kiss

Ávidos por un nuevo hit al que adular tras una época un tanto floja en cuanto a sagas blockbusters y best sellers, llega a la pequeña pantalla y gracias a la amabilidad de Twentieth Century Fox Home Entertainment en HD, Bajo la misma estrella, la versión cinematográfica de la homónima novela de John Green y que ha logrado aunar en elogios a prensa y público. La historia narra la vida de Hazel (Shailene Woodley), una joven con una enfermedad terminal y que, a diferencia de sus padres, ya ha aceptado el poco tiempo que le queda de vida. Pero todo esto cambia cuando conoce en un grupo de apoyo a Agustus Walters (Ansel Elgort), un galán de extrañas costumbres que le enseñará el verdadero significado de la vida y a valorar cada momento como si fuera el último, algo a lo que ella no está del todo acostumbrada. Esta premisa le sirve al director para plantarnos una balada un tanto desafinada sobre el amor, el respeto y el compañerismo.

Antes de nada creo que es importante matizar que no soy especialmente fanática de los best sellers y que rara vez he podido terminar alguno. Suelo encontrar las historias manidas y sin fuste, por lo cual empatizar con lo que intenta transmitir el autor es harto complicado si partimos de una premisa así. No obstante, siempre hay excepciones pero Bajo la misma estrella, a mi humilde opinión, no es el caso. Y aunque he podido disfrutarla en un HD impecable y con la facilidad y comodidad de descargarla a través de iTunes y poder verla a placer, lo cierto es que la cinta de Josh Boone se ha convertido en un flop a medida que avanzaba la historia para desembocar en un final lacrimógeno que convierte la cinta del norteamericano en un ejercicio largo y pretencioso. Con esto no quiero decir que Bajo la misma estrella no sea una apuesta distinta y necesaria para la buena salud del cine actual, pero eso no quita que vuelve a ser el mismo perro con diferente collar (Un paseo para recordar, Polseres Vermelles, Noviembre dulce, etc…). Una historia de amor al uso, con tintes de comedia pero que desemboca en un drama tan innecesario como inesperado con el momento de la revelación de Augustus, que hace temblar los cimientos de un discurso de Boone que ya queda perfectamente claro y remarcado con estrellitas. Lo que sigue no deja de ser desconcertante: William Dafoe, el viaje a Amsterdam, el amigo ciego lanzando huevos como si tuviera un hijo en la cárcel, la falta de medida y sujeción del acting de unos padres que a veces se pasan tan de rosca que no te los crees. En definitiva, un aderezo que te saca de una historia que debería residir en ellos dos y no en una puesta en escena y complementos que se pierden por otros derroteros.

the-fault-in-our-stars-movie-poster-201

Por otro lado, el acting no merece queja alguna. El reparto se conforma sólido, sobre todo los dos protagonistas que despuntan por su sencillez y madurez a la hora de abordar un papel que puede ser un arma de doble filo y un resorte hacia el puro drama folletinesco. Pero Boone sabe contener a Shailene Woodley y a Ansel Elgort para que de ahí nazca una estrella. Pequeña y previsible, pero una estrella al fin y al cabo, que brilla con luz propia y ayuda a pasar por el trance de una historia que, como dije anteriormente, se vuelve previsible y aburrida. Y eso que el mensaje de la vida siempre subyace sobre la esperanza de que de un momento a otro vaya a pasar algo que nos haga pensar que estamos ante una cinta diferente.

Respecto a la factura técnica y el planteamiento visual y narrativo, lo cierto es que la cinta de Boone bascula perfectamente entre el drama teen y una epopeya de proporciones dantescas, pero contenida en un guión que le quita hierro a la historia. Los bucólicos paisajes de Ámsterdam le sirven al director para conformar un paisaje distinto en donde respirar de tanta muerte y enfermedad, pero que a su vez sirve como punto de giro dramático hacia el final de la cinta. Un montaje dinámico, la inserción de un original grafismo y un sobre exceso de música, completan el apartado técnico. 

richards_pic

Probablemente si tuviera que recomendar Bajo la misma estrella sería un tanto reticente. No porque la historia esté mal contada o el acting sea deficiente, sino porque su manera de abordar un tema ya conocido resulta precario y previsible. No hay ningún momento a lo largo de la cinta de Boone que te deje pensando “esto no me lo esperaba”. Y pese a no tener voluntad de ello, el espectador busca ávidamente que lo sorprendan y jueguen con él. Entonces, Bajo la misma estrella no es su cinta. No obstante, si que puede servir como un visionado ligero cuando lo único que te apetece es dejar la mente en blanco. La edición en HD de Twentieth Century Fox Home Entertainment es una auténtica gozada, e incluye extras como escenas eliminadas, entrevistas y fotos del rodaje.

¿Qué es el Digital HD?

Bajo la misma estrella se estrenó en DVD y Blu-ray el pasado 31 de octubre pero pudo disfrutarse en Digital HD un poco antes, a partir del 24 del pasado mes. ¿Y qué es el Digital HD? Es una nueva forma de disfrutar de las películas que se adapta a tu estilo de vida digital, ofreciéndote versatilidad y comodidad a un precio accesible. El Digital HD te permite un acceso anticipado para ver tus películas favoritas en alta definición a través de una variedad de dispositivos conectados en cualquier momento y en cualquier lugar. Con esta nueva forma de visionado tienes acceso exclusivo a tus películas favoritas, semanas antes de que salgan en DVD y Blu-ray (en títulos seleccionados). Los precios de Fox para que puedas ver los próximos títulos de Fox en DHD y cuál es el PVPR de la descargada digital, que es de 9,99, se pueden ver en www.foxdigitalhd.es