MARVEL'S DAREDEVIL

Considero que si hay un superhéroe por el que es fácil sentir cierta debilidad, ese siempre ha sido Daredevil. No es el más popular, ni tampoco el más poderoso, pero desde su creación en las manos de Stan Lee y Bill Everett, hasta, por supuesto, la aparición de Born Again de Frank Miller, una de las más fascinantes obras literarias del Siglo XX, el cuernitos ha sabido hacerse un hueco como uno de los héroes más profundos desde su propio concebimiento, lleno de de metáforas sobre la propia justicia en sí (ciego, abogado por el día y vigilante por la noche), que lo llenaban acerca de una reflexión sobre el lugar en el que se encuentra la justicia. Además, con la llegada de Miller, Daredevil se separó por completo de otras series y se volvió mucho más oscura, mucho más adulta, en un momento en el que eso no era bastante común. Teniendo todo esto en cuenta, resulta bastante complicado entender cómo pudo ver la luz del día una película como el Daredevil que dirigió Mark Steven Johnson en 2003 con Ben Affleck del protagonista. Más allá del absurdo desastre que resultaba todo en ella, lo que quedaba claro es que sus creadores jamás entendieron la dimensión del personaje con el que estaban trabajando, y tratar a Daredevil como un cualquier otro superhéroe era un error garrafal.

Con los derechos de vuelta a las manos de Marvel, la duda era saber cómo buscarían enfocar al personaje. Sí, por un lado es cierto que Marvel ha sabido trazar una identidad propia para cada uno de sus personajes, llevando cada película al terreno de estos, pero aún así, todas estas tenían un carácter mucho más inofensivo del que debería tener un Daredevil ajustado al público actual. Pero han encontrado la mejor salida posible para el cuernitos, y ha sido por medio de la televisión. Lo que confirma el Daredevil de Netflix no es tanto que Marvel está trabajando con productos de una gran calidad, algo que ya sabíamos, sino que su material está siendo siempre cuidado e inspeccionado. Y es que prácticamente podríamos olvidarnos de los superhéroes y no considerar a Daredevil como tal, porque Daredevil es más una serie sobre la fuerza de la corrupción política y el debate interno entre un hombre que sabe que en su mano está impartir la justicia acerca de si debe hacerlo mediante la vía legal o la alegal. Sobre si debe ser un héroe en un despacho o en un callejón. Y si sobre el hombre con la máscara puede ser capaz de hacer que el hombre con el traje realice su trabajo de manera legal sin que nadie se lo impida.

MARVEL'S DAREDEVIL

Así, esta primera temporada no trata tanto sobre la máscara bajo la que se oculta el hombre, sino sobre el hombre siendo su propia máscara. El formato episódico permite también que nos podamos también adentrar en la mente del personaje estudiarle, tanto él, como al Kingpin al que brillantemente da vida Vicent D’Onofrio. Quizá, la mejor definición de este Daredevil es descubrir todos los miedos que forman la coraza del llamado “hombre sin miedo”, entender cómo nace ese sino, y lo que motiva a un hombre a ser un héroe. Así, la serie no escatima a la hora de estudiar al personaje, en uno de los capítulos más brillantes de la temporada titulado Nelson v. Murdock, asistimos a una larga conversación en la que se entiende sobre todo la necesidad de protección que existe intrínseca en un hombre al que el poder de los injustos le ha arrebatado todo. Ahí está, por ejemplo, la perfecta paradoja del padre que perdió por ganar. Todo al final se reduce a la necesidad de justicia, y a la necesidad del traje de héroe, que no es simplemente la máscara, pues esta es solo una extensión del traje de abogado que lleva puesto durante el día.

Obviamente, esto no queda aquí, y la serie no se olvida nunca de que pese a todo es un producto de acción, una acción rodada de manera estilosa, con vistosos planos secuencias, pero también indagando en las llagas que persiguen al héroe (posiblemente nunca habíamos visto a un héroe de Marvel salir prácticamente sin vida y sangrando de un combate hasta ahora), y por supuesto, sin olvidarse de una espectacularidad de la que hace gala especialmente en el último capítulo de la temporada con la lucha en el callejón entre Daredevil y Kingpin.

marvels-daredevil

Daredevil es otra gran piedra en el Universo Cinematográfico de Marvel, extendido por primera vez a la televisión y que tendrá su continuidad con las adaptaciones de Jessica Jones, Luke Cage y Iron Fist. Pero es otra liga distinta, es la liga de los Marvel Knights, la de Los defensores, el lado más oscuro de los héroes y, también, el más humano. Daredevil es precisamente la excelencia de las películas de Marvel llevada a la televisión, pero también es la lucha de un hombre por la justicia. La lucha por la justicia cueste lo que cueste. La lucha de Matt Murdock contra Daredevil.