aeli015_copia_5735

Es lícito pensar que en algún momento de nuestra vida todos hemos pensado en rendirnos respecto a algo. Algunos se rinden cuando ven que no son capaces de sacar adelante un proyecto, otros cuando se atosigan de tal manera que no consiguen encontrar la manera de resolver un problema. No obstante, hay algunas personas que están tan asqueadas y tan cansadas de la vida que deciden arrojar la toalla. ¿Son cobardes por ello? ¿Cobardes por no querer seguir adelante con una vida que ya, según ellos, no les va a proporcionar ninguna alegría? Es imposible de contestar esta cuestión, puesto que cada persona es un mundo. En Anochece en la India estamos ante la historia de uno de estos tipos que ya no pueden continuar su camino y toma la decisión de coger un atajo para acabar con el viaje de la vida. 

Anochece en la India cuenta en clave de road movie el viaje de Ricardo hacia la India, un hombre solitario, paralítico y asqueado de la vida. El viaje no lo hará en tren o avión, si no en furgoneta, tal como lo hacía en su juventud como hippie. En el viaje lo acompaña, a su pesar, Dana, su asistenta rumana. La prioridad de Ricardo es llegar a la India, no para visitarla, si no para acabar sus días en la tierra en la que tan feliz fue. El film se alzó con dos premios en el pasado Festival de cine de Málaga: el de Mejor actor para Juan Diego y el de Mejor montaje.

La dirección de Chema Rodríguez resulta bastante buena, sabe defenderse muy bien en su primer largometraje de ficción, puesto que los tres anteriores trabajos del director sevillano eran de corte documental. Su buen manejo de la cámara y su acertada narración hacen de Anochece en la India una película que se disfruta como un bonito viaje, a pesar de que no se nos presenten tantos lugares exóticos y variopintos como cabría esperar. Sin lugar a dudas, el punto más sobresaliente del film de Rodríguez es la inmensa actuación de Juan Diego. El veterano actor andaluz realiza una interpretación extraordinaria en el papel de viejo cascarrabias y amargado, un rol que le viene como anillo al dedo. Tampoco desmerece para nada la gran actuación de Clara Voda en su primera incursión en el cine español.

aeli_09_8160

En esta pequeña road movie se nos presenta la historia de un hombre cansado de la vida, sin ningún tipo de aspiración más que la de morir en paz. No es solo por su minusvalía o por su soledad por lo que Ricardo está cansado de vivir, si no por su falta de ganas de seguir viviendo. Es un hombre desencantado de la vida, no tiene absolutamente nada por lo que quiera seguir respirando, ¿o sí? Ese alocado viaje a la India quizás consiga abrirle los ojos y haga que se dé cuenta de que aún quedan cosas por las que merece la pena estar vivo. Conforme el viaje avanza Ricardo empieza a ver las cosas de otra manera, aunque tiene muy claro que su objetivo es el de morir en la India, y nadie le hará cambiar de idea. Es ahí, en medio del viaje, donde el personaje de Dana cobra vital importancia. A pesar de que Ricardo no la trata precisamente con delicadeza, ella siente algún tipo de cariño o respeto por ese pobre diablo, y es ella la que de alguna forma intentará persuadirle de que cambie de opinión, siempre respetando el deseo de su jefe de acabar con su vida al llegar a la India.

No es casual que sea precisamente la India el lugar de destino de Ricardo. Además de que es una tierra a la que el personaje que interpreta Juan Diego se encuentra fuertemente ligado, la India es por historia una de las regiones de mayor importancia a nivel espiritual. Podríamos incluso considerar que para diversas creencias la India es sinónimo de nacimiento y fertilidad espiritual. En cambio Ricardo busca allí acabar con su miserable existencia, en la cuna del hinduismo y el budismo, religiones que defienden la inmortalidad del espíritu. ¿Busca Ricardo una especie de respuesta mística o de purificación espiritual que le redima de sus múltiples pecados? No, Ricardo es un hombre demasiado racional, no busca la salvación de su alma a un nivel religioso, si no a un nivel existencialista. Cree que ya ha aportado al mundo todo lo que podía ofrecer, se siente un trasto inútil y viejo, su vida ya no carece de sentido. Es por ello que quiere poner fin a la misma en la tierra donde pasó la mejor parte de su vida.

Aunque a priori los dos protagonistas de la película, Ricardo y Dana, parezcan personajes opuestos lo cierto es que son bastante más parecidos de lo que puede parecer en principio. Ambos tienen sus motivos para ser pesimistas y estar cansados de la vida, aunque se nos muestre que Ricardo se ha cansado de luchar definitivamente y Dana aún tenga alguna esperanza de reconducir su vida. Lo cierto es que tanto él como ella son unos perdedores que en un momento crucial de sus respectivas vidas se ven completamente perdidos y no les cuesta encontrar un nuevo camino. Es por ello que en Anochece en la India lo importante no es el trayecto en sí, si no lo ocurrido en el mismo.

aeli_03_1882

Es cierto que como road movie pura la película deja algo insatisfecho. En este tipo de películas estamos a que nos presenten el viaje en torno al cual gira el film de una manera cercana al documental, es decir, mostrándonos la diversidad de territorios que van surgiendo a lo largo del trayecto. No hay mucho de esto en Anochece en la India, básicamente por el bajo presupuesto con el que contaba Chema Rodríguez, que tuvo que rodar gran parte de la película en Almería. De todas formas como hemos dicho anteriormente, lo verdaderamente importante en la película no es el viaje si no lo acontecido en el viaje. Tampoco termina de dejar satisfecho su final, que pese a ser muy correcto, se antoja algo insípido y poco revelador. Es lógico imaginar que Chema Rodríguez no quería un final convencional y cerrado para su película, pero tampoco termina de aclarar cual es el propósito final de la película.

No obstante, Anochece en la India es una película más que decente y admirable por intentar contar tanto, de una manera muy atractiva y con un presupuesto bastante bajo. Ya solo por el grandioso pulso interpretativo que mantienen Juan Diego y Clara Voda merece muchísimo la pena la película de Chema Rodríguez. Anochece en la India es una de esas películas pequeñas que, pese a no fascinar ni calar tan hondo en el espectador, es una obra sencilla y amable. No es un viaje cualquiera el que emprende Ricardo para poner fin a su existencia, es una aventura por los derroteros de un perdedor con una grave crisis existencial, una odisea de pesimismo y desolación. No todo es gris en Anochece en la India, pues hasta en el más lúgubre camino podemos encontrar un halo de luz. ¿Conseguirá Ricardo encontrar ese luminoso camino que salve su espíritu?

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Anochece en la India Director: Chema Rodríguez Guión: Chema Rodríguez, David Planell, Pablo Burgués Música: Hans Lundgren Fotografía: Juan González, Alex Catalán Reparto: Juan Diego, Clara Voda, Javier Pereira, Ken Appledorn, Linda Molin, Vanessa Castro Distribuidora: Wanda Films Fecha de estreno: 11/04/2014