El mariachi

Tal día como hoy hace 22 años el festival de Telluride acogía el nacimiento de un cineasta llamado Robert Rodríguez. Llegaba con El mariachi, una cinta modesta rodada en español que apenas había costado 7.000 dólares, unos 7.000 dólares salidos de un director que se implicó al máximo en la película que quería rodar. Os contamos diez cosas que quizá no sabíais de ella.

Título original: El mariachi
Director: Robert Rodríguez
Fecha de estreno: 4 de septiembre de 1992
Premios:

– 1 premio Independent Spirit a la Mejor ópera prima. 1 nominación a Mejor director.

Robert Rodríguez calculó que la película costaría unos 9.000 dólares, finalmente, el presupuesto se redujo hasta 7.000 porque el director rodó la mayoría de las escenas en una sola toma. Aún así, el director dijo que de no ser por los costos de procesamiento y telecine, tan sólo habría costado 600 dólares.

► Para conseguir el dinero para financiar la película, Rodríguez estuvo durante un mes sometiéndose a pruebas de laboratorio, donde se le inyectaron medicinas en fase beta para reducir el colesterol. Estuvo un mes entero cobrando 100 dólares al día. La mayor parte del guión la escribió estando encerrado en el laboratorio. La mayor parte de esos 7.000 dólares se gastaron en la cámara. La versión que llegó a los cines tuvo detrás de ella un presupuesto de 1 millón de dólares de post-producción y promoción.

Robert Rodríguez fue productor, director, escritor, editor de efectos especiales… El único trabajo que no hizo fue actuar, y eso era porque no había nadie más para manejar la cámara.

► Para advertir a la gente de que estaba rodando, Robert Rodríguez ponía una advertencia al final de la calle diciendo que estaba filmando. Lo escribió en inglés para que nadie pudiera entender lo que significaba.

► Para las tomas con la cámara en movimiento, Rodríguez se sentó en una silla de ruedas rota y fue empujado.

► El dueño del hotel y el camarero eran presentadores de noticias locales que estaban hablando mal de la película, Rodríguez les dio el papel para que dejasen de hacerlo.

► Muchos cambios de la película se hicieron por la austeridad con la que Rodríguez quería rodar. Cada vez que los actores se equivocaban en una toma, Rodríguez cortaba a un ángulo diferente justo antes del error y repetía la escena desde el fallo, en lugar de repetir toda la escena.

► El sonido fue grabado con una grabadora de casette ordinaria y un micrófono. Los actores rodaban la escena e inmediatamente después repetían toda su diálogo a la grabadora, para que estos pudieran repetirlo con las mismas palabras y el mismo ritmo y pudiera estar fácilmente sincronizado.

► La mayoría de las armas usadas en la película son pistolas de agua, aunque había algunas reales que venían prestadas de la policía. En una de las tomas del final, se puede ver a un policía dormido en un banco, este policía era el encargado de la supervisión del uso de armas de ese día.

Robert Rodríguez escribió el guión en inglés para practicar, y más tarde fue traducido a un español coloquial por Carlos Gallardo.