Macbeth de Justin Kurzel

macbeth

Era el último día en el que se presentaba una película en Competición Oficial así que la mayoría de nosotros estábamos muertos. Así que muchos acogieron el inglés de Shakespeare recitado con acento escocés como una invitación a cerrar los ojos y echar una cabezadita en el Lumiere.

Servidor aguanto agarrándose a los subtítulos para seguir una trama de la que no conocía nada, no fue tarea fácil pero llegue a comprender en líneas generales escenas y sentimientos. Sin embargo, pienso que esta versión oscura y bella de Justin Kurzel del texto del inglés se disfrutara bastante más escuchando y entendiendo cada una de las palabras dichas por unos inmensos Cotillard y Fassbender.

El film comienza de forma prodigiosa, Kurzel se muestra delicado al rodar un funeral para pasar a estilizar con slow motion y montaje cambiante entre acelerado y lento una gran batalla. Los tonos son oscuros y la violencia solo se muestra explícitamente en contadas ocasiones.

En ciertas escenas uno se puede llegar a acordar del matrimonio Underwood de House of Cards, pues la pareja formada por Fassbender y Cotillard también tiene hambre de poder, y haran todo lo que sea necesario para adquirirlo.

La banda sonora ayuda a elevar a tragedia ciertas escenas, dándole una gravedad e importancia que ya poseen de por si las imágenes, por lo que a algunos espectadores puede parecerles que se han pasado con la intensidad.

Macbeth queda como un bello y oscuro relato sobre la gloria y como el ansia de poder puede llevar al hombre más honorable a actuar de forma horripilante.