TEENAGE MUTANT NINJA TURTLES

Uno de mis primeros recuerdos cinéfilos es ver Las tortugas ninja en el cine, este recuerdo es tan difuso que ni tan siquiera soy capaz de recordar si se trató de la primera entrega o de la segunda. Lo cierto es que apenas he vuelto a ellas, en los pequeños fragmentos que he visto de estas películas tiempo después me han parecido obras terriblemente acartonadas, dependientes de su tiempo. Cosa que no me importó demasiado cuando de pequeño trotaba y gritaba al grito de “¡Cowabunga!” mientras que fingía ser una de esas cuatro tortugas con nombres de pintores renacentistas italianos. La gracia de estos singulares personajes es que eran radicalmente divertidos, su personalidad estaba suficientemente bien marcada como para que cada niño tuviera a su favorita y se identificara a la perfección con él. Algo que supieron imitar con acierto otros grupos de superhéroes como Power Rangers, e incluso imagino que hoy, el efecto de Los vengadores será similar para cualquier chaval que se acerque a ellos con la misma edad que yo lo hice a estas tortugas antropomórficas.

El estreno de Ninja Turtles, no es el primer intento de resucitar la fama de los personajes creados por Kevin Eastman y Peter Laird a mediados de los años 80, hace ya siete años que se intentó con una película de animación, llamada, al igual que el cómic, Tortugas ninja jóvenes mutantes. Quizá es fácil pensar que por el carácter de los personajes, la animación podría ser su medio natural, de hecho, la serie de animación creada por David Wise era fantástica. Pero para desaliento de quien esto escribe, la película dirigida por Kevin Munroe era, a resumidas cuentas, un coñazo de tomo y lomo, que lejos de despertar ese maravilloso sentimiento de nostalgia que tanto esperaba, lo que hizo fue minar mi ánimo a sabiendas de que mi cariño por estas tortugas podría ser simplemente una de esas inexplicables filias que el tiempo tiende a ensanchar en la cabeza. Cuando se anunció una nueva película de las famosas tortugas producida por Michael Bay, fue sin duda la de un temor horrible a que aquel mito de mi infancia se destruyese por completo, aunque sin embargo, no podía evitar sentir curiosidad por ver cómo reaccionaría ante esta nueva versión de Donatello, Michelangelo, Raphael y Leonardo.

TEENAGE MUTANT NINJA TURTLES

Quizá lo más positivo de estas Ninja turtles (que al igual que Los Muppets, inexplicablemente se ha optado por la no traducción), sea sin duda que es una película que parece hecha hace 20 años, pero con una estética que la aleja de ese tono de cartón piedra que tenían las primeras películas. Así, la historia se reinicia, para contarnos la historia de cómo Nueva York está aterrorizada por una peligrosa banda criminal, y estos seres que viven en las alcantarillas serán los únicos que podrán detenerles. Una periodista será quién las descubra y con ello descubra el origen de estos peculiares superhéroes, un origen que también tiene mucho que ver con las malévolas intenciones de un empresario que está detrás de todo este crimen.

Es un lujo que en un Hollywood que parece dominado por obras impregnadas de un tono oscuro y lúgubre, dónde todo tiene que ser excepcionalmente sobrio, y acabe resultando tan aburrido, el mejor ejemplo de esto es la reciente Godzilla, aparezcan películas tan livianas y divertidas como ésta. Porque estamos ante una película que conoce a la perfección sus propósitos y siempre opta por apostar por ellos sin ponerse otras metas. Hacer una película con un guión facilón, una trama realmente simplista y unos personajes que no salen del estereotipo, no tiene que ser algo necesariamente malo cuando tu propósito es mantener al espectador entretenido por poco más de 90 minutos (¡tan sólo eso!, ¡gracias!), y jamás pretendes ir más allá. Es más, incluso cuando estamos en una película como ésta, en la que no tienes un solo héroe, sino cuatro. Y cuatro tipos como decíamos antes que son tan singulares que cada uno tiene su propia personalidad, esto te permite que tanto la presentación como la manera de perfilarlos sea realmente sencilla y accesible, sin mayores aspavientos de grandeza, y sin buscarlos a sabiendas de que no es lo busca tu público potencial.

TEENAGE MUTANT NINJA TURTLES

Y en su función como producto de entretenimiento, Ninja turtles es una película perfecta, porque es realmente electrizante. Lo primero que nos encontramos es una animación espectacular de todos los personajes, algo vital cuando tienes que inmiscuirlas en una película de acción real con vibrantes escenas de acción, unas escenas que además, están rodadas a la perfección, posiblemente lo mejor que ha filmado Jonathan Liebesman, y que por suerte, están medidas a la perfección, sabiendo esquivar esa tendencia a lo excesivo que suele tener Bay, especialmente en la saga de Transformers. Pero es que además, Ninja Turtles es una película realmente divertida, una película que siempre encuentra el chiste oportuno, el que debe quitar hierro al asunto. Siempre sabe el momento en el que debe llegar, y nunca se alarga demasiado, hace del humor un arma poderosa para hacer todo más llevadero, y sí, una vez más se agradece.

No, desde luego que Ninja turtles no es una gran película, y no lo es porque sabe que no puede serlo, y tampoco lo intenta, y se aprecia porque eso la hace perfecta como lo que es, un extraordinario producto de entretenimiento. Una película que sin lugar a dudas hará que lo más pequeños alucinen y se lo pasen bomba viéndola. Y qué narices, mi niño interior también se despertó y se lo pasó genial al grito de “¡Cowabunga!”.

Ficha técnica:

Título original: Teenage Mutant Ninja Turtles Director: Jonathan Liebesman Guión: Josh Applebaum, Andre Nemec Música: Brian Tyler Fotografía: Lula Carvalho Reparto: Megan Fox, Alan Ritchson, William Fichtner, Alan Ritchson, Noel Fisher, Jeremy Howard, Johnny Knoxville, Tony Shalhoub, Tohoru Masamune, Whoopi Goldberg, Minae Noji Distribuidora: Paramount Fecha de estreno: 17/10/2014