LD-03295RCC	Photo credit:  Dale Robinette

Hay intuiciones que fallan, y a mí me ha sucedido con esta película. Uno, a priori, sin saber por qué, por una especie de presentimiento inefable, teme que la química entre Josh Brolin y Kate Winslet no termine de cuajar, y que tal cosa, siendo ellos los protagonistas, puede arruinar cualquier empresa cinematográfica. Me equivoqué, porque si bien es cierto que la química entre ambos actores es prácticamente nula, no es este factor el que produce el descalabro, sino que la película ya venía arruinada desde mucho antes de que cualquiera de ellos firmara su contrato: venía arruinada desde su guión, desatinado por completo. O sea, que acerté en lo de la completa falta de química, pero no preví que este factor sería el menor de los problemas del filme.

Y el caso es que Una vida en tres días tiene un arranque que resulta moderadamente sugerente. El problema es que a partir de ahí se desliza por una pendiente de progresivo empeoramiento de la que cuesta imaginar el final, quizá porque uno está demasiado ensimismado en desear que este se produzca cuanto antes. Para empezar, se va afianzando una sensación de familiaridad que va dando al traste con el prometedor comienzo. Esto ya lo he visto yo en Shane y en El jinete pálido y en Un mundo perfecto y más recientemente en Mud. Y esto otro también lo he visto yo en Los puentes de Madison y en las ochocientas malas copias de Los puentes de Madison que la siguieron. En esta fase de la película, de gradual desengaño para quien la observa, fui tan ingenuo como para pensar que el problema era la falta de originalidad de sus postulados. Nuevamente, como con la falta de química, me equivoqué. Ojalá este hubiera sido el defecto más grave.

LABOR DAY

En adelante, el asunto se desboca dentro del terreno del más absurdo y desvergonzado folletín y de la completa falta de respeto a la inteligencia del espectador. La inverosimilitud de cuanto sucede solo es comparable a la desfachatez de sus planteamientos narrativos, que el guión deja al desnudo de una forma tan obvia que resulta complicado aventurar qué le pasaría a un cineasta tan interesante como Jason Reitman (Gracias por fumar, Up in the air, Juno) para escribir una historia tan ridícula y convertirla luego en película. En una escena entre Brolin y Winslet, que ambos sacan adelante como buenamente pueden, se nos da a conocer de forma completamente innecesaria la vida pretérita de ambos personajes, cosa que acaba definitivamente con el remanente de misterio y seducción que aún pudiera restarles, si es que algo quedaba por ahí: son historias acerca del origen de los traumas de ambos tan asombrosamente pueriles que exterminan (en los bochornosos flash-backs que los plasman) cualquier atisbo de suspensión de incredulidad, y que están expuestos con una falta de gusto y sutileza bastante devastadores. La escena de Winslet con aquel bebé en brazos (quien todavía quiera ver la película comprenderá a posteriori a cuál me refiero) acumula argumentos para entrar en cualquier antología cinematográfica de lo desagradablemente grosero: quiere ser lacrimógena y se queda en burda, produciendo repugnancia en su impudor.

A partir de ese punto, se acentúa el inconcebible crescendo de acontecimientos imposibles. Sin dar con un tono concreto, o al menos con una mezcla de tonos convincente, entra en una fase de presunto suspense que lo único que hace es irritar. Y así van pasando cosas disparatadas hasta desembocar en su sonrojante final, que ni siquiera produce risa en su condición de culebrón, ya que para eso ya están los venezolanos y además son mucho más baratos.

LABOR DAY

En otras palabras, la película evoluciona desde un “Esto ya lo he visto antes” hacia un “Esto no debería ser visto nunca”, que es un tránsito que, bien mirado, tiene hasta su mérito.

1_estrella

Ficha técnica:

Título original: Labor Day Director: Jason Reitman Guión: Jason Reitman Música: Rolfe Kent Fotografía: Eric Steelberg Reparto: Kate Winslet, Josh Brolin, Gattlin Griffith, Tobey Maguire, James Van Der Beek, Clark Gregg, Maika Monroe Fecha de estreno: 14/03/2014