IH7A3470.CR2

Eternal es la nueva película de Tarsem Singh, un director que parece descolocar bastante al público con cada película que saca. En ésta, su última película, nos expone la historia de un multimillonario empresario (Ben Kinsgley) que se está muriendo de cáncer y se le presenta la oportunidad de poder cambiar de cuerpo. Decide hacerlo, y como es lógico, se cambia a un cuerpo más joven (Ryan Reynolds) el cual también tendrá sus problemas respecto al pasado de la persona que ocupaba aquel cuerpo.

La historia, aunque un poco confusa y quizá poco original, resulta interesante al principio. Las dos primeras partes de la película, donde vemos los últimos días del empresario y la siguiente, donde vemos cómo vive la vida en su nuevo cuerpo y como se adapta a éste, resultan entretenidas y no pierden el ritmo en ningún momento. El director incluso se da el lujo de agregar un logrado y magnífico montaje musical de escenas de fiesta y desenfreno a las que se entrega el protagonista cuando se da cuenta del potencial de su nuevo cuerpo. No pasa nada demasiado relevante durante esos minutos, más allá del cambio de cuerpo, pero consigue despertar nuestra curiosidad respecto a qué sucede con este cambio y cómo el personaje consigue adaptarse a la juventud otra vez. En ciertos momentos incluso se pueden vislumbrar resquicios de la reciente y gran película de Abel Ferrara, Welcome to New York, con una visión decadente de la juventud y de la alta clase que se ilustra en los barrios y ciudades que el protagonista visita o las acciones que éste emprende.

HW7A5136.CR2

Pero siendo realistas, eso conforma poco más de veinte-treinta minutos en la película. El resto es donde la historia se desvía y falla estrepitosamente, calcando escenas y situaciones de otras películas, destrozando la atmósfera conseguida hasta el momento, arruinando cualquier tipo de empatía con alguno de los personajes y lo peor, sobrecargando la historia de manera que no haya tiempo de digerir nada, quizá porque los guionistas y el director sabían que si se digería tal cosa, podía sentar muy mal.

En su tercera parte la película toma un transcurso que se relaciona más a películas de acción como El caso Bourne, las últimas de James Bond, incluso a Fast and Furious en algunas escenas. Cualquiera podría decir que estas últimas películas citadas son decentes filmes de acción y yo estaría de acuerdo. Ahora bien, Eternal no solo falla al copiar la acción de estas películas, al mantener el ritmo, al enfocar la historia de manera coherente, sino que también comete el error de creerse más de lo que es. El intento de mezclar conceptos filosóficos y acción desmedida parece un intento de crear otra Matrix pero sin la inventiva ni la profundidad de ésta. Todos estos fallos convierten a la película en algo aburrido, lo que para una película de acción es un pecado imperdonable.

La película de Tarsem Singh acaba por inundarse de personajes, situaciones y escenas repetitivas que no solo cansan, sino que saturan. La personalidad del protagonista se desfigura ya desde el primer momento en que cambia de cuerpo y el personaje que Kinsgley se esforzó por construir desaparece demasiado rápido al estar en el cuerpo de Reynolds. Los momentos emotivos que van surgiendo a través de la película, los cuales la mayoría tienen que ver con el encuentro del protagonista con la esposa y la hija de la persona que vivía originalmente en aquel cuerpo, suenan a cliché la mayoría del tiempo y en ningún momento consiguen impactar ni conmover al espectador, todo debido a la falta de empatía causada por el poco desarrollo de los personajes y por la falta de carisma de estos.

S_10795_CROP

Queda destacar la actuación de Ben Kinsgley, quien en los pocos minutos que aparece, consigue convencer de su papel y lograr una empatía que en el resto de la película desaparecerá. Ryan Reynolds hace bien el papel de personaje sumergido en la fiesta y el sexo, sin embargo, sus inertes caras de preocupación durante las escenas de acción también parecen otro intento de emular a Matrix y a su actor inmóvil Keanu Reeves.

Poco más queda por decir de una película que no sabe muy bien cómo llevar la historia que se presenta en un principio, qué hacer con sus personajes y hacia dónde derivar todas las situaciones que se van dando. La sensación que deja es que el director ha hecho lo posible por concretar de manera eficiente un guión que no posee mucha consistencia, ni tampoco una pizca de originalidad, puesto que todo lo visto es un batiburrillo de conceptos y situaciones de obras que han definido tanto el género de ciencia-ficción como el género de acción.

1_estrella

Ficha técnica:

Título original: Self/less Director: Tarsem Singh Guión: David Pastor, Àlex Pastor Música: Dudu Aram, Antonio Pinto Fotografía: Brendan Galvin Reparto: Ryan Reynolds, Ben Kingsley, Matthew Goode, Natalie Martinez, Victor Garber,Derek Luke, Michelle Dockery, Teri Wyble Distribuidora: DeAPlaneta Fecha de estreno: 17/07/2015