Disney's MALEFICENT Maleficent (Angelina Jolie) Ph: Film Frame ©Disney 2014

Cuando hace ya dieciséis años vimos aquella horrible versión de La Cenicienta que era Por siempre jamás, jamás pensamos que la moda de volver a revisar los clásicos infantiles de la literatura, que además Disney ya había adaptado con acierto a lo largo de su historia en magistrales cintas de animación, empezaría a convertirse en una constante de Hollywood. En esto han influido principalmente dos cosas, los éxitos de Alicia en el país de las maravillas de Tim Burton  y la serie Érase una vez. Pero con cada película nueva que se estrena, no puedo estar más convencido que las obras de Charles Perrault, Los Hermanos Grimm o Hans Christian Andersen no son obras hechas para interpretarlas en el cine de acción real. Es más, y aunque suene antipopular, la única versión de todas éstas que nos han llegado estos últimos años que me ha convencido fue la Blancanieves de Tarsem Singh, precisamente por ser una propuesta completamente alocada, que se alejaba de cualquier planteamiento mágico, para realizar una comedia completamente esperpéntica y pasada de rosca. Y Maléfica tiene momentos que se acercan a la película de Tarsem, pero que no sabe mantener ese tono que pide a gritos. Como sea, parece que tenemos clásicos re-adaptados para los próximos años para dar y tomar, los próximos además vendrán de autores tan interesantes como Kenneth Branagh y Sofia Coppola que adaptarán La Cenicienta y La Sirenita respectivamente ¿serán ellos capaces de realizar obras realmente interesantes con ese material que tienen entre manos?.

Lo primero que choca en Maléfica, esta nueva re-escritura de La bella durmiente es precisamente el hecho de enfocar la historia sobre el villano de la historia, algo que realmente podría haber dado una visión mucho más interesante a la historia. Por desgracia, esto también supone una losa sobre la historia, porque no puedes tener a Angelina Jolie como protagonista de la historia y que encima sea un personaje cruel y despiadado. Esta Maléfica se nos presenta como una bondadosa hada del bosque que tiene que proteger las ciénagas en las que vive de los despiadados humanos que tratan de hacerse con ella y arrasarlas. El problema llegará cuando un hombre del que ha estado enamorado toda su vida la traicione, éste no será capaz de matarla, pero le arrancará las alas para convertirse en el rey del reino, desatando toda la ira de Maléfica, que tras el nacimiento de su primera hija la maldecirá con esa maldición que ya todos conocemos.

ac1497_ddl_v1138.1090_R

Hubiera estado bien entender los motivos por los que Maléfica se hace mala, arrastrada al odio por culpa de la traición, pero el problema es que la película no se atreve a quedarse ahí. Crea una conexión entre Maléfica y una Aurora ya adolescente, que está a punto de cumplir los 16 años y caer en ese sueño profundo, para humanizar al malvada hada. Lo más divertido de todo esto es lo abiertamente lésbica que es la película, mucho más de lo que podríamos haber imaginado en cualquier película producida por Disney, aunque nos sepa a poco ese beso en la frente que simboliza muchísimo más. Un juego abiertamente queer que va en concordancia con todo el show mostrado en la película. Pero por desgracia, Maléfica tiene que ser buena, en una dualidad nada conseguida, que lastra la película y que incluso tiene que subrayar al final de la cinta diciendo que es un héroe y un villano, para despejar cualquier tipo duda.

Porque no nos engañemos, Maléfica es simple y llanamente el show de Angelina Jolie, ella lo es todo, y no hay nada más en la película, está desatada y loca, con escenas incluso que no vienen demasiado a cuento (ese momento tras perder las alas que empieza a cargar su ira contra unos muros de piedra, parece salido de un videoclip de Marta Sánchez, y sencillamente, no tiene lógica), pero es lo que hace que la película crezca. Angelina es Angelina, es la más loca de todas las perras, es la gran diva por la que pagas para ver y se comporta como la gran diva, es un icono homosexual a la altura de las grandes divas de Eurovisión como Dana International o Conchita Wurst, es la reina, la mayor estrella de Hollywood, la diosa de las diosas. Y cuando su personaje se vuelve más perra, más zorripia, es cuando la película gana enteros. Ver a Angelina (porque siempre es Angelina, no es Maléfica) diciéndole a un bebé lo feo que es, resulta demencialmente divertido. Pero la película no sabe mantener ese tono tan disparatado que merecía Angelina (que tiene más primeros planos que la Falconetti en La Pasión de Juana de Arco, porque es Angelina y se los merece), y cuando pretende convertirse en una cinta de aventuras seria, se pierde por completo.

Disney's MALEFICENT Maleficent (Angelina Jolie) Ph: Film Frame ©Disney 2014

Maléfica tiene todas las cartas para convertirse en la película más extravagante que jamás hubiera producido la factoría Disney, pero parece que nunca se atreve a dar ese paso necesario, que tiene que recular para entrar dentro de los cánones de lo que pide Disney. El resultado es una película completamente perdida, que no sabes muy bien qué es lo que realmente pretende o en qué dirección quiere viajar. Se podría considerar un paso adelante su tendencia vistosamente homosexual, lo suficientemente sutil para que los niños no la capten, pero evidente para los adultos y lo es, porque es a todos luces una película de temática queer. Pero es insuficiente para una película que cuando se pone seria acaba resultado rancia y ridícula. Pero Angelina nos gana, como la gran diva de la muerte que es.

2_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Maleficent Director: Robert Stromberg Guión: Linda Woolverton, Paul Dini, John Lee Hancock Música: James Newton Howard Fotografía: Dean Semler Reparto: Angelina Jolie, Elle Fanning, Juno Temple, Sharlto Copley, Kenneth Cranham, Lesley Manville, Imelda Staunton, Miranda Richardson, Sam Riley, Brenton Thwaites, Isobelle Molloy Distribuidora: Disney Fecha de estreno: 30/05/2014