Budapest

  • Va a ser la película más premiada. Junto a Birdman es la más nominada, y tiene 4 premios en el bolsillo (Mejor guión, Mejor dirección artística, Mejor vestuario y Mejor maquillaje). Y es una de las principales favoritas en las otras tres categorías técnicas en las que está presente (Mejor fotografía, Mejor montaje y Mejor banda sonora). Desde que Slumdog Millonaire ganó, la ganadora cada vez consigue menos premios, y es la opción más viable para traer de vuelta a una gran ganadora en todas las categorías.
  • Es la película de las estrellas. ¿Cuántas películas pueden presumir de tener 15 estrellas de primera fila protagonizándola? Además, todos ellos actores de prestigio. Su reparto acumula 18 nominaciones al Oscar, además de 3 estatuillas. ¿Quieren más? Miren la filmografía de Wes Anderson: no hay estrella de Hollywood con la que no haya trabajado. ¿Qué más necesita Anderson para recibir el apoyo de sus compañeros? Sobre todo teniendo en cuenta que la rama de actores es la más numerosa, y ya que no se han volcado con su colorido reparto, sería una forma de agradecerle las oportunidades dadas a su director.
  • Va siendo hora de que gane una comedia pura. En los dos años anteriores hemos visto como dos comedias (El lado bueno de las cosas y La gran estafa americana) se colaban entre las películas más nominadas. Sin embargo, ambas se fueron de los Oscar de su año como las grandes perdedoras… ¿Cuál fue la última comedia que se alzó con los Oscar? ¿The artist? ¿Chicago? Ni siquiera esas dos me parecen comedias al uso, sino dramas sazonados con buenas dosis de comedia. Siempre hablamos de lo complicado que es hacer reír y de la poca consideración que la Academia tiene a esto, pero este año tienen la oportunidad de hacer cambiar la tendencia.
  • Es el turno de Wes Anderson. Posiblemente si hay un autor absolutamente radical en Hollywood, ése es Wes Anderson. Lejos de acomodarse a las doctrinas academicistas marcadas por Hollywood, el director ha ido radicalizándose cada vez más. Y ha llegado por la puerta grande. Arrasando en nominaciones, con una película estrenada a principios de año en el Festival de Berlín, y siendo puramente él. Ésta es una forma de borrar los errores del pasado, porque ¿cuánto se habla aún de que Spielberg tuvo que hacer La lista de Schindler para conseguir el Oscar? Si hubiera ganado por E.T. la Academia se habría curado de estos comentarios. Aún está a tiempo de remediarlo.
  • La W.A. que va de Allen a Anderson. Tienes las iniciales de la comedia pura, la W. A. de Woody Allen, y no cabe duda que desde que apareció Allen, ningún otro actor en Hollywood ha elevado la comedia al plano más autoral y respetado que Anderson. De la misma forma que Allen se le reconoció premiándole Annie Hall, la Academia necesita refrendar cuanto antes a su nuevo rey de la comedia.