Alexander and the Terrible, Horrible, No Good, Very Bad Day

Con el cambio de siglo Disney se perdió, mientras que Pixar y Dreamworks empezaban a dominar nuevas técnicas de animación, ellos tras su última época dorada, tampoco conseguían encontrar la forma de dar con el nuevo cine de animación, películas como Dinosaurio fueron una clara muestra de que Disney no sabía cómo equilibrar la animación por ordenador con un guión consistente. Estaban perdidos, su últimas películas de animación tradicional como Hermano Oso o Zafarrancho en el rancho, y las nuevas en 3D como Chicken Little o Bolt, parecían aventurar una época de la que a Disney le constaría salir. Fue entonces, cuando decidieron mirar atrás, mirar lo que habían hecho, no se amedrentaron y volvieron atrás, apostando por la animación tradicional con Tiana y el sapo, fue ahí donde llegó el cambio. Ésta, y Enredados ya en 3D demostraban que Disney empezaba a centrarse. Y ¡Rompe Ralph! y Frozen: El reino de hielo, dos de las mejores películas de animación de los últimos tiempos, demostraban que la casa de Mickey Mouse empezaba a volver a encontrar su lugar.

Pero Disney es mucho más que eso, ahora, con las espaldas bien cubiertas gracias a la seguridad económica que les proporciona tener en su cartera las películas de Marvel y también la nueva saga de Star Wars, llegaba la hora de dar forma a Disney en todo su esplendor. Probaron con películas de aventuras como John Carter o El llanero solitario, dos películas vilipendiadas que eran grandes entretenimientos, pero que fueron un enorme fracaso, entre otras cosas, porque tampoco estaba en ellas la esencia del cine de acción real de Disney. Una vez han tenido que volver primero a mirar atrás, y Al encuentro de Mr. Banks ha sido posible una piedra definitiva para que Disney haya encontrado cuál era el camino que querían seguir en el cine de acción real, ese cine para toda la familia que no hace mucho dio productos tan loables como Cariño, he encogido a los niños y su secuela, Cheque en blanco o George de la jungla, producto que se distinguían perfectamente, no sólo por seguir el mismo trazado de su cine de animación, sino de ser películas enfocadas al entretenimiento familiar en su mayor esplendor, productos livianos de poco trasfondo pero que cumplían a la perfección el objetivo que se proponían, películas capaz de entretener desde a los niños más pequeños, hasta a los padres que les acompañaban, y sin hacerles sentir ser demasiados tontos.

Alexander and the Terrible, Horrible, No Good, Very Bad Day

Es por esto, como persona que se ha criado con el cine Disney, y no sólo el de animación, que me congratula enormemente toparme con una película como Alexander y el día terrible, horrible, espantoso, horroroso, porque es una película como las que Disney hace tiempo que no hacía y es básica y simplemente eso, una película Disney para toda la familia. La película está basada en el popular cuento de Judith Viorst, cuenta la historia de Alexander, un niño que está rodeado por la mala suerte y siente que todos sus días son horribles, pero además, está cansado de que su familia se siente a cenar y a contar los magníficos que han sido sus días. Aprovechando su cumpleaños, Alexander pedirá un deseo, quiere que toda su familia tenga un día tan horrible como el suyo, y esto se cumplirá, catástrofe tras catástrofe, la familia entera tendrá que tratar de superar todas las catastróficas desdichas que se les sucederán a lo largo del día.

Obviamente, quien esperé aquí una reinvención del cuento infantil, de la misma forma que Spike Jonze hizo con Donde viven los monstruos, acabará decepcionado. Porque Miguel Arteta ha demostrado ser un autor interesante en películas como The good girl o Convención en Cedar Rapids, pero desde luego sus intenciones se encuentran en las antípodas de las de Jonze, y el material original, por supuesto, es mucho menos complejo que el de la obra de Maurice Sendak. Alexander y el día terrible, horrible, espantoso, horroroso es simplemente una obra afable, hecha con el único objetivo de agradar, y lo consigue, porque tiene el mismo ritmo de una sitcom televisiva, sus personajes son fácilmente identificables, y la mayor virtud de Arteta está en conseguir que todo acabe pareciendo algo más que una yincana de sucesos a superar.

Alexander and the Terrible, Horrible, No Good, Very Bad Day

Alexander y el día terrible, horrible, espantoso, horroroso es puro cine Disney, un caramelo para que lo disfrute toda la familia. Una obra hecha para enmarcar un mensaje, que ni siquiera es tan criticable o conservacionalista como otros que pudiera emitir las películas Disney, porque la película no se limita a ensalzar la institución de la familia, sino a hablar de la necesaria unión con las personas que quieres para disfrutar las adversidades. Ahora que se acercan las navidades, aunque el tiempo no parezca querer avisarnos de ello, si hay una película ideal para disfrutar de la tarde en familia en unos cines esa es Alexander y el día terrible, horrible, espantoso, horroroso, porque al fin y al cabo, es claramente Disney, y lo echábamos de menos.

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título Original: Alexander and the Terrible, Horrible, No Good, Very Bad Day Director: Miguel Arteta Guión: Lisa Cholodenko, Rob Lieber Música: Christophe Beck Fotografía: Terry Stacey Reparto: Steve Carell, Jennifer Garner, Bella Thorne, Jennifer Coolidge, Megan Mullally, Burn Gorman, Dylan Minnette, Kerris Dorsey Distribuidora: Disney Fecha de estreno: 07/11/2014