MEN, WOMEN & CHILDREN

Suelo echarme a temblar cuando alguien define una película como “valiente y necesaria”. Ni el coraje ni la necesidad de existir son en sí mismos valores cinematográficos, por lo que tiendo a desconfiar de esas etiquetas, que suelen enmascarar panfletos que buscan convertirse en intocables a través de su irreprochabilidad ética, aun cuando sea la estética la que uno busque poner en entredicho. He aquí, sin embargo, un ejemplo de película a la que pueden aplicarse sin rubor ambos calificativos. Es valiente, necesaria y (me permito añadir) espléndida.

Cabría decir que el director Jason Reitman ha recuperado la buena línea tras el vergonzoso descalabro de Una vida en tres días si no fuera porque su trayectoria me resulta menos indiscutible que a la mayoría, sobre todo teniendo como tengo Juno por una película francamente sobrevalorada. El hecho es que Reitman recupera el magnífico tono de su memorable Up in the air, si bien este Hombres, mujeres y niños es un título mucho más cercano al drama que aquella comedia agridulce. Parece Reitman un realizador especialmente dotado para afrontar temáticas de calado contemporáneo (véase si no la también excelente Gracias por fumar), y así opta en esta ocasión por ofrecernos un retrato implacable del modo en que las relaciones familiares, sociales y sexuales han sido alteradas por la era de las nuevas tecnologías que dominan nuestras vidas. Nada es ni volverá a ser lo mismo desde el momento en que nuestras vidas son públicas a través de Facebook, la gente no habla con quien está cerca porque prefiere como interlocutor al que está lejos (e incluso a quien no conoce) y la inmediata conectividad online ofrece impagable consejo y solidaridad cibernética a cualquier adolescente que escoja morir a base de dejar de comer. La noticia no es, sin embargo, que por fin un cineasta de relieve se haya propuesto retratar sin miramientos esta nueva sociedad digital, con sus nuevas interacciones personales. Bueno, sí lo es, pero hay otra noticia aún mejor: que lo ha hecho muy bien.

El guión, del propio Reitman con la colaboración de Erin Cressida Wilson basándose en una novela del mismo título, pone de relieve un acercamiento a la complejidad de estos temas que es completamente ajeno a apriorismos o concepciones maniqueas. La conclusión de la película no es necesariamente catastrofista en lo que respecta a la presencia (que no tiene marcha atrás) de la tecnología de la comunicación en nuestras vidas, aunque quizá sí lo sea en cuanto al modo en que esta tecnología facilita la ascensión a la superficie, y hasta la entronización, de los aspectos más abyectos que subyacen en la naturaleza humana. Las webs que facilitan encuentros sexuales más o menos intrascendentes no han inventado la infidelidad: tan solo la ponen más a mano y a flor de piel. Es la crisis moral de los tiempos que vivimos, y no la existencia de whatsapp o la obsesión por los videojuegos, la que ha dado como fruto esta generación de adolescentes incultos e insensibles que habita el mundo, pero estas aplicaciones y la democratización de sus dispositivos han acentuado las dosis de crueldad más o menos inconsciente que caracterizan desde siempre al ser humano desde la pubertad a la madurez.

MEN, WOMEN & CHILDREN

Reitman se contenta (no es poco) con poner ante nuestros ojos situaciones que resultan dolorosas en su completa credibilidad, descartando la presunción de ofrecer condenas rotundas o presuntas soluciones. Si acaso, Reitman lanza un mensaje de alerta, pero es una alerta tan global, y que atañe a tan variados aspectos de la sociedad moderna, que no hay por qué entenderla estrictamente como una alarma ante las posibilidades de envilecimiento que ofrece internet. Hombres, mujeres y niños porta un mensaje de precaución ante la red en la misma medida que lo porta ante el exceso de precaución ante la red. En este sentido destaca el personaje interpretado por Jennifer Garner, obsesionada por controlar las contraseñas y el acceso a internet de su hija, hasta el punto de hacerse pasar por ella en charlas cibernéticas para modular su existencia. El que hacia el final la veamos llorando en un pasillo de hospital, en uno de los momentos más conmovedores de la película, contiene una doble advertencia: por un lado, sobre lo fútil y hasta contraproducente que puede ser intentar controlar las vidas de nuestros seres queridos; por otro, sobre el ejercicio vano y fallido desde el inicio de pretender ponerle puertas al campo, o soplar contra el viento.

Garner no es la única que sorprende por su buen hacer en un muy atinado reparto coral. El frecuentemente excesivo Adam Sandler desborda humanidad y contención en su papel, especialmente en una escena de desayuno, destinada a convertirse en legendaria, con su esposa interpretada por la (esta vez sí) siempre formidable Rosemarie DeWitt. Destaca asimismo un excelente Dean Norris, actor secundario que ha florecido a partir de su participación en la ya mítica serie Breaking bad. Junto a estos y otros adultos, vemos brillar a una serie de actrices y actores jóvenes que llevan a cabo auténticas creaciones, rebosantes todos ellos de credibilidad y matices. Es muy probable que en el porvenir se recuerde esta película como el vivero de una serie de estrellas del futuro, de igual modo que a día de hoy se recuerda La ley de la calle con sus Dilon, Lane, Fishburne y demás.

MEN, WOMEN & CHILDREN

En el apartado negativo, y como quizá único elemento discordante, hay que señalar la incómoda e improcedente voz en off de Emma Thompson. Nada aporta esta voz narradora a la fluidez de la historia, haciéndonos albergar la sospecha de que fue puesta ahí como forma más o menos rutinaria y convencional de comenzar y concluir la cinta. Flaco favor le hace a la misma, especialmente al final, cuando dicha voz en off (por bien modulada que sea capaz de emitirla la eminente actriz británica) se permite intentar reconfortarnos con una serie de moralinas de todo a cien, cuando precisamente uno de los alicientes de Hombres, mujeres y niños es precisamente (o así la veo yo) su completa falta de pretensiones moralizantes.

4_estrellas

Ficha técnica:

Título Original: Men, Women and Children Director: Jason Reitman Guión: Jason Reitman, Erin Cressida Wilson Fotografía: Eric Steelberg Reparto: Adam Sandler, Jennifer Garner, Rosemarie DeWitt, Emma Thompson, Judy Greer, Katherine Hughes, Ansel Elgort, Dean Norris, J.K. Simmons, Kaitlyn Dever, Dennis Haysbert Distribuidora: Paramount Fecha de estreno: 05/12/2014