ALABAMA_MONROE_109

Si odias el fútbol y no te gustan las películas de fugas, parece evidente que Evasión o victoria no fue hecha para ti. De igual manera, no recomendaría Alabama Monroe a nadie que deteste el country y/o los melodramas lacrimógenos, ya que la película consiste precisamente en una combinación de ambas cosas. Esto no implica que toda persona amante del country y del melodrama tenga por fuerza que adorar Alabama Monroe. En otras palabras, disfrutar con el country y apreciar el melodrama como género cinematográfico son condiciones necesarias pero no suficientes para valorar satisfactoriamente Alabama Monroe, película que desde luego no es para todos los paladares. Es decir, tienen que gustarte el country, los melodramas y Alabama Monroe, cada cosa por separado. O al menos tolerar dos de esas tres cosas y adorar una tercera.

En lo que al country respecta, además, imagino que has de ser un fiel seguidor de ese tipo de música pero al mismo tiempo uno con la mente lo suficientemente abierta como para aceptar que la historia de country que se nos cuenta no acontezca en las verdes praderas de Tennessee o Kentucky sino en la comunidad flamenca de la mucho más cercana Bélgica, tierra donde los no menos belgas Elise y Didier se conocen y enamoran. Elise se une además como cantante a la banda de bluegrass de Didier, si bien la vida nómada de artistas ambulantes en que se embarcan pasará a un papel secundario cuando la noticia del embarazo de Elise sacuda su mundo. La pequeña Maybelle colmará su vida con la misma contundencia con la que amenazará con dejarla vacía por causa de una leucemia, diagnosticada a los seis años. Sí, hablamos de ese tipo de melodrama. Hablamos de un melodrama de los de niña gravemente enferma.

ALABAMA_MONROE_12

El tratamiento de la enfermedad de Maybelle es uno de los aspectos sobre los que se pueden formular objeciones a Alabama Monroe, película que casi no conoce el pudor dramático. Felix Van Groeningen, su director, no se ahorra una escena de niña vomitando bajo los efectos de la quimioterapia o de padres sollozando ante su lecho mientras duerme con el cráneo pelado. Si otros directores nos han admirado contando historias de este tipo por la vía de la contención, no es este sendero el que Van Groeningen elige, y no nos queda sino respetarlo aunque no sea nuestro favorito ni el más elegante. El tremendismo es al fin y al cabo opción que casa perfectamente con una historia tremenda, y el no cortarse entra dentro de la gama de posibilidades que se abren ante quien nos la narra. Tampoco se corta el director cuando aborda los episodios más románticos de la relación entre sus protagonistas que (en un contraste demasiado agudo con los más trágicos) se nos ofrecen con abundantes dosis de glucosa. Viva la ñoñería y viva el drama desatado (cada una cuando toca pero sucediéndose sin solución de continuidad) son máximas estéticas excesivamente radicales como para formar parte de una misma propuesta, y sin embargo hay tramos de este trémulo paseo por la cuerda floja en que Van Groening logra no caerse. Esos tramos, aunque minoritarios, no pueden sino fascinarnos, quedando probado que toda obra que asume riesgos puede terminar por convencernos por mucho que el resultado sea parcialmente fallido y a poco que medie algo de talento en la ejecución.

ALABAMA_MONROE_111

Y aquí media talento. No siempre bien utilizado y en ocasiones pésimamente utilizado, pero se deja notar. Verlee Baetens (Elise) es actriz que hace gala de amplio registro: sabe seducirnos con su sensualidad, embriagarnos con su voz en las escenas musicales y sacudirnos en los momentos de máxima intensidad dramática. Johan Heldenbergh (Didier) da la réplica con solvencia: parece actuar a la sombra de la brillantez de ella, pero acaba llevando el peso en el apabullante (por casi insoportable en su dureza) tramo final de la película. Aunque le falte sutileza, Alabama Monroe (que originalmente se titula The broken circle breakdown)  tiene un guión sólido cuya estructura de idas y venidas en el tiempo funciona, a diferencia de otras muchas películas recientes donde cuesta justificar dicha estructura. Virtudes que a mi juicio, y aunque en reñida disputa, llegan a compensar los defectos… siempre y cuando te guste el melodrama desacomplejado.

Y la banda sonora es francamente formidable… si te gusta el country, claro. 

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: The Broken Circle Breakdown Director: Felix Van Groeningen Guión: Carl Joos, Felix Van Groeningen Música: Bjorn Eriksson Fotografía: Ruben Impens Reparto: Veerle Baetens, Johan Heldenbergh, Nell Cattrysse, Geert Van Rampelberg, Nils De Caster, Robbie Cleiren, Bert Huysentruyt, Jan Bijvoet, Blanka Heirman Distribuidora: Golem Fecha de estreno: 14/02/2014