Isabel Coixet debutaba hace un año en tierras norteamericanas con Mi otro yo resultando un gran descalabro por parte de la directora. Pero con su siguiente film, Aprendiendo a conducir, recuperó a la crítica y público ganando el premio a la mejor película del público en el Festival de Toronto gracias a la gran química entre Patricia Clarkson y Ben Kingsley