La princesa prometida

La princesa prometida se ha convertido ya en una de las grandes películas de aventuras de la historia del cine. Motivos no sobran, ya que estamos ante una de las películas más vivas y alegres de la década de los 80. La gran película filmada por Rob Reiner se vio por primera vez tal día como hoy hace 27 años. Aprovechamos para contar diez cosas que quizá no sabíais sobre ella.

Título original: The Princess Bride
Director: Rob Reiner
Fecha de estreno: 9 de octubre de 1987
Premios:

– 1 nominación al Oscar (Mejor canción)

André el gigante tenía problemas de espalda durante el rodaje, y pese a su gran envergadura y la fuerza que había mostrado siempre en la lucha libre, no podía levantar nada pesado. Robin Wright tuvo que ser agarrada con cables en la escena donde Buttercup salta de la ventana del castillo a los brazos de Fezzik, porque el actor no podía sostenerla.

► Durante el rodaje de algunas escenas, el clima se volvió realmente frío y Robin Wright apenas podía soportarlo. André el gigante la ayudó colocando una de sus manos en su cabeza, sus manos eran tan grandes que con ella cubría toda la parte superior de la cabeza manteniéndola caliente.

► Las ratas gigantes fueron creadas con actores enanos dentro de los trajes de rata. Un día, uno de los actores fue detenido por exceso de velocidad y arrestado, los cineastas tuvieron que sacarle de la cárcel para poder rodar una escena.

Mandy Patinkin sufrió una lesión rodando la película, pero no fue en ninguna escena de acción, sino que se hizo daño en las costillas tratando de aguantar su risa con Billy Crystal. De hecho, en una escena se puede ver como el actor trata de aguantarse la risa.

► El escritor William Goldman estaba en el set durante una de las escenas del bosque en la que el vestido de Robin Wright se incendió. Goldman sabía que esto era intencionado, pero estaba tan metido de lleno en la historia que grito: “¡Su vestido está en llamas!”, arruinando así la toma.

► El director Rob Reiner abandonó el set en alguna de las escenas de Billy Crystal porque se reía tan fuerte que empezaba a sentir nauseas.

Cary Elwes fue fichado porque a Rob Reiner le recordaba a Douglas Fairbanks y Errol Flynn en sus encarnaciones de Robin Hood. Más tarde, Elwes parodió a Robin Hood en Las locas, locas aventuras de Robin Hood.

Mark Knopfler accedió a escribir la música de la película con una curiosa condición. Le dijo a Rob Reiner que debía aparecer en la película el sombrero que el propio Reiner lucía en This is Spinal Tap. El sombrero aparece en la habitación del nieto.

Kareem Abdul-Jabbar ansiaba interpretar a Fezzik y se ofreció voluntario para interpretarlo, pero finalmente no pudo hacerlo porque el rodaje entraba en conflicto con su calendario de la NBA.

Courtney Cox y Meg Ryan hicieron audiciones para el papel de la Princesa Buttercup, también Uma Thurman, pero fue rechazada porque era demasiado exótica para el papel. Whoopi Goldberg también hizo una campaña para conseguir el papel.