Denzel Washington

El género de acción tiene múltiples ramificaciones, todas con un punto en común: Están saturadas. Hoy en día se hacen veinte mil películas protagonizadas por Jason Statham, Arnold Schwarzenegger y demás tropa de combatientes anabolizados en cuerpo y mente. Y toda esta colección de películas invita en su mayor parte a la siesta y la modorra pues son tan iguales en argumentos o virtudes artísticas si es que las tienen que se podría ver una y hacer la sinopsis de otras diez a partir de lo visto en esa.

Por eso, que The Equalizer (El protector) asome la cabeza en la cartelera supone un parcial soplo de aire fresco en el sobresaturado género de acción. La nueva cinta de Antoine Fuqua, conocido sobre todo por Training Day en donde ya aparecía el bueno de Denzel (que ganó el Oscar y todo), tiene suficientes alicientes para ser vista sin que a uno le invada la desidia.

¿Y eso por qué? Porque Antoine Fuqua ha conseguido un personaje ya de por sí mítico como es The Equalizer (El protector), una especie de justiciero que ya repartió a diestro y siniestro a los ‘malos’ en la serie de los 80 y que vuelve aquí con un halo de misterio y sofisticación. De ello además se encarga Denzel Washington que con su carisma ya hace tremendamente interesante verle en la pantalla hablando o repartiendo estopa.

Denzel Washington;David Harbour

Pero además el director estadounidense ha dado un aire elegante a toda la película. Le ha conferido estilo a pesar de que el argumento carece de él, ha conseguido hacer de la violencia un pequeño arte, quizá siguiendo los pasos de directores asiáticos que aplican un marcado estilismo visual a las escenas de lucha (imposible no recordar en cierta parte a The Grandmaster, la revisión de la vida de Ip Man que dirigió Wong Kar-Wai el pasado año) haciendo la película visualmente atractiva en muchos momentos, incluso llegando a niveles brillantes en situaciones puntuales que hacen sonreír al espectador pues el mito del protagonista se une a el apartado visual dejándonos algunas escenas impagables por divertidas e impactantes.

Denzel Washington está acompañado de Chlöe Grace Moretz como segunda estrella del reparto si bien ella sólo actúa como catalizador en la película, cosa que se agradece mucho pues evita tontos argumentos románticos que tan comunes son en estas cintas y tan mal quedan siempre, más aún en un argumento que no es ninguna maravilla y que tiene lo justo para mantener el interés del espectador de forma prácticamente constante en su excesivamente largo metraje.

Denzel Washington;Chloe Grace Moretz

Aunque no sobra nada especialmente es cierto que algunas escenas están alargadas innecesariamente y hace que se resienta un poco la cinta incluso aunque ayude que Denzel se dedique a repartir un minuto después.

The Equalizer (El protector) ha sido criticada por ser más de lo mismo y en parte lo es pero no hay que olvidar que tiene un objetivo claro, entretener. Y lo consigue incluso por encima de bastantes cintas de este estilo. Da lo que se la pide y un poquito más. Y ese poquito marca una diferencia suficientemente grande como para darle una oportunidad a Denzel y disfrutar.

Ficha técnica:

Título original: The Equalizer Director: Antoine Fuqua Guión: Richard Wenk Música: Harry Gregson-Williams Fotografía: Mauro Fiore Reparto: Denzel Washington, Chloë Grace Moretz, Melissa Leo, Haley Bennett, Marton Csokas, Dan Bilzerian, Bill Pullman Distribuidora: Sony Pictures Fecha de estreno: 17/10/2014