clouds-of-sils-maria-kristen-stewart-juliette-binoche

La juventud, la madurez, la edad –la propia y la ajena- y el paso del tiempo en general son conceptos que han obsesionado al ser humano desde que el tiempo es tiempo, y todos ellos son plasmados en Viaje a Sils Maria con un acierto y profundidad asombrosos.

Normalmente trato de no hablar de la sinopsis de cada peli, ya que pienso que la crítica cinematográfica –por llamarla así- va más allá de eso, pero en el caso de esta película lo encuentro especialmente relevante a la hora de hablar de los distintos niveles narrativos, así como del meta-lenguaje del guion. Entonces, tenemos como protagonista a Maria Enders (Juliette Binoche), una actriz consagrada que veinte años antes saltó a la fama por interpretar a una joven llamada Sigrid, que encandilaba y llevaba a la perdición a una importante ejecutiva llamada Helena. Actualmente, y en el contexto del reciente fallecimiento del escritor de aquella obra, María es desafiada a participar otra vez en la misma, aunque esta vez haciendo de Helena.

De este modo, el francés Olivier Assayas propone un fascinante juego de espejos entre el personaje de Binoche y esa eterna obra que parece empeñada en perseguirla y atormentarla después de tanto tiempo, desvelando poco a poco sorprendentes e interesantísimos paralelismos entre la obra y su vida, de cómo quedo anclada subconscientemente en aquel papel ingenuo y adolescente y ahora tiene que afrontar las consecuencias. El núcleo de la película, y lo que mejor funciona de la misma, se basa en la relación entre Maria y su asistente Valentine (Kristen Stewart), en la que a través de brillantes diálogos y las diversas escenas de ensayo vamos descubriendo no sólo esa resistencia a envejecer y afrontar el paso del tiempo por parte de María, sino también las diferencias generacionales, los distintos puntos de vista, los prejuicios, o las consecuencias de la irrupción de internet en el mundo del espectáculo.

Kristen-Stewart-Clouds-Of-Sils-Maria-Wallpapers

Sin duda, hay un gran guion detrás de Viaje a Sils Maria, el cual se desenvuelve sorprendentemente bien a través de ese fantástico tándem formado por Binoche y Stewart, mediante el cual vemos como la relación entre ambos personajes se va fundiendo sospechosamente con las líneas de diálogo de los ensayos que ambas practican en esa maravillosa casa en las montañas, hasta un punto en que a veces perdemos la noción de realidad-ficción debido a ese despiste al que juega Assayas constantemente. Además, el film no sólo se mueve como pez en el agua entre esa realidad-ficción que plantea, sino que funciona e interesa a muchos niveles más allá de su leitmotiv sobre la madurez y el paso del tiempo, especialmente gracias al personaje de Valentine que, más allá de ser una mera secundaria de apoyo, siempre ofrece una réplica y un punto de vista distinto e interesante sobre lo que se está contando, que junto a una interpretación sorprendentemente natural de Kristen Stewart conforma un personaje inteligente y magnético, que echamos de menos en las escenas en que no aparece.

Un atractivo trabajo visual –muy buena fotografía- termina de redondear Viaje a Sils Maria, una película que ofrece una aproximación diferente y muy interesante sobre el mundo del espectáculo y de la interpretación, analizando el cómo la ficción puede incidir de muy distintas formas en la vida de aquellas personas que se dedican a hacer esa ficción posible.

4_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Sils Maria Director: Olivier Assayas Guión: Olivier Assayas Fotografía: Yorick Le Saux Reparto: Juliette Binoche, Kristen Stewart, Chloë Grace Moretz, Johnny Flynn, Lars Eidinger, Hanns Zischler, Claire Tran, Angela Winkler, Frank M. Ahearn, Alister Mazzotti, Steffen Mennekes Distribuidora: Vértice Cine Fecha de estreno: 12/06/2015