qué nos qeuda 3

¿Qué nos queda? ¿Qué nos queda del gran cine alemán del ataño? ¿Qué nos queda de ese lugar que fue la meca del cine? La respuesta, nada, no hay nada, parece como un destello que se fue, como una cinematografía que murió. El cine alemán vive el momento más bajo de su historia, los mismos que una vez nos dieron a Fritz Lang y a F. W. Murnau que más tarde nos trajeron a Werner Herzog y a Wim Wenders, viven ahora sumidos en la mayor tristeza de su historia. Esa cinematografía llenas de obras que son realmente imprescindibles para entender la historia del séptimo arte hoy se encuentra completamente moribundo, agonizando, y sin destellos de que en haya un cineasta al que confiarle el futuro del cine germano. Y de vez en cuando aparecen joyas, como La vida de los otros y otras que llegan de cineastas que llegan hasta Alemania de prestado como La cinta blanca del austriaco Michael Haneke. Pero son raras excepciones, pequeños oasis que posiblemente no hacen más que confirmar el estado moribundo del cine alemán, un cine que mira hacia atrás y que siente que no existe justicia con las obras que remarcaron al cine, que mira al presente y ve cada vez más clara la pobredumbre que puebla las diferentes secciones del Festival de Berlín.

qué nos queda 5

Tan moribundo está el cine germano que tiene que irse fuera del país bávaro a encontrar su propia referencia, es incapaz de tener alma propia. Porque ¿Qué nos queda? es una película indie americana disfrazada de obra alemana, pero hecho sin la destreza que tienen los americanos para contar estar historias tan minimalistas, haciendo que todo suene falso e impostado, empezando por esos actores que hablan en un cansino tono susurrante como si quieran así derribar el arquetipo de esos alemanes que hablan escupiendo y acercándose a ese minimalismo de las historias del cine independiente americano. La película nos cuenta la historia de un hombre que con su hijo va un fin de semana a la casa de sus padres, allí se encontrará con su hermano, lo que todo parece ser una idílica reunión familiar se empezará en un ambiente mucho más hostil después de que su padre desvele que dejará la editorial en la que trabaja y su madre, víctima de un trastorno de personalidad, desvele que hace dos meses que ha dejado de tomar la medicación. El enfrentamiento entre ambos hermanos ante la forma de la que deberán afrontar esta situación hará desvelar un montón de sucios secretos.

Esto que nos tratan de vender como una familia compungida por los secretos que se ocultan entre ellos, acaba tornándose cada vez más ridículo por el completo desinterés en sus menesteres. Uno oculta que su mujer y él llevan meses sin vivir juntos, el otro que tiene problemas de dinero y que necesita que papá no se vaya a ese viaje que acaba de anunciar para que le ayude económicamente, y uno empieza a pensar que esta impostada necesidad haría reír mientras toman pastitas a los protagonistas de películas como Secretos y mentiras, Celebración o la reciente Agosto. No me creo nada de lo que me cuenta la película, sus personajes son completamente planos, meras marionetas, las situaciones están siempre forzadas, y se subrayan en exceso para lo que nos cuentan. Al final todo este paripé familiar me acaba repeliendo, hastiando y aburriéndome hasta el letargo.

qué nos queda 4

¿Qué nos queda del gran cine alemán de antaño? Nada, rebufos, esperar que todavía señores como Herzog o Wenders hagan alguna gran película, porque parecen ser los únicos capaces de hacerlo con la honrosa excepción de Fatih Akin por supuesto y seguir esperando a que haya una sorpresa, a que aparezca un cineasta realmente bueno, alguien que nos invite a ver sus películas, a disfrutarlas, no a preguntarnos qué demonios es esto que nos enseñan, que se pongan a filmar cualquier tontería que además, viendo la calidad de las producciones locales no les quede más remedio que meterlas en la sección oficial de la Berlinale. La nueva película de este tipo llamado Hans-Christian Schmid del que no he visto ninguna otra película, pero es de los cineastas más aclamados de este cine moribundo, no hace más que confirmar que el nuevo cine alemán está falto de ideas, y lo que es más grave de talento. ¿Qué nos queda? Pues no queda aburrirnos con un espectáculo que es imposible creérselo.

1.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Was bleibt Director: Hans-Christian Schmid Guión: Brend Lange Música: The Notwist Fotografía: Bogumil Godfrejow Reparto: Lars Eidinger, Corinna Harfouch, Sebastian Zimmler, Ernst Stötzner, Picco von Groote, Egon Merten, Birge Schade, Jörg Malchow, Angelika Richter, Eva Meckbach, Gerhard Hermann Distribuidora: Abordar Fecha de estreno: 28/02/2014