2429_D003_01180R

Está verdaderamente edulcorada la cartelera en estas semanas, el verano parece que arrastra consigo un buen puñado de títulos de corte romántico adolescente que se hace un hueco en la taquilla española. A Perdona si te llamo amor y Bajo la misma estrella se unen en este fin de semana Ahora y siempre y Más allá del amor, todas películas de corte juvenil con temática romántica. El amante de este tipo de cine debería estar de enhorabuena ante la multitud de títulos de los que dispone para satisfacer su cinefilia (o como lo quieran llamar). Desconozco la calidad de las primeras tres opciones, no he tenido aún la oportunidad de ver dichos títulos, pero se me encomendó la tarea de hacer la crítica de Más allá del amor pensando que no sería una gran película pero que tampoco estaría del todo mal.

Bien, dicho esto, la película es un bodrio de proporciones bíblicas. Lo siento, no hay más, no vamos a ponernos a intentar buscar cosas buenas sobre este engendro porque no las tiene, hablando claro. Si cogemos una coctelera y echamos en ella personajes planos y sin química, un guión plagado de estereotipos sobre romances adolescentes, sacos de azúcar y purpurina, un toque de telefilm dominguero y lo agitamos bien, puede que tengamos el cóctel más repugnante y edulcorado de la historia del cine, el llamado Más allá del amor.

Vayamos por partes, empezando por el guión. No tengo ni idea de cómo será la novela de Scott Spencer ni la adaptación original de Franco Zeffirelli (y francamente, visto lo visto, no tengo el más mínimo interés en comprobar la calidad de ambos), pero el guión de Más allá del amor es de risa. Todos los clichés imaginables que puedan darse en una película de amor adolescente están en ella, no falta ni uno. Por no hablar de unos diálogos de lo más transcendental y original, con una profundidad impresionante, dialéctica de calidad, vamos. La dirección de Shana Feste, que hace que la película parezca un telefilm de hora de la siesta, ayuda a que la película se hunda aún más si cabe.

2429_D023_00280R

En segundo lugar, el tema de los personajes. Tenemos por un lado a Alex Pettyfer haciendo del chico de la película, el típico chaval con pinta de duro pero que en el fondo es sensible y blandito, que es buen estudiante pero prefiere arreglar coches en el taller de su padre (un padre que es enrollado y guay, con una gran relación con su hijo). Por otro lado está Gabriella Wilde como la chica, una pobre adolescente que se ha visto relegada en un segundo plano en el instituto por problemas de integración, debido a la muerte de su hermano mayor, muerte por la cual toda su familia arrastra un trauma. Y en tercer lugar está Bruce Greenwood como el padre de la chica, un padre malo malísimo que se muestra de lo más disconforme ante la relación de su hija con Pettyfer. Entre los secundarios no faltan clásicos como el típico amigo que va de graciosillo o la típica ex novia retorcida y vengativa. Todo muy original, como ya decíamos.

La química entre Pettyfer y Wilde es tan inexistente y sus personajes son tan básicos y planos, que nos es imposible creernos por un momento esta especie de parodia cutre de Montescos y Capuletos. No es creíble su historia de amor, está tan repleta de tópicos y resulta tan artificial y forzado todo lo que ocurre que lo único que pensaba todo el tiempo era: Por Wilder, ¿quién demonios ha vivido algo así?

Es complicado pensar a quien puede gustar una película como Más allá del amor, a qué tipo de público puede interesar un fraude así. Quizás si eres adolescente, amante de los dramas románticos juveniles con aroma a telefilm y te encuentres vulnerable emocionalmente, puede que solo te parezca mala. Para el resto de mortales, Más allá del amor será, casi con toda seguridad, una manera lenta y dolorosa de tirar 105 minutos a la basura.

Ficha técnica:

Título original: Endless Love Director: Shana Feste Guión: Shana Feste, Joshua Safran Música: Christophe Beck Fotografía: Andrew Dunn Reparto: Alex Pettyfer, Rhys Wakefield, Robert Patrick, Joely Richardson, Bruce Greenwood,Gabriella Wilde, Emma Rigby, Dayo Okeniyi, Anna Enger Distribuidora: Universal Pictures Fecha de estreno: 11/07/2014