catherine Deneuve como del problemático adolescente, al que da vida Rod Paradot con atino. Pero otros personajes como el de la madre del protagonista son totalmente irritantes pues tienen una actitud ilógica que el guion sólo esboza por encima, pero que en ningún momento justifica sus actos, sus gestos o sus palabras.

Es una película tan correcta como intrascendente que hace que nos preguntemos, con todo el respeto (pues el resultado no es en absoluto malo), si no se podría arriesgar un poco más en algún aspecto para intentar diferenciarse del resto de la gran familia de películas sociales que tiene Francia. Ya saben lo que dicen, mejor arriesgarse y perder, que no haberse arriesgado. Importantísima frase para el cine, en mi opinión.

2.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: La tête haute Director: Emmanuelle Bercot Guion: Emmanuelle Bercot, Marcia Romano Música:  Éric Neveux Fotografía: Guillaume Schiffman Reparto: Rod Paradot, Catherine Deneuve, Sara Forestier, Benoît Magimel, Aurore Broutin, Ludovic Berthillot Distribuidora: Vértigo Fecha de estreno: 18/09/2015